Política
Ver día anteriorSábado 5 de diciembre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es el ungido, le espeta Layda Sansores; él evita confrontaciones

Objetan senadores la candidatura de Javier Laynez Potisek a la Corte
Andrea Becerril
 
Periódico La Jornada
Sábado 5 de diciembre de 2015, p. 12

Considerado el candidato de mayores posibilidades para ser designado ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Javier Laynez Potisek fue cuestionado una y otra vez en el Senado sobre lo que legisladores de oposición consideraron su dependencia del Poder Ejecutivo, donde ha laborado 25 años como abogado y litigante en asuntos fiscales y participado en la elaboración de las reformas estructurales, entre ellas la energética.

“Nunca recibí mi salario como servidor público para decir: ‘sí, señor, lo que usted ordene’; soy leal a las instituciones, no a las personas o grupos”, respondió el ex procurador fiscal de la Federación.

Ello después de que el senador del PT Manuel Bartlett reveló que es el autor del régimen temporal de ocupación de tierras, por el que las trasnacionales petroleras podrán apropiarse de terrenos ejidales e indígenas, y le cuestionó si en verdad, cuando se presenten miles de amparos de campesinos que no aceptan la expropiación de sus propiedades, resolverá en su favor.

Al comparecer ante la Comisión de Justicia del Senado, Laynez justificó esa norma, incluida en la legislación secundaria en materia energética, que elaboró desde la Consejería Jurídica de la Presidencia, en la que laboró en 2013 y 2014.

Explicó que como abogado pensó en establecer un régimen con reglas claras y transparentes que, sin expropiar sistemáticamente a ejidatarios o comuneros, les garantizara que cuando exista un convenio de ocupación, reciban el justo precio por la afectación.

Bartlett le refutó que es una expropiación disfrazada, un mecanismo por el que se pondrá a negociar a indígenas y campesinos con Texaco, Shell o cualquier otra trasnacional, a la que deberán vender o rentar sus tierras. Cuestionó la idoneidad de Laynez, que apoyó la reforma energética de Felipe Calderón y fue un ariete en la reforma de Enrique Peña Nieto.

Acabó por decirle: Usted es un abogado espléndido, pero no será elegido por su capacidad, sino por su trabajo a las órdenes del Presidente de la República y va a la Corte a defender las reformas de Peña Nieto.

Antes, la senadora del PRD Dolores Padierna cuestionó al candidato por el diseño de los contratos que se darán a empresas privadas para explotar el petróleo y la electricidad, que rompen con lo establecido en la Constitución.

Constestó que no defenderá a capa y espada las reformas que elaboró en la Consejería Jurídica de Presidencia de la República.

Durante las más de seis horas del encuentro con los senadores, Laynez escuchó a la independiente Martha Tagle, a Layda Sansores, del PT, poner en duda que de llegar a la Suprema Corte pueda actuar de forma independiente e imparcial.

Magistrado del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa desde hace siete meses, Laynez insistió en que durante su trayectoria de década y media en el sector público ha sido leal a las instituciones, no a las personas o grupos.

Agregó que forma parte de un sector de profesionistas que se han mantenido transexenalmente, sin compromisos ideológicos o políticos con la administración en turno. Como las críticas seguían, el priísta Enrique Burgos le pidió que aclarara que no tiene compromisos ni con partidos políticos ni con grupos de intereses.

Reiteró que siempre ha sido imparcial y así lo será, si lo designan ministro de la Corte.

Pese a los cuestionamientos, Laynez se mantuvo siempre sereno; no se confrontó con los legisladores y se definió en temas que los otros aspirantes evadieron. Entre ellos, que en materia de aborto, la Corte debe resolver de fondo, tomando en cuenta los derechos reproductivos de las mujeres.

Señaló que de ser privilegiado con la designación, tendrá la oportunidad de traducir los tratados internacionales de derechos humanos en una realidad para las personas, a fin de que no tengan que trasladarse a tribunales del exterior.

Dejó pasar el señalamiento de Layda Sansores de que es el ungido, o la crítica de Martha Tagle sobre un procedimiento viciado para elegir a los ministros faltantes. Sólo comentó que, a su juicio, el método de ternas ya no funciona.

Laynez fue el último de los seis en comparecer y la próxima semana se votarán los nombramientos en el Senado.