Opinión
Ver día anteriorJueves 16 de octubre de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
México en riesgo
John Saxe-Fernández
E

n el contexto de los sucesos en Tlatlaya, de asesinados, heridos, y los 43 normalistas desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa, atrocidades sumadas a las más de cien mil bajas civiles y 30 mil desaparecidos desde 2007, cuando Calderón declaró la guerra al crimen organizado, William Brownfield, secretario asistente de Estado de Estados Unidos recomendó ... mantener las políticas antinarcóticos actuales...el camino es largo cosa de décadas, generaciones.

Pidió paciencia (La Jornada 10/10/14). Nada elaboró del lavado en el sistema bancario de Estados Unidos ni sobre el vínculo entre violencia y el desregulado flujo de armas de asalto a México. ¿Aguante ante, como documentó el Tribunal Permanente de los Pueblos: ejecuciones extrajudiciales, paramilitarismo, desapariciones forzadas, masacres, asesinatos, torturas, acoso de activistas de derechos humanos y opositores políticos, fraudes electorales y represión sistemática de los movimientos sociales de resistencia, mientras oligarcas, petroleras y mineras proceden con el robo del siglo?

Brownfield sabe que los protocolos para esas tareas señalan que la fuerza militar se usa sólo en última instancia, pero fue lo primero que recomendó Estados Unidos y Calderón y su equipo acataron, siendo un diseño de intervención/ocupación clandestina de guerra irregular o sucia ensayado en Colombia que Brownsfield alaba, amnésico del cable de Wikileaks en el que, según carta de J. Aznar a la embajada de Estados Unidos en Madrid, Calderón le dijo haber hecho una evaluación fallida sobre la capacidad institucional para afrontar al crimen organizado. Su decisión, con un costo humano inmenso, se basó en un cálculo erróneo sobre la profundidad y amplitud de la corrupción en México. (Ver Jorge Carrillo Olea en México en riesgo, Grijalbo, 2011).

Calderón actuó así cuando el Comando Norte (CN) de Estados Unidos decía que basados en la experiencia (contrainsurgente) adquirida por Estados Unidos en Afganistán e Irak, ... trabajamos con las fuerzas armadas de México enfrentándolos con la idea de que el enemigo vive entre civiles y no es un enemigo externo al país, como tradicionalmente se ha formado al ejército y armada. Al incorporar a México en el perímetro del homeland security (seguridad del suelo patrio) se vulnera la soberanía y la función de defensa nacional mexicana. La meta central del CN es (textual): adiestrar las fuerzas armadas de México en áreas específicas, necesarias ... para transformar a los militares (mexicanos) de una fuerza convencional diseñada para combatir amenazas externas, a un ejército que tiene que enfrentar una guerra irregular donde el enemigo vive entre civiles (sic). Es decir, una guerra civil de larga duración hacia el finiquito-balcanización de Mexico rico en recursos humanos y materiales, que colinda con unos Estados Unidos que, desde los enigmáticos ataques del 11/S se declaró formalmente en estado de guerra (antiterrorista) sin límite temporal o territorial.

Los estudios sobre la pelea por el acceso, control y usufructo de los recursos naturales encabezados por los combustibles fósiles ofrecidos por Michael Klare (The race for what’s left, 2012) son esenciales para captar el fondo de lo que Michael Sheenan, subsecretario de Defensa de Estados Unidos, estimó ante un comité senatorial que duraría una guerra anti terrorista: al menos 10 a 20 años, además de los 12 años acumulados desde el 11/S con la gestación de un Estado de excepción doméstico e internacional y acentuado despliegue bélico de Estados Unidos en torno a los principales yacimientos petroleros, gaseros y mineros del planeta. En línea con los planteos del gobierno Bush-Cheney, según el razonamiento del gobierno de Obama y el de Brownfield sobre México, estaríamos ante una guerra irregular de al menos 30 años, repleta de operativos clandestinos, terrestres, aéreos, navales y de ataques con drones, que según los voceros de la Casa Blanca, carece de límite geográfico. El senador Angus King presente en la audiencia dijo que era lo más sorprendente y grave que he escuchado desde que llegué. Hoy ustedes, en esencia, están rescribiendo la Constitución. El conservador Jack Goldsmith, abogado en el gobierno de Bush, dijo sorprenderse que en este Comité Sobre las Fuerzas Armadas de Estados Unidos nadie sepa contra quién es esta guerra sin fin, ni quiénes, ni desde dónde, se toman estas decisiones, según reseña Glenn Greenwald (ICH10/ 09/14).

Ante la enorme tragedia y catástrofe humanitaria por crímenes de lesa humanidad (Aguas Blancas, Atlatlaya, Ayotzinapa) acarreada por el diseño de guerra irregular o guerra sucia y el de subordinación económico/energética (recesivo/extractivista) formalizada en el TLCAN y en las contrarreformas peñistas, incapaces de generar desarrollo, empleo, bienestar y futuro para la juventud, aumenta el cúmulo de agravios y de riesgos a la nación, por lo que es imperativo un vigoroso cambio de rumbo multidimensional. ¡Los exigimos vivos! y estamos en resistencia civil y pacífica por México.

jsaxef.blogspot.com