Estados
Ver día anteriorLunes 19 de octubre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Quince concesiones en el estado; la mayoría, de empresas canadienses y de EU
Diana Manzo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 19 de octubre de 2015, p. 32

Zanatepec, Oax.

En Oaxaca están vigentes 15 títulos mineros otorgados a 10 empresas que buscan oro, plata, hierro y cobre en 556 mil 76 hectáreas, informó Roberto Gamboa, integrante de la asociación civil Procesos Integrales para la Autogestión de los Pueblos (Piapac).

Estos títulos se los reparten las empresas canadienses Almadem Minerales LTD, Fortuna Silver Mines INC, Minaurum Gold Inc-Minera Zalamera, Radius Gold-Geonorte, Sundace Minerales LTD, Argentum Silver Corp y Newstrike Capital Inc, las estadunidenses Gold Resources Corp/Don David Gold y Sunshine Silver Mines Corp-Plata Real. La única mexicana es Altos Hornos de México SA de CV.

Originario de esta localidad, este productor de mango detalla que en los distritos de Tlacolula y Ocotlán, en los Valles centrales de Oaxaca, cinco mineras extraen oro, plata y zinc.

En los distritos de Sola de Vega y Juquila, en la región sierra sur-costa, tres empresas extraen hierro, oro y plata.

En los municipios San Miguel y Santa María Chimalapa, Zanatepec, Tapanatepec, Ixtepec, Lachiguiri y Laollaga, en la región Istmo-Chimalapas, existen cuatro proyectos (Aurena, Santa Martha, La Ventosa y Lachiguiri) para la extracción de cobre, oro y plata.

En la subregión Zanatepec-Chimalapas están concesionadas 30 mil hectáreas en cinco títulos para extraer cobre, oro y plata a cielo abierto en los poblados de La Cristalina, San Antonio Sol y Luna. Dos de ellas (Mar de Cobre y Jackita) perdieron vigencia en 2015, una (Maya Fac 2) expirará en 2062, y MayaFac1 y Tapanatepec 2) expirarán en 2066, señaló Gamboa.

El activista, quien lleva más de 15 años defendiendo el territorio de las comunidades, puntualizó que las mineras a cielo abierto usan cianuro de sodio y mercurio, sustancias altamente tóxicas que contaminan tierra, agua y cultivos.

Él y muchos comuneros temen que la minería destruya sus parcelas de mango, ajonjolí, maíz y sorgo, y por ello rechazan la minería.

Los escurrimientos de los materiales con que hacen las excavaciones son tóxicos. Cuando llueva todo bajará a nuestros cultivos. ¿Qué comeremos y de qué viviremos? No queremos vivir la emigración de otros pueblos. El gobierno a fuerza dio las concesiones, pero nosotros vivimos en resistencia, sostuvo.