Opinión
Ver día anteriorMartes 14 de abril de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Astillero

Juzgadores bajo control

Carrasco preside TEPJF

Jalisco y papá Leonel

La güera y sus 200 millones

Julio Hernández López
Foto
AGRICULTORES DEMANDAN REFORMA DEL CAMPO. Integrantes de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, el Congreso Agrario Permanente y la Unión General Obrero Campesina marcharon del Ángel de la Independencia a la residencia oficial de Los Pinos en demanda de que se impulse una reforma al campo y de que la Ley General de Aguas, que se encuentra en análisis en la Cámara de Diputados, sea desechadaFoto Alfredo Domínguez
N

ada sustancial cambia en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al elegir a un nuevo presidente, el oaxaqueño Constancio Carrasco Daza, primo del ex gobernador priísta, luego converso al Partido Acción Nacional (PAN), Diódoro Carrasco Altamirano, aliado sobre todo de Felipe Calderón durante su sexenio funeral.

Más allá de la escaramuza facciosa por la sucesión de Alejandro Luna Ramos (quien se jubila a partir del próximo 20), quedan fortalecidos los intereses partidistas dominantes en ese órgano que tiene la última palabra en cuanto a litigios relacionados con partidos y comicios. Aun cuando en términos aritméticos la designación de Carrasco Daza muestra la predominancia del bando identificado con Acción Nacional y específicamente con el calderonismo, y la consiguiente derrota de la facción abiertamente favorable al Partido Revolucionario Institucional (con Flavio Galván y Pedro Esteban Penagos en minoría), en los hechos simplemente mantiene continuidad el armado de complicidades, privilegios y florituras jurídicas que han validado fraudes electorales y corrupción generalizada en el ámbito partidista y comicial.

Se va Luna Ramos, pero no la cultivada vocación de ese tribunal para aceptar la contundencia de los hechos consumados que son definitorios en la adulteración del proceso electoral. El presidente saliente es el último de los magistrados en activo que votó a favor de la aceptación de Calderón como triunfador formal de las elecciones de 2006 por una diferencia oficial de 0.56 por ciento, entre múltiples irregularidades graves que los juzgadores prefirieron desestimar. Alejandro Luna Ramos, por cierto, es hermano de Margarita, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), y de Carlos Hugo, presidente del séptimo tribunal colegiado en materia penal del primer circuito de la SCJN. Doce miembros de la familia Luna Ramos han ocupado cargos en el poder judicial y sólo en cuanto a salario base (sin prestaciones y privilegios que suelen duplicar cuando menos ese salario) se llevan en conjunto un millón 166 mil 713 pesos (http://eluni.mx/1m2POju ).

La irrelevancia práctica de las reyertas cupulares por la silla directiva del tribunal electoral permitirá que la banda de las cuatro mentiras (ni partido, ni verde, ni ecologista ni de México) mantenga su infractora estrategia publicitaria que es sancionada con multas, pero no con la cancelación del registro, como lo indica la ley correspondiente ante violaciones reiteradas de las normas y como lo exigen decenas de miles de ciudadanos mediante firmas y muchísimos más que están hartos de las pillerías de la segunda marca del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que se disfraza de Verde (y desde luego, ese TEPJF se hará de la vista jurídica gorda ante las marrullerías en curso del PRI por sí mismo para hacerse de triunfos tramposos este junio venidero).

El tribunal validador de la corrupción electoral, con su nuevo presidente que hará nuevas promesas y ofertas (¡oh, sí: ayer mismo, Carrasco Daza reconoció que es inaplazable alcanzar la legitimidad y credibilidad de las instituciones del Estado!) tiene frente a sí el reto federal, pero también el impacto de los comicios de gobernadores, congresos locales y presidencias municipales.

Un ejemplo de esa podredumbre se ha destapado en Jalisco, donde Leonel Sandoval, magistrado del supremo tribunal de justicia del estado y padre del gobernador priísta, Jorge Aristóteles, ha fundido su función jurisdiccional con la de virtual jefe de la campaña de tres colores por la presidencia municipal de Guadalajara (con el objetivo básico de ganar ésta a como dé lugar frente al creciente Enrique Alfaro, postulado por el partido Movimiento Ciudadano, pero con fuerza y propuesta que va más allá de éste) y de promover a su hijo Aristóteles como candidato presidencial en 2018, con el apoyo del movimiento que ha formado, el MAS, que significa Movimiento Aristóteles Sandoval. Entre otras linduras, papá Leonel ha hecho saber, en alocuciones que fueron grabadas, que tiene bajo arreglo a los juzgadores electorales: Ahorita es un INE nuevo (...) y van a actuar no sabemos cómo (...). Afortunadamente, nos hace la tarea ya el tribunal electoral, pero de todas formas nosotros tenemos que cuidarnos. Según el magistrado, dirigente partidista, papá del gobernador y promotor de la candidatura presidencial de éste, ya ha hablado con directivos del INE y del instituto electoral del estado y ellos están en la mejor disponibilidad de apoyarnos, tanto en zona metropolitana, como del interior del estado (http://bit.ly/1I7oUCq ).

En otro tema, que en el fondo es lo mismo: lo notable no es la información en sí de un fraude más, pues en esa producción México es crecientemente superavitario, sino el hecho de que un líder sindical ya difunto, Leonardo Rodríguez Alcaine, conocido como La güera, hubiera heredado a su esposa más de 200 millones de pesos. El prócer proletario convertido en milloneta (a quien nunca nadie pudo acusar, con pruebas, de honestidad) fue durante varias décadas el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), siempre oficialista, aplicado persecutor de sus compañeros con tendencias democráticas (como la encabezada por Rafael Galván) y luego ocupó la máxima gerencia del negocio laboral en el país, como titular de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), a la muerte del histórico Fidel Velázquez. La güera en mención fue senador en dos ocasiones y diputado federal en cuatro. En ese trayecto político-sindical acumuló una fortuna cuyo monto ahora se conoce parcialmente, pues el chofer de su viuda realizó maniobras fraudulentas para quedarse con alrededor de 200 millones de pesos de la herencia.

Y mientras el PRI nacional se ponía ayer jocosamente propositivo y tuiteaba: “Sugerimos que los medios de comunicación difundan la información que proporciona @osoriochong para que los mexicanos estén bien informados”, ¡hasta mañana, con las letras y el ejemplo de Eduardo Galeano, vigentes, y con la desaparición física, también, de Günter Grass!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Hernández