Cultura
Ver día anteriorMiércoles 4 de marzo de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Rindieron homenaje al trío de fallecidos intelectuales en el Palacio de Bellas Artes

Lograr una vida más digna en México, “sueño de Bolívar, Chema y Monsiváis”

Ver lo lejano de ese anhelo les provocó un dolor incomparable, dijo la académica Raquel Serur

Al acto asistió Lilia Rossbach, viuda de Pérez Gay, autor del libro Tu nombre en el silencio

Foto
Teresa Orozco, Raquel Serur, Martha Zapata y Marianne Braig en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas ArtesFoto Jesús Villaseca
Merry MacMasters
 
Periódico La Jornada
Miércoles 4 de marzo de 2015, p. 5

¿Qué impacto tuvo Berlín en Bolívar Echeverría, Carlos Monsiváis y José María Pérez Gay, y viceversa?

También, ¿qué impacto tuvieron los tres fallecidos intelectuales en Martha Zapata y Teresa Orozco, filósofas mexicanas radicadas en Alemania, y la germana Marianne Braig, especialista en América Latina?

Estas preguntas se trataron de responder la noche del lunes durante un singular homenaje rendido a los tres personajes en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, con la presencia de Lilia Rossbach, viuda de Pérez Gay, y otros familiares. Un experimento, lo llamó la moderadora Marta Lamas, en que la reflexión sobre la obra del trío quedó en segundo lugar.

Marianne Braig habló del Berlín occidental de los años 60 del siglo pasado, cuando llegaron Echeverría y Pérez Gay a proseguir sus estudios.

Una ciudad que calificó de una promesa de libertad, una isla sin tierra firme, con un estatus periférico y exótico en Europa, que atrajo muchas personas de la periferia alemana, de Europa y muchas partes del mundo.

Esa isla desapareció con la Alemania democrática, pero lo que subsistió de esos años: los estilos de vida, las liberaciones personales y sexuales, las formas alternativas de convivir con el otro, con la naturaleza, la convirtieron en el centro de subculturas de Europa, cosa que encantaba a Monsiváis.

Zapata, por su parte, quiso reconstruir momentos compartidos con los tres intelectuales al recorrer diferentes barrios de la ciudad. Pero, ¿por qué fue Berlín tan importante para ellos? De acuerdo con la filósofa, el trío de amigos se interesaba por el Berlín de los años 20 y 30, ciudad a la que siempre regresaban con la finalidad de entender ese momento del pasado, a sus pensadores, para poder ellos tomar su lugar en la actualidad y pensar América Latina” desde esa premisa.

Orozco habló de figuras como Rosa Luxemburgo y Hannah Arendt, que les causaron admiración.

Muertes prematuras

Raquel Serur, catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y viuda de Echeverría, expresó: “Bolívar, José María y Carlos tenían un sueño en común: la necesidad de ver a México transformado en un lugar donde todos pudiéramos participar de una vida más digna.

“Tengo la impresión de que al ver alejar este sueño de su tiempo vital a cada uno de manera distinta le provocó un dolor incomparable que los llevó prematuramente a su muerte, porque los tres tenían mucho que darnos todavía. La influencia que tuvo Berlín para Chema y Bolívar es incuestionable; les tocó vivir un momento libertario del siglo XX que se gestó primero allí con la revuelta estudiantil del 67, que en el 68 reverberó en Francia y México, entre muchos otros lugares.

“A Bolívar desde entonces le interesó una interpretación distinta de la que se daba en el bloque soviético y fue en México, en la UNAM, donde realizó una lectura sistemática y no ortodoxa de El capital, de Marx, donde desarrolló su teoría de la modernidad”. A José María, en contraste, el momento libertario vivido despertó en él la necesidad de recrearlo en forma de novela, Tu nombre en el silencio.

Monsiváis no fue a estudiar a Berlín, sino que esa ciudad lo estudió a él.