Economía
Ver día anteriorViernes 8 de mayo de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Las administraciones no transfieren los recursos a las empresas financieras, advierten

Estados y municipios retienen descuentos por créditos de nómina

La práctica afecta el historial crediticio de usuarios y refleja problemas de liquidez de entidades

Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Viernes 8 de mayo de 2015, p. 23

Los descuentos por créditos de nómina que realizan algunos gobiernos de estados y municipios a sus trabajadores dejaron de ser transferidos a las empresas financieras que otorgan el financiamiento, práctica que afecta el historial de crédito de los usuarios y refleja las dificultades de liquidez de administraciones locales muy endeudadas.

Empresas dedicadas a otorgar préstamos de nómina a profesores y empleados de gobiernos estatales y municipales han detectado que las retenciones a los trabajadores que reciben este tipo de financiamiento no son transferidas por las administraciones locales, a pesar de que se realiza el descuento, explicó este jueves Gustavo Martín del Campo, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (Amden).

Información obtenida por este diario de fuentes de la Amden apunta a que gobiernos como el del estado de Michoacán y de los municipios de Acapulco, Guerrero, y Ciudad del Carmen, Campeche, se cuentan entre aquellos que hacen efectivo el descuento del préstamo de nómina a sus trabajadores sin que después trasladen el pago a las empresas que otorgaron el financiamiento.

Lo que están haciendo algunos gobiernos es que aplican el descuento del préstamo de nómina al profesor o al trabajador municipal, según sea el caso. Ese descuento aparece en el recibo de la quincena, pero el gobierno no lo deposita a la financiera que otorgó el crédito al trabajador, explicó la fuente de la Amden.

Los retrasos de los gobiernos estatales y municipales para transferir a las financieras los descuentos que realizan vía nómina a sus trabajadores van de ocho hasta 20 quincenas, señaló. El gobierno municipal de Acapulco, por ejemplo, adeuda a varias financieras 3 millones de pesos de descuentos realizados a sus trabajadores que son usuarios de préstamos de nómina.

El problema es para las financieras que no cobran por los préstamos que otorgaron, pero también para los trabajadores que los recibieron, explicó. El trabajador hace el pago quincenal, se realiza automáticamente por nómina, pero si el gobierno estatal o municipal no lo transfiere, en la base de datos del buró de crédito aparece que ese trabajador no está pagando. Eso ya afecta directamente su historial de crédito, dijo.

Los gobiernos municipales de Acapulco y Ciudad del Carmen han sido demandados por empresas financieras que reclaman el pago de los descuentos hechos a los trabajadores que recibieron préstamos de nómina.

Empresas como las afiliadas a la Amden han detectado un crecimiento en el endeudamiento y manejo de recursos destinados al pago de los financiamientos vía nómina, los cuales a pesar de ser descontados en tiempo y forma a los trabajadores se retrasan, situación que provoca problemas administrativos y de cobranza, los cuales confiamos sean resueltos a corto plazo con la nueva Ley de Disciplina Financiera, declaró ayer Gustavo Martín del Campo.

La Amden agrupa a sociedades financieras de objeto múltiple que otorgan préstamos con garantía de nómina a trabajadores de la educación (que hasta el año pasado recibían su pago de los gobiernos estatales y, desde 2015, del federal) y a empleados de administraciones estatales y municipales.

Los contratantes de estos préstamos firman un documento en el que autorizan a su empleador a realizar el descuento del crédito de la nómina y esos recursos son transferidos a las firmas que otorgan el financiamiento.

Esta semana fue aprobada, y quedó lista para su publicación, la Ley de Disciplina Financiera, que obligará a los gobiernos de estados y municipios a no heredar deuda y a hacer pública la totalidad de sus pasivos en un registro público único.

Sin lugar a dudas esta ley dará certeza y tranquilidad al sector financiero nacional para acelerar los préstamos y expandir el crédito a millones de mexicanos que hoy en día no tienen acceso a los servicios de la banca tradicional, al mismo tiempo que evitará un gran endeudamiento por parte de algunos estados y municipios, dijo Martín del Campo.