Capital
Ver día anteriorJueves 30 de octubre de 2014Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Aún no comienzan las obras y ya provocó contaminación y muerte de aves migratorias

Forman organizaciones sociales un frente contra el nuevo aeropuerto

El cambio en el régimen de tierras donde se pretende construir causó ruptura social, afirman

El proyecto no tiene razón de ser, señalan

Cuestionan la docilidad de autoridades del DF

Laura Gómez Flores
 
Periódico La Jornada
Jueves 30 de octubre de 2014, p. 38

Organizaciones sociales y ambientalistas, redes, comunidades, ejidos y pueblos del Distrito Federal y el estado de México formaron un frente para impedir la construcción de un aeropuerto, que antes de empezar ya ha provocado la contaminación del lago de Texcoco y la muerte de aves migratorias.

En conferencia de prensa, Heriberto Salas, del Pueblo en Defensa de Atenco, señaló que el agua tiene un hedor picante; no sabemos si se contaminó de manera premeditada, si tiene algo que ver la llegada de maquiinaria, pero los patos muertos se cuentan por centenas.

Asimismo, el cambio en el régimen ejidal comunal de tierras a dominio pleno ha provocado la ruptura social por la celebración fraudulenta de asambleas agrarias, legalizándose el despojo, la sobrexplotación y la destrucción del patrimonio histórico y arqueológico, afirmó Miguel Valencia, representante de Ecomunidades.

Advirtió que este proyecto, que no tiene razón de ser, triplicará el número de usuarios del tercer aeropuerto más grande del mundo, de las ampliaciones de las líneas A, 4 y 9 del Metro, y de los dos nuevos trenes de Querétaro y Toluca hacia el Distrito Federal.

Se busca despoblar la zona, al incrementarse los costos de la tierra y enviar a los pobres a la periferia, que invertirán cuatro horas diarias en sus traslados, por lo cual nos llama la atención la docilidad con que aceptó la administración capitalina este proyecto perverso de su contraparte federal, señaló.

Al anunciar un foro sobre el impacto que traerá un nuevo aeropuerto en la cuenca del valle de México y la región centro, el próximo 23 de noviembre en el parque Reforma Social, advirtió que haremos todo lo posible para frenar este proyecto, como movilizaciones, o utilizar la vía legal.

Jorge Hernández, investigador universitario, advirtió que sería catastrófico para el ambiente, pues acabaría con el lecho del lago de Texcoco, impactaría en el suministro de agua a la ciudad y podría significar un conflicto internacional por la muerte de las aves migratorias.

Se trata de un proyecto innecesario, insidioso e injustificado, que provocará, además, especulación de la tierra y pérdida de áreas agrícolas, además de heredar a nuestros nietos una deuda impagable, para beneficiar a la élite empresarial, expresó José Arias, del Pacto del Grupo Ecologistas.

Para André Priyor, de la Asamblea de Vecinos Reforma Social, señaló que el despojo de este terreno es una muestra más de que se protegen los intereses de empresas y particulares, que han puesto sus ojos en la riqueza de la cuenca, como sucede con la construcción de megatorres de departamentos en la barranca de Tecamachalco.

Están en riesgo los vestigios prehipánicos, fósiles de mamut y bisonte, así como restos óseos que se encuentran en Los Reyes, Chicoloapan, Atenco, Acolman y Ecatepec, entre otros municipios, afirmó Gabriela Vega, de la asociación civil Coordinadora de Pueblos del Oriente, quien calificó la obra del aeropuerto de un verdadero exterminio, que no dejaremos pasar.