Economía
Ver día anteriorJueves 21 de agosto de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Significa un aumento de 73.5% sobre las autorizaciones otorgadas con la reforma anterior

Más de 515 empresas interesadas en generar y distribuir energía

Se calcula que participantes privados aportarán $1.5 billones en nuevas inversiones

Descartan autoridades que se vayan a reducir las tarifas eléctricas, al menos antes de 2018

Foto
Trabajadores electricistas en reparaciones de líneas. Las pérdidas técnicas y no técnicas de energía eléctrica llegaron en 2013 a 28.5 por ciento, frente a un promedio internacional de 6.9 por ciento, informó el director general de la CFE, Enrique OchoaFoto Cuartoscuro
Víctor Cardoso
 
Periódico La Jornada
Jueves 21 de agosto de 2014, p. 27

Una vez abierto el mercado eléctrico con la promulgación de la reforma energética, más de 515 empresas nacionales y extranjeras solicitaron a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) el permiso correspondiente para operar en los mercados de generación, transmisión y distribución, que se abrirán con el cambio regulatorio.

Ese incremento en el número de permisos representa 73.5 por ciento de aumento respecto de las 700 autorizaciones que se habían otorgado desde la anterior reforma de 1992. El presidente de la CRE, Francisco Salazar Diez de Sollano, estimó que muchos de esos permisos también habrán de solicitar un cambio para poder operar conforme a las nuevas reglas de la reforma energética.

Más aún, se calcula que los participantes privados aportarán más de 1.5 billones de pesos en inversiones de diversos proyectos que se realizarán entre este año y 2018, un porcentaje similar al generado por la anterior reforma eléctrica, es decir, 75 por ciento del total de los recursos que se requerirán (2.2 billones de pesos), dijo el funcionario.

Diez de Sollano habló en una conferencia de prensa donde, en conjunto con el subsecretario de Electricidad, César Hernández Ochoa, el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, y el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, presentaron las acciones que el gobierno federal pretende llevar a cabo durante los próximos 16 meses para implementar la reforma energética en el sector eléctrico y donde, aceptaron los funcionarios, no podrá verse una reducción de tarifas de luz antes de 2018.

Sobre los nuevos permisos recibidos por la CRE, Salazar Diez de Sollano señaló: “desde que comenzó el proceso de discusión de las leyes secundarias en el Congreso y hasta la semana pasada, teníamos un total de 515 solicitudes, trámites de modificación o nuevos permisos –tres o cuatro se sumaron en la última semana– y adicionales a los más de 700 que se otorgaron desde 1992. Pero lo importante es que ahora todas esas empresas interesadas van a tener reglas claras y el terreno parejo para competir”.

Mientras tanto, el director general de la CFE, Enrique Ochoa Reza, afirmó la confianza del gobierno federal en que con las nuevas inversiones del sector privado, más las que realizará la empresa a su cargo, particularmente aquellas enfocadas a la modernización y construcción de redes de distribución, más la competencia de las empresas en el sector, se generarán condiciones para el uso de combustibles más baratos, la generación de mayor cantidad de energía renovable y, sobre todo, evitar pérdidas técnicas y no técnicas que en 2013 llegaron a 28.5 por ciento, frente a un promedio internacional de 6.9 por ciento. Traducido en dinero representó más de 50 mil 333 millones de pesos. Sólo por robo, no pago y diablitos, precisó, se perdieron 29 mil 700 millones.

Al respecto, el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez Hernández, afirmó que con los cambios constitucionales se pondrá un basta ya de que unos sí y otros no paguen la luz y de que las tarifas de la energía sea parte del atraso en la productividad de las empresas. No obstante, reconoció que no será antes de 2018 cuando se completen los cambios establecidos en la reforma energética y comience a verse una reducción en el precio que paga la población por el consumo de luz.