Directora General: Carmen Lira Saade
Director Fundador: Carlos Payán Velver
Suplemento Cultural de La Jornada
Domingo 25 de octubre de 2015 Num: 1077

Portada

Presentación

El bautizo de un libro
Leandro Arellano

Aquellos ojos brujos
Esther Andradi entrevista
con Cornelia Naumann

El Che: la perduración
del mito

Marco Antonio Campos

Las posibilidades
de la mirada

Gustavo Ogarrio

Rogelio Cuéllar y el rostro de las letras
Francisco Noriega

Los diarios
José María Espinasa

Leer

ARTE y PENSAMIENTO:
Bitácora bifronte
Ricardo Venegas
Monólogos compartidos
Francisco Torres Córdova
Mentiras Transparentes
Felipe Garrido
De Paso
Ricardo Yáñez
La Otra Escena
Miguel Ángel Quemain
Bemol Sostenido
Alonso Arreola
Las Rayas de la Cebra
Verónica Murguía
Cabezalcubo
Jorge Moch
Galería
Ricardo Guzmán Wolfer
Cinexcusas
Luis Tovar


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx
@JornadaSemanal
La Jornada Semanal

 

Miguel Ángel Quemain
quemainmx@gmail.com

Las lecciones esperanzadas
de Marisa de León

Espectáculos escénicos. Producción y difusión, de Marisa de León, es un trabajo que se publicó una década atrás y se niega a la caducidad, que promueve el desarrollo de nuevos elementos en el orden de la tecnología, la administración, la administración pública y sus instrumentos, la legislación nacional e internacional, la adición de grupos sociales cuyas formas de gestión implican identificaciones, modelos y cuestionan procedimientos y atavismos.

Es un libro inacabado, gracias al ímpetu de Marisa de León y la complicidad de Silvia Peláez, que han entendido que hacer las cosas por sí mismas no significa vivir en el margen, en ese margen artificial desde donde se mira el festín gubernamental que premia y reparte lo que para algunos son formas de docilidad, para otros formas de sobrevivencia (“migajas”, lo llaman) y para otros más es el ejercicio en pleno derecho de ejercer los impuestos que pagamos por convicción y cautiverio.

Lo cierto es que la visión ordenada y empresarial que propone De León contrasta con el ámbito legitimador de los apoyos oficiales. Por eso aquellos que no necesitan un solo peso del gobierno y se les acusa de quitarle el oxígeno a los que se asfixian en la carencia, en realidad lo que buscan es la legitimación que su dinero y su posición social no les da y no puede comprar.

El libro que publica el restaurantero, el comercializador de calzado, el empresario esforzado y culto, carece de la credibilidad de un becario del Fonca que edita una obra como el testimonio fehaciente de que el Estado mexicano, generalmente a través de un jurado amigo o justo, lo eligió. Claro, esa distinción también se le otorga al Nadie esperanzado que manda desde el “interior” su propuesta de trascendencia y que pasa por la lotería que asigna recursos a los de “provincia”.

Aquí se aprende a hacer importante y trascendente aquellas cosas que aparentemente no le importan a los funcionarios, que sólo atienden mediocridades eternizadas en una programación que pierde público por falta de empatía y calidad

Hay una profesión de fe en este libro. Marisa de León tiene la confianza en que un saber hacer  permitirá a los creadores desarrollar una especie de segunda profesión, administrando su talento y consiguiendo intereses y dividendos con un quehacer que, organizado en una especie de teleología profesional, sobreviva a las vicisitudes de la indiferencia, al golpe mortal de recibir una beca para luego dejar de recibirla y descubrirse más empobrecido que cuando se aplicó la solicitud.

Como se indica en el libro, este trabajo tuvo el apoyo de un conjunto de instancias oficiales como el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y la Dirección General de Vinculación, a través de la Dirección de Capacitación, una instancia gubernamental que pretende enseñarle a los artistas a no depender del erario. “Ya chole con sus quejas”, es la actitud que de Fox a nuestros días pretende marcar la relación con los artistas.

En el capitulado que corresponde a la Difusión, que introduce Silvia Peláez, se observa un gran profesionalismo en el análisis del fenómeno de públicos y del comportamiento de los distintos medios de información, una organización de los recursos, de la planeación y la aplicación de los recursos en los espacios y momentos precisos para sembrar el interés en los consumidores culturales, buscados por los artistas para interesarlos en sus propuestas.

Este libro muestra que las posibilidades de invertir son de quienes tienen con qué hacerlo y que las formas de organización tan finas que aparecen en el libro serán necesarias, inclusive obligadas, para compañías independientes que han logrado subsistir, generar sus públicos y garantizar sus ingresos a partir de formas de comunicación eficaces.

Los modelos y los análisis que propone De León también son justos y pertinentes para muchos festivales y ferias que son invenciones municipales para sortear vigilancia presupuestal. La exploración jurídica que tiene este volumen es uno de los aportes de esta reedición que vale la pena revisar y que está por delante de lo que proponen los legisladores.

El libro se presentará el 28 de octubre a las 19 horas, en el Aula Magna del Cenart. Lo presentan Antonio Crestani, Carlos Pascual, Silvia Peláez y la autora. Modera la periodista y promotora Lourdes Gómez. La heterogeneidad de la mesa augura visiones interesantes por las diferentes cercanías y distancias de la producción escénica actual.