Espectáculos
Ver día anteriorJueves 25 de junio de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Matthew Heineman estrenará su documental en México el próximo 2 de julio

Tierra de cárteles muestra lo que motiva a las personas a levantarse en armas

La película se centra en el autodefensa José Manuel Mireles y el cazamigrantes Tim Nailer Foley

El realizador jamás imaginó que, cámara en mano, estaría metido en situaciones como una balacera

Foto
En fotogramas del documental aparecen en primer plano José Manuel Mireles (arriba) y Tim Nailer Foley (abajo). A la derecha, el realizador Matthew HeinemanFoto cortesía de la producción
Juan José Olivares
 
Periódico La Jornada
Jueves 25 de junio de 2015, p. 9

Tierra de cárteles es un documental hecho a ras del piso que pretende narrar una historia más allá de los titulares de las noticias.

Se centra en dos personajes muy paradójicos y contradictorios: uno, líder de autodefensas de Michoacán, el médico José Manuel Mireles; el otro es el jefe de Arizona Border Recon (Reconocimiento Fronterizo de Arizona), organización cazamigrantes liderada por el ex yonqui Tim Nailer Foley.

Matthew Heineman, realizador de la cinta, jamás imaginó que, cámara en mano, estaría metido en situaciones adrenalínicas como una balacera entre autodefensas y miembros del cártel de Los caballeros templarios, o en un laboratorio de metanfetaminas en el que los cocineros llevan playeras de autodefensas, o simplemente en un centro de detención.

Mi objetivo inicial era contar una historia más allá de los titulares. Pasé nueve meses rodando con la idea de retratar este problema de manera más emocional. O sea, sin verla a través de la lente de los líderes de opinión o los expertos. Una forma real y cercana, afirmó ayer Heineman luego de la exhibición a la prensa de la película, que será estrenada en México el próximo 2 de julio con 50 copias.

Premiada en Sundance

Tierra de cárteles fue premiada en 2015 en el festival de Sundance con los galardones a mejores director y director de fotografía. Tiene el espaldarazo en la producción ejecutiva de la directora Kathryn Bigelow (The Hurt Locker), ganadora de dos premios Óscar.

“Trato de ponerme en los zapatos de las personas que tienen que sobrevivir en un mundo en el que hay ausencia de gobierno y de sus instituciones, que no actúan o están coludidas con los cárteles”, aseveró Heinman, quien desea que su trabajo dé pie a una discusión en México.

La historia del documental comienza en Arizona, donde se empezó a rodar sobre el grupo Arizona Border Recon.

Recordó que un día le habló su papá para comentarle acerca de un artículo publicado en Wall Street Journal sobre las autodefensas en Michoacán.

Un amigo periodista en México lo contactó con Mireles, carismático líder de ese grupo armado. Dos semanas después estaba rodando la historia.

Pensé que sería sencillo relatar una historia sobre estas personas, pero con el tiempo descubrí que las líneas divisorias entre el bien y el mal, en algún momento, no eran claras.

Y lo refleja con su personaje principal, José Manuel Mireles, y los elementos dramáticos de una tragedia. La situación: el levantamiento armado del médico; el conflicto: la desunión de los miembros de autodefensas y la fragilidad de este líder, y la resolución: la decadencia de este movimiento y del propio Mireles, aún preso en una cárcel de máxima seguridad.

Heineman afirmó que no ha hecho algo especial. Hay algunos de ustedes (periodistas) que han abordado más tiempo este conflicto. Jamás me imaginé que estaría metido en situaciones de tanta adrenalina. Pese a eso, el momento de más temor para mí fue cuando me reuní con una señora cuya familia había sido asesinada. Cuando me hablaba de cómo habían descuartizado a su familia sentí miedo, porque me encontraba frente a un ser humano que estaba en cuerpo, pero no en alma. Con el alma ida, pues.

La Jornada pidió al realizador que explicara su paralelismo entre un minúsculo grupo de ex yonquis y ex militares que alucinan que los aliens hispanos los invaden, con el del movimiento de autodefensas.

Aseguró: “Tanto Nailer como Mireles tienen 55 años. Los dos está convencidos de que el gobierno les ha fallado. Los dos toman la ley en sus manos para pelear por lo que creen. Pero sus circunstancias son diferentes”.

En realidad, insistió el cineasta, no creo que haya un paralelismo tajante. No son imágenes espejo comparables. Pero sí creo que el documental es oportuno, porque no tiene temporalidad. Es decir, siempre han existido estos movimientos, como el de Arizona. Hablamos de una película que refleja historias desde antes que nosotros estuviéramos aquí.

Abundó: El objetivo era mostrar lo que motiva a las personas a levantarse en armas. El hecho es que a veces existen buenas intenciones, pero al final nunca sabes quiénes forman a esos grupos.

Tierra de cárteles muestra a un grupo de narcotraficantes con uniformes de policías estatales rurales preparando cristales de metanfetamina, así como enfrentamientos entre las autodefensas en Michoacán y Los caballeros templarios.

Heineman pretende acercar al espectador al dolor de las víctimas del crimen organizado.

Del lado estadunidense, exhibe a grupos de vigilantes que, equipados con armas largas y lentes de visión nocturna, defienden la frontera con México tanto del cruce de migrantes como del paso de cargamentos de droga.

Pero se centra en Mireles, médico carismático que se convirtió en una persona que obtuvo un poder que lo llevó a la decadencia. Una mirada a los habitantes de una de las zonas más lastimadas por los cárteles: Tierra Caliente y Meseta Purépecha. A 2 mil 300 kilómetros de distancia al norte, el veterano de guerra Tim Foley narra cómo en la frontera siente el abandono de su gobierno y, ante la amenaza de los cárteles, organiza un grupo de ciudadanos armados para defender la frontera.

Un dato interesante es que la película fue filmada con una cámara fotográfica Canon C300, que “nunca falló. Unas tomas especiales, como las de cámara lenta o las del interior de los vehículos, se hicieron con una Canon 7D, y un dron Canon 1DC para las vistas aéreas nocturnas”.

Tierra de cárteles también se estrenará en Estados Unidos con 75 copias, un día después que en México.