Economía
Ver día anteriorMartes 10 de febrero de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Más de cien mil millones de euros pasaron por la entidad en Ginebra sin ser declarados: Cipi

HSBC en Suiza ayudó a evadir impuestos a famosos y criminales

Revelaciones sobre cuentas confirman que el secreto bancario ha servido para fraudes, dice la CE

Foto
En imagen de archivo, el edificio de HSBC en los Docklands, de Londres. Margaret Hodge, presidenta de la Comisión de Cuentas Públicas del parlamento inglés, dijo que el ex director de HSBC, Stephen Green, debe responder a preguntas graves sobre las prácticas impositivas evasivas de la entidad financieraFoto Ap
Notimex, Reuters y Ap
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de febrero de 2015, p. 21

Bruselas.

Las revelaciones sobre las cuentas no declaradas de 106 mil clientes extranjeros en una filial suiza del banco HSBC confirman que el secreto bancario ha sido utilizado para evitar pagar impuestos, afirmó la Comisión Europea (CE).

En Londres, un informe del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (Cipi) señaló que HSBC en Suiza ayudó a evadir impuestos a traficantes de armas o drogas, así como a gente rica y famosa en todo el mundo. Según Cipi, más de cien mil millones de euros pasaron por la HSBC en Ginebra sin ser declarados.

Hay unos 7.6 billones de dólares en paraísos fiscales, lo cual priva a los gobiernos de 200 mil millones de dólares anuales en ingresos fiscales, señala el informe de Cipi. La portavoz comunitaria de Servicios Financieros, Vanessa Mock, recordó que la Unión Europea ha firmado un acuerdo sobre la fiscalidad de los ahorros con Suiza en 2004, precisamente para poner fin a la evasión y el fraude fiscal.

El pacto se está actualizando para tener un nuevo estándar aplicado por el G-20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, lo que ampliará su alcance. Esperamos que su entrada en vigor, a más tardar en 2018, ponga fin a la evasión fiscal y al fraude mediante el uso del secreto bancario, confió la vocera.

Investigan a hsbc en Bélgica

Las 4 mil 612 cuentas bancarias relacionadas con Bélgica suman 6.3 mil millones de dólares. Según la prensa local, la mayoría pertenece a gente ligada a la industria del diamante de la ciudad de Amberes. HSBC es objeto de investigación de la justicia belga desde noviembre pasado, por fraude fiscal organizada, blanqueo de dinero, organización criminal y ejercicio ilegal como intermediario financiero.

El juez a cargo de una investigación en Bélgica sobre la filial de de HSBC en Suiza analiza emitir una orden internacional de arresto contra los directores del grupo, citó una portavoz de la fiscalía. Bélgica acusó a la unidad de fraude fiscal y blanqueo de dinero en noviembre, al afirmar que el banco con sede en Reino Unido ofrecía a comerciantes de diamantes y otros clientes opulentos en Bélgica formas de ocultar dinero y evadir impuestos. El banco no está dando la información de forma voluntaria. El juez ha dicho que si es tan difícil conseguirla entonces considerará emitir órdenes internacionales de detención contra los directores actuales en Bélgica y en Suiza, afirmó la portavoz.

HSBC admitió el domingo fallas en su subsidiaria suiza, en respuesta a reportes de medios de que ayudó a clientes ricos a evadir impuestos y ocultar millones de dólares de activos. El informe del Cipi y varias empresas noticiosas se publicó en momentos en que los gobiernos tratan de frenar la evasión fiscal, fortalecer unas arcas nacionales vaciadas por la crisis financiera y responder a las críticas de que los ricos no pagan lo que les toca.

Los documentos filtrados, que abarcan hasta 2007, se refieren a cuentas por cien mil millones de dólares que pertenecen a más de cien mil personas y entidades jurídicas de unos 200 países.

Algunos detalles de las operaciones salieron a la luz cuando Estados Unidos multó a HSBC en 2012 por permitir que criminales usaran sus servicios para lavar dinero. El informe del lunes revela un más datos e información.

El gobierno francés recibió los archivos de un denunciante anónimo en 2010 y los compartió con autoridades impositivas de Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania, entre otros países.

En Gran Bretaña, donde HSBC tiene su sede, el informe provocó críticas de que las autoridades de la Hacienda no tomaron medidas suficientes para castigar a los evasores. La agencia recuperó 135 millones de libras (236 millones de dólares) de algunos de los 3 mil 600 británicos identificados como clientes de HSBC en Ginebra, pero sólo se ha juzgado a uno.

Francia inicia 103 demandas

Francia, en cambio, inició 103 demandas. El primer ministro Manuel Valls declaró a radio Europe 1 que el gobierno está muy resuelto a combatir la evasión impositiva y habrá más medidas, tanto en el país como en Europa. En Gran Bretaña, los legisladores reaccionaron con indignación. Al ver la magnitud del fenómeno, uno se pregunta qué se necesita para llevar a un evasor fiscal ante los tribunales, dijo a la BBC Margaret Hodge, presidenta de la Comisión de cuentas públicas del parlamento.

Hodge externó que el ex presidente de HSBC, Stephen Green, nombrado ministro de Comercio después que renunció al banco en 2010, debe responder a preguntas graves acerca de si estaba durmiendo al volante o estaba enterado y por lo tanto era partícipe de prácticas impositivas evasivas.

HSBC destacó que los informes eran de ocho años atrás y desde entonces ha puesto en práctica medidas para prevenir el uso de sus servicios bancarios para evadir impuestos o lavar dinero. Franco Morra, director general de la subsidiaria suiza de HSBC, sostuvo que la nueva gerencia había cerrado cuentas de clientes que no satisfacían nuestros estándares elevados.

Los archivos de HSBC fueron analizados por el diario parisino Le Monde, el británico The Guardian, la BBC y el consorcio con sede en Washington. Las informaciones filtradas por el exinformático de HSBC, Hervé Falciani, precisan los esquemas por los que la instiutución en Suiza ayudaba a sus clientes a evadir sumas de dinero.

Detalles de la lista habían sido difundidos antes. Los nombres de 2 mil griegos con cuentas de HSBC se hizo público en 2010 y fue conocido como la lista Lagarde, por la ministra de Finanzas francesa Christine Lagarde.