Estados
Ver día anteriorViernes 7 de agosto de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es la primera vez en ocho años que la fiscalía atiende recomendación del ombudsman

Jalisco: suspenden a tres policías y un agente del MP implicados en tortura

Anuncia Eduardo Almaguer un número importante de procesos administrativos contra otros señalados por abusos

La búsqueda de desaparecidos empezará en cuanto se presente denuncia

Foto
Integrantes de la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos se manifestaron el pasado 26 de junio frente a las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en la ciudad de México, para denunciar la práctica generalizada de la tortura en MéxicoFoto Yazmín Ortega Cortés
Juan Carlos G. Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 7 de agosto de 2015, p. 29

Guadalajara, Jal.

El fiscal general de Jalisco, Eduardo Almaguer, anunció la suspensión indefinida de tres policías investigadores y de un agente del Ministerio Público involucrados en una de las cuatro recomendaciones que la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ) hizo públicas el miércoles, dos por abuso policiaco. Esta acción no tiene precedente.

La CEDHJ ha emitido más de 30 recomendaciones por tortura en los ocho años recientes, la mayoría contra policías estatales. Ni un solo torturador ha sido consignado ni se reparó el daño a alguna de las víctimas.

Es la primera vez que se inicia una averiguación por tortura; antes hubo por lesiones o abuso de autoridad. Las investigaciones son para sancionar a quien haya estado involucrado, dijo Almaguer, quien hace tres semanas sustituyó en la fiscalía a Luis Carlos Nájera, quien a su vez estuvo desde 2007 a cargo de la seguridad pública de Jalisco.

La CEDHJ dio a conocer el miércoles que entre sus cuatro recomendaciones había una dirigida a las autoridades estatales, luego de corroborar que los agentes de la Policía Investigadora de Jalisco Octavio Verdín Núñez, Agustín Guillermo Rodríguez Quiñones y Juan Carlos Martínez Braunstein infligieron a un detenido quemaduras en los genitales, golpes y desgarre anal –al parecer producto de la introducción de un objeto–, además de escoriaciones en frente, oreja izquierda, pecho, brazo derecho, muñeca izquierda y ambas rodillas.

La recomendación señala que el agente del Ministerio Público que tomó la declaración al acusado después de la tortura (cuyo nombre no ha sido dado a conocer) no asentó las lesiones y después negó información a la CEDHJ.

Aun cuando sólo nos recomiendan amonestarlo (al agente del MP), también decidimos separarlo de su cargo. Aunque no actuó directamente, sus omisiones fueron complicidad. Y en cuanto a las otras recomendaciones, también vamos a ejercer acción penal contra quien resulte responsable, agregó Almaguer.

El fiscal dijo que la Comisión de Derechos Humanos comprobó este caso de tortura asentado en la recomendación 24/15 y destacó que los elementos implicados fueron suspendidos de manera indefinida hasta que concluya el proceso administrativo y de investigación. Insistió en que la dependencia que encabeza busca erradicar las malas prácticas.

De 2007 a 2015 sólo se ejerció acción penal y se ordenó reparar el daño en respuesta a una recomendación por tortura, en el ayuntamiento de Degollado.

El ex fiscal Nájera declaró en varias ocasiones que los criminales –sobre todo colombianos o del cártel Jalisco Nueva Generación– solían denunciar tortura para desvirtuar el trabajo de los policías.

Según Almaguer, en unos días se darán a conocer más acciones para evitar el abuso policiaco, y se iniciarán procesos administrativos y penales a un número importante de agentes.

El fiscal, quien ya se entrevistó con el presidente de la CEDHJ, Felipe Álvarez, dijo que también se reunirá con representantes de Amnistía Internacional en México para conocer detalles sobre los presuntos abusos cometidos en Jalisco.

Explicó que, en respuesta a las demandas más sentidas de la sociedad, la fiscalía, en colaboración con organizaciones civiles y familiares de víctimas, actualizó el protocolo para iniciar la búsqueda de desaparecidos desde que se presenta el reporte, sin esperar las 12 horas acostumbradas.

(Con información de Javier Santos, corresponsal)