Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMartes 14 de abril de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Especialistas: se elevan los riesgos de que el producto padezca esos males

Embarazadas con diabetes u obesidad pueden afectar a bebés en gestación
Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Martes 14 de abril de 2015, p. 43

La obesidad, diabetes e hipertensión arterial en la mujer aumenta el riesgo de que durante el embarazo se modifiquen los genes que transfiere a su bebé y que éste tenga un riesgo elevado de desarrollar padecimientos como éste y otros.

Especialistas del Instituto Nacional de Perinatología Isidro Espinosa de los Reyes señalaron que un estudio realizado en Estados Unidos demostró la presencia de síndrome metabólico en 15 por ciento de niños de 11 años de edad, cuyas madres sufrieron diabetes gestacional.

Es un asunto grave para el caso de México, donde 71 por ciento de los adultos vive con sobrepeso y obesidad. En el Inper, la mitad de las embarazadas tienen sobrepeso y obesidad, dijo Jorge Arturo Cardona Pérez, director de la institución.

Significa que los bebés nacerán con condiciones físicas adversas y con mayor proclividad para desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles, que ya son causantes de la mayoría de muertes en el país.

En conferencia de prensa para anunciar la realización de la 30 Reunión Anual del Inper: el origen perinatal de las enfermedades del adulto, Cardona comentó que otro factor que influye en la aparición de males como diabetes, hipertensión y afecciones cardiovasculares es la carencia de lactancia materna. Recordó las estadísticas oficiales, según las cuales sólo 14 por ciento de los recién nacidos tienen la leche materna como alimentación exclusiva en los primeros seis meses de vida.

Enrique Reyes Muñoz, médico adscrito a la Coordinación de Endocrinología del Inper, explicó que una mujer con obesidad en el embarazo expone al feto a un ambiente adverso provocado por el exceso de peso corporal.

Ese ambiente provoca alteraciones en la producción de proteínas y genes específicos que se transmiten al bebé y durante su vida pueden ser causantes de los padecimientos mencionados.

Aseguró que esas alteraciones genéticas se pueden detectar incluso desde el cordón umbilical; y se activan si ya durante la vida del individuo se presentan los factores desencadenantes como una alimentación no saludable (alta en azúcares y grasas) y falta de ejercicio físico, entre otros.

También los nacimientos prematuros pueden ser causantes de enfermedad en la infancia, adolescencia o en la edad adulta, explicó Rodrigo Zamora, director médico del Inper.

Reconoció que el país no ha avanzado lo suficiente en la prevención de los nacimientos pretérmino (antes de las 40 semanas de gestación).

Sin embargo, dijo, hay avances en la atención médica que recibe el recién nacido y con la cual se pueden evitar secuelas. Uno de los problemas más frecuentes de estos bebés es la alteración respiratoria y ésta es causa de otras complicaciones en el corto o largo plazo como algunos padecimientos neurológicos, apuntó.