Política
Ver día anteriorSábado 30 de agosto de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Ante la oleada reformista del mal gobierno es primordial la unidad

La larga noche del neoliberalismo no ha concluido: González Casanova

Coherencia, esencial para enfrentar la política de la banana y el garrote, sostiene

Foto
Los trabajadores, ante las avalanchas reformistas, no sólo deben organizarse para discutir salario o ropa de trabajo, sino política y economía, dijo el ex rector de la UNAM Pablo González Casanova. Imagen de archivoFoto Carlos Cisneros
Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Sábado 30 de agosto de 2014, p. 8

Pablo González Casanova señaló que, luego de denunciar el carácter ilegal de las reformas promovidas por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, una vez que fueron aprobadas, los gremios, la sociedad civil organizada y los ciudadanos inconformes con esos cambios tendrán que conjuntar esfuerzos y comenzar una nueva etapa de lucha.

No podemos seguir limitándonos a denunciar el carácter ilegal de las reformas, como lo hicimos antes de su aprobación y publicación; tenemos que prepararnos para una nueva historia a la que tarde o temprano el pueblo de México se enfrentará con el creciente valor, organización y sabiduría que le han dado un papel pionero en la historia universal.

En un mensaje que envió a la primera Conferencia Nacional de Trabajadores, convocada por la Nueva Central de Trabajadores, el ex rector de la UNAM llamó a fortalecer esa conciencia de organización con moral de lucha y coherencia entre lo que se piensa, se dice y se hace, lo cual, dijo, es esencial para enfrentar la política de la banana y el garrote, de la corrupción y la represión, y toda política que con el pretexto de ayudar a México busque la balcanización del país.

El analista agregó que se debe enfrentar la instauración de políticas que con el pretexto de destruir a un Estado fallido o a un Estado canalla intente venir del extranjero a dizque a apoyar al pueblo de México y para acabar en realidad con el país.

Dio la bienvenida a la organización de todas las agrupaciones auténticas de los trabajadores, de los pueblos y los ciudadanos de México, que en el interior de sus propios sindicatos y organizaciones practiquen el programa de independencia, justicia, libertad y democracia que quieren aplicar en México y el mundo los movimientos emancipadores.

Dirigentes de sindicatos y centrales, nacionales e internacionales presentes en la ceremonia inaugural del encuentro, resaltaron que ante la oleada reformista del mal gobierno de Enrique Peña Nieto es primordial la unidad, tanto entre organizaciones nacionales como con agrupaciones foráneas, pues dijeron que en todo el mundo la larga noche del neoliberalismo no ha concluido, sino que, por el contrario se ensaña imponiendo reformas beneficiosas para el capital privado.

Antonio Venadero, coordinador del consejo político nacional de la NCT, señaló en una declaración política que con las reformas peñistas está en juego el futuro de México y de la clase trabajadora y como nunca antes se puso en riesgo al país ni se vio tanta corrupción para que los partidos aliados del gobierno sacaran adelante estos cambios legislativos, que en lugar de hacer realidad los augurios triunfalistas de Peña Nieto están desmoronando a la nación y tienen sumida a la mayor parte de la población en una tragedia económica, laboral, social y financiera.

Eduardo Almeida, de la Central Sindical Popular de Brasil, destacó que sólo medidas de presión, como las huelgas nacionales, pueden abatir los afanes privatizadores de los gobiernos neoliberales, y dijo que la unidad es la fuerza contra los gobiernos y la burocracia.

Fito Aguirre, de la CTA de Argentina, precisó que ante las avalanchas reformistas, los trabajadores no sólo deben organizarse para discutir salario o ropa de trabajo, sino intervenir en aspectos relacionados con la política, la economía y el presupuesto, pues afecta a la clase trabajadora. Señaló que mucho de lo que anuncia Peña Nieto es lo mismo que se hace en otros países, porque la ideología neoliberal no tiene frontera.