Política
Ver día anteriorJueves 31 de julio de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Desdeña sugerencia de Brown de regular con mano dura a trasnacionales

Nos guste o no, la deuda de Pemex ya es pública, afirma el priísta Penchyna

Significa quitarle un grillete de la pata a la empresa para que pueda competir, sostiene

Andrea Becerril y Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Jueves 31 de julio de 2014, p. 6

La deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) ya es deuda pública, nos guste o no, afirmó el presidente de la Comisión de Energía del Senado, David Penchyna, al respaldar la decisión de los diputados de PRI y PAN de que el Estado asuma el costo de los pasivos laborales de la empresa.

En entrevista, el senador priísta restó importancia a la advertencia del gobernador de California, Jerry Brown, de que el gobierno mexicano regule con mano dura a las petroleras extranjeras o de lo contrario se los comerán vivos.

Penchyna dijo que se trata de una frase oportuna, pero hay que leer el modelo regulatorio mexicano, que es uno de los mejor probados a escala mundial de pesos y contrapesos. Sostuvo que habrá una rectoría del Estado fuerte frente a esos grandes intereses.

Adelantó que confía en que entre viernes y sábado la Cámara de Diputados haya remitido todas las minutas para que el Senado dictamine en comisiones el fin de semana –incluido el domingo– y el lunes se reanude la sesión del periodo extraordinario.

Aseguró que están en disposición de aprobar las minutas modificadas por los diputados como vienen, ya que no alteran el modelo que desde la reforma constitucional elaboramos.

Recalcó que pasar a deuda pública los compromisos contractuales de Pemex, además de ser un acto de justicia, es una decisión estratégica que le quitaría un grillete de la pata a la empresa y le permitiría competir.

Penchyna, quien encabeza los trabajos de dictaminación de las leyes secundarias en materia energética en el Senado, consideró positivo que se asuman también como deuda pública las pensiones de directivos y altos mandos de Pemex, que varios legisladores de izquierda, como Dolores Padierna, exigen que queden fuera porque se trata de pagos millonarios.

Foto
Es positivo que se asuman también como deuda pública las pensiones de directivos y altos mandos de Pemex, sostiene el senador priísta David PenchynaFoto José Antonio López

Si somos serios, el pasivo laboral es el que es; porque los derechos laborales son los que la empresa establece acerca de a quién ha contratado y a quién ha jubilado y pensionado, dijo.

Expuso que Pemex tiene una fuerte carga laboral debido al régimen fiscal que se le impuso y que obliga a la paraestatal a entregar a la Secretaría de Hacienda 34 de cada 100 pesos que genera, y no le dejó en sus reservas los recursos suficientes para financiar ese pasivo que, entendemos, es ya de los mexicanos.

Presentarla como nueva deuda, dijo, es una trampa mediática. Sostuvo que dejar esa carga en Pemex haría que fuera más caro financiar la empresa que si se traslada a deuda soberana, y echaría por tierra la intención de fortalecerla.

El senador Penchyna consideró que el sindicato petrolero, que encabeza su compañero de bancada Carlos Romero Deschamps, deberá aceptar los incentivos establecidos en la ley para que el gobierno federal asuma los pasivos laborales. De lo contrario, Pemex perdería la oportunidad de obtener la aportación del gobierno federal , que es peso por peso.

Por la noche, la senadora Padierna insistió en que deben desglosarse las cifras del rescate, ya que en el primer año del gobierno de Enrique Peña Nieto el pasivo laboral de Pemex se incrementó 76 por ciento. Explicó que al cierre del sexenio de Felipe Calderón era de 731 mil millones de pesos y un año después se elevó a un billón 300 mil millones de pesos, que quieren que pague el pueblo de México.

Añadir un comentario