Estados
Ver día anteriorSábado 5 de diciembre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Derechos humanos documenta daños a pacientes sometidos a hemodiálisis en ese sitio

Clínica subrogada por el IMSS en Querétaro incumple normas

Carece de persmiso de funcionamiento, personal y medidas higiénicas, dicen derechohabientes

Foto
La empresa Clínicas Periféricas y Ambulatorias, ubicada en Querétaro, no cumple con normas de higiene ni tiene personal capacitado para brindar servicio de hemodiálisis, denunciaron familiares de pacientesFoto Demián Chávez
Mariana Chávez
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 5 de diciembre de 2015, p. 31

Querétaro, Qro.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) subrogó a la empresa Clínicas Periféricas y Ambulatorias SA de CV el servicio de hemodiálisis para 500 pacientes de esa institución sin cumplir normas de higiene ni contar con personal capacitado, revela información de la Defensoría de los Derechos Humanos del Estado de Querétaro (Ddheq).

La clínica empezó a operar sin licencia de funcionamiento y sin cumplir la Norma Oficial Mexicana 003-SSA3-2010 para la práctica de hemodiálisis, como contar con nefrólogos y capacitar a enfermeros, argumentaron la Dirección de Inspección en Comercio y Espectáculos del municipio capitalino y la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud estatal a la Ddheq.

Familiares de los pacientes aseguran que éstos sufren estragos en su salud desde que cambiaron de clínica, por lo cual interpusieron una queja ante la Ddheq, misma que dio trámite a los casos ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

De acuerdo con la queja y de la investigación que realizó la Ddheq, la clínica inició operaciones sin licencia municipal; tampoco la Secretaría de Salud del estado localizó el aviso de funcionamiento.

En el acta de verificación sanitaria para el establecimiento que otorga el servicio de atención médica con hemodiálisis de fecha 9 de octubre de 2015 se detecta que la clínica no tenía expedientes clínicos porque aún no se encuentra en funcionamiento.

Ese informe señala que la compañía Fresenius Medical Care extendió una constancia de capacitación en el uso de máquinas de hemodiálisis a empleados de la clínica, la cual duró cinco días, cuando la norma establece que el entrenamiento mínimo debe ser de seis meses.

También detectaron que ni uno de los enfermeros y auxiliares contratados cuenta con cédula profesional, y el nombre del único nefrólogo que la empresa dice tener no fue localizado en la base de datos del Consejo Mexicano de Nefrología.

Dar oportunidad de ajustarse, piden autoridades a pacientes

En reuniones con autoridades de la delegación Querétaro del IMSS y el representante de la empresa, Sergio Erick Borbolla, los funcionarios pidieron a los familiares que brinden a la clínica la oportunidad para que se ajuste a lo que cada paciente requiere.

El delegado del IMSS en la entidad, Ernesto Luque Hudson, indicó que la empresa cumple con los requisitos y por eso ganó una licitación internacional, además de que esa institución destina 400 millones de pesos, sin especificar la periodicidad, para atender a 500 pacientes.

En entrevista, Cecilia Cruz, Alejandra Cruz, Rosario Cerrito, Valentina Patricio y Elvia Alcarraz, derechohabientes, cuyos hijos o esposos padecen insuficiencia renal crónica, algunos casos vinculada con otras enfermedades terminales, recordaron que el servicio se los daban anteriormente en dos clínicas de la capital queretana, también subrogadas por el IMSS, pero que a inicios de octubre pasado les informaron que ahora lo recibirían en Clínicas Periféricas y Ambulatorias, SA de CV, que ganó la licitación pública 01GYR4-t40-2015.

Al recibir las primeras hemodiálisis, se percataron de que la clínica no estaba totalmente instalada. El edificio donde se ubica fue construido para ese fin, pues anteriormente era un banco y no hay elevador.

No contaban con básculas, requisito primordial para el tratamiento. Tampoco había apagadores, lavabos ni personal suficientes, pues sólo 10 enfermeros atienden de 40 y 50 pacientes, cuando la normatividad establece que debe haber un enfermero por paciente.

En las clínicas donde antes recibían hemodiálisis, a los pacientes y familiares los capacitaban de forma constante y aprendieron que la higiene es básica, incluso qué tipo de medicamentos incluye el proceso. Así, se percataron de que la nueva clínica no aplica las dosis acordes con la complexión, edad y padecimientos.

Detectaron también que el personal utiliza los mismos guantes para atender a varios enfermos; hablan por teléfono mientras hemodializan; dejan el bote de basura cerca de la máquina, y la sonda presenta restos de sangre cuando se la colocan a otro derechohabiente, entre otros aspectos.

Todos son enfermos terminales, así nos lo hacen ver, pero no quiere decir que por estar en esa condición, los van a terminar cuando ellos quieran, expresa Elvia Alcarraz, cuyo esposo padece además cáncer de próstata. Eso huele a corrupción, afirma.

Todas los entrevistados coincidieron en que desde que inició operaciones esa nueva clínica, 14 pacientes fallecieron sin que las autoridades explicaran si los decesos están vinculados con las carencias del servicio.

Los familiares sienten pánico de llevar a sus parientes a esa clínica, pero si no lo hacen deben acudir a servicios particulares, donde cobran 2 mil 500 pesos por sesión, y se requieren tres a la semana.