Mundo
Ver día anteriorLunes 15 de junio de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Mal periodismo, el reportaje del Sunday Times que hace acusaciones contra Snowden, afirma

Greenwald rechaza que información secreta esté en poder de Rusia y China

Según fuentes anónimas, el ex contratista de la NSA puso en peligro a agentes británicos

Foto
Edward Snowden, ex contratista de la NSA que filtró cientos de miles de documentos clasificados en 2013 y ahora vive asilado en Rusia. A la derecha, el periodista Glenn Greenwald, quien publicó los documentos en el diario londinense The Guardian en aquel tiempo. Ambas imágenes son de archivoFoto Ap
Dpa, Afp y The Independent
 
Periódico La Jornada
Lunes 15 de junio de 2015, p. 28

Londres.

El periodista Glenn Greenwald, director de The Intercept, sitio periodístico especializado en la publicación de filtraciones, afirmó que es ejemplo de mal periodismo un reportaje del influyente periódico The Sunday Times, que cita fuentes anónimas del gobierno británico para decir que el técnico informático estadunidense Edward Snowden permitió a Rusia y China acceder a datos secretos, lo que puso en peligro la vida de sus agentes de espionaje destacados en zonas peligrosas del mundo.

La reacción de Greenwald, quien publicó las filtraciones de Snowden en el diario londinense The Guardian en 2013, es resultado de la difusión este domingo de un texto del Times que asegura que los documentos secretos del gobierno estadunidense dados a conocer por el ex contratista hace dos años forzaron al MI6 (la agencia de espionaje británica) a retirar sus agentes porque Moscú y Pekín penetraron documentos encriptados que contenían información vital sobre métodos de operación.

Snowden tuvo acceso a los documentos filtrados a Greenwald cuando era técnico en computación de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), lo que orilló inmediatamente al informático a buscar asilo político en Moscú, donde permanece desde la segunda mitad de 2013.

Greenwald escribió este domingo que la gran lección aprendida por periodistas durante la segunda invasión estadunidense a Irak (2003-2011) es que la información atribuida a fuentes anónimas del gobierno es engañosa, propagandística y corrupta.

Y los periodistas que reciben esos reportes tratan como catecismo esas declaraciones de innombrados e invisibles funcionarios, blanqueadas en sus medios, sin importar cuán dudosas son las acusaciones o qué tan falso es el reporte de hechos, escribió Greenwald.

Es tonto quien cree afirmaciones anónimas que se ofrecen en interés del propio gobierno, agregó el periodista, quien puntualizó que el reportaje del Times está lleno de datos falsos, fácilmente desmontables.

Uno de los funcionarios del Ministerio del Interior citados anónimamente por el Times aseguró que Snowden tiene las manos manchadas de sangre, a pesar de que el reporte del rotativo londinense señala que el gobierno británico no tiene reportes de que alguno de sus agentes haya sido lastimado a consecuencia de las filtraciones del ex informático de la NSA y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés).

Snowden, de 31 años, obtuvo un millón 700 mil archivos que entregó a periodistas de su elección. Desde hace dos años se suceden las revelaciones sobre las actividades de vigilancia de la NSA en todo el mundo, así como las de sus aliados británicos.

En octubre de 2013, Snowden dijo al diario The New York Times que no se llevó ningún archivo a Rusia, sino que los entregó todos a periodistas en Hong Kong –en su camino a Rusia– y que tampoco se quedó con copias. La probabilidad de que rusos o chinos accedan a algún documento es igual a cero, dijo entonces en la entrevista.

En tanto, en Berlín, la publicación semanal Bild am Sontag informó que la computadora personal de la canciller alemana Angela Merkel en el Parlamento alemán fue blanco de un ciberataque generalizado en el Poder Legislativo.

El hacker usó el nombre de Merkel para enviar correos electrónicos infectados con virus informáticos. Fuentes oficiales dijeron a Bild am Sontag que el ciberataque padecido por el Parlamento pudo ser obra de un servicio secreto extranjero, pero la versión no fue confirmada.

Enlaces:

Los cables sobre México en WikiLeaks

Sitio especial de La Jornada sobre WikiLeaks