Opinión
Ver día anteriorMartes 8 de diciembre de 2015Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
COP21: entre el mono pensante y el mono demente
Víctor M. Toledo
E

s muy posible que la cumbre de París, la COP21, sea el cónclave mundial más decisivo de la historia, porque allí se decide el futuro de la humanidad o de la especie humana. Pocos se percatan de ello. Ya no se trata de dirimir conflictos entre países, bloques o incluso entre regiones del mundo, sino del destino de todos y de su entorno planetario. Todo problema puede leerse desde diferentes ángulos, y esta vez esta afirmación se torna decisiva. La investigación científica sobre nuestra casa común, producto de casi medio siglo de estudios llevados a cabo sobre el ecosistema planetario (ver: S. Weart, 2006, El calentamiento global,), es hoy por hoy determinante. La acumulación de evidencias, el perfeccionamiento de los métodos e instrumentos de análisis, que incluye sofisticados modelos, ha permitido concluir, cada vez con menor incertidumbre, que el planeta tiene fiebre. La analogía con el cuerpo humano no sobra. Al contrario, confirma que el incremento de la temperatura es síntoma y anuncio de un desequilibrio sistémico, de un estado patológico de escala global, provocado por el propio ser humano convertido ya en una nueva fuerza geológica. Hay cierta belleza en este descubrimiento: el pensamiento objetivo no sólo ha revelado el fenómeno, sino que ha logrado explicarlo, decantar sus causas, y está en condiciones de trazar los escenarios futuros de acuerdo con la combinación de los factores que lo provocan. El cerebro humano es el diseño de mayor complejidad en el universo, y el de miles de científicos ha quedado articulado en cooperativas de conocimiento, en esfuerzos y tareas comunes, en equipos internacionales de investigación. Esto ha logrado revelar un fenómeno que amenaza la supervivencia de la propia especie humana y de buena parte de lo que hoy existe, de la trama vital. Este logro es formidable, porque da fe de un conocimiento universal y en consecuencia de una conciencia de especie. Quizás por vez primera la ciencia inaugura, de manera limpia, es decir, fuera de las ataduras y de los intereses nacionales, políticos, ideológicos, religiosos y mercantiles, una nueva era en que ética y conocimiento se enlazan para generar diagnósticos y mecanismos para la supervivencia de todos los seres humanos. Este hecho confirma la presencia del Homo sapiens, del mono pensante, que no sólo se mira frente al espejo, sino que explora su casa (el planeta) de manera total y nos revela un estado general de emergencia. “Si ya pertenecemos al todo –afirma William Ospina–, ya el todo nos pertenece y podemos hablar en su nombre. En consecuencia ya cada individuo tiene el deber de ser la conciencia del planeta.”

Más de dos décadas fueron necesarias para que la opinión pública mundial quedara convencida de la validez de este descubrimiento; la COP21 lo certifica. Hoy todos los gobiernos de los países y sus sociedades se encuentran para buscar una solución concertada al problema. El desafío es descomunal, supremo y decisivo. Su mayor obstáculo consiste en vencer los intereses particulares de los individuos y de sus tribus, sean éstas familiares, religiosas, ideológicas, políticas, territoriales, gremiales, económicas y un largo etcétera. Si la fracción pensante de la especie ha revelado el peligro y busca con denuedo su solución, la parte demente la combate y la torpedea mediante la negación, la evasión, la ignorancia o el cinismo, porque afecta sus intereses y creencias o los de su grupo o tribu. Se trata de los fundamentalistas del capital, el petróleo, el Estado, el crecimiento económico, la competitividad, el afán de poder (¿los machos y hembras alfa?); y de los fanáticos del consumo, el individualismo, la codicia y la egolatría. Nunca el interés total de la colectividad se mide, de manera tan frontal, con un número casi infinito de intereses particulares. Por lo anterior, como he señalado infinidad de veces, la más grande afectación del equilibrio de la naturaleza se conecta, y entra en sinergia, con la mayor falta de equidad social nunca conocida. No obstante, lo que se diga en la COP21, los 400 empresarios citados por Forbes y las 100 mayores corporaciones son los principales depredadores del planeta y los mayores parásitos de la especie humana. Hoy los gobiernos son, o tienden a ser, sus alcahuetes, cómplices o socios. Es esta la fracción de la sociedad humana global que impide alcanzar una solución efectiva al estado de emergencia, es el Homo demens, el mono demente.

Una mirada sin anestesia a nuestra historia (ver nuestro libro The Social Metabolism, 2014, Springer) nos revela dos hechos: que el proceso civilizatorio si bien continuo se fue dando de manera gradual, y que ocurrió justo cuando la naturaleza opuso un límite a dicho proceso. Dicho de otra forma, para civilizarse la humanidad civilizó a la naturaleza y viceversa. Esto ocurrió con la domesticación del fuego, las plantas, los animales, el agua, los paisajes y los metales. ¿No estamos en una situación similar? El dominio o control de la crisis climática supone, ineludiblemente, el control y dominio de nosotros mismos; es decir, gobernanza mundial, tolerancia, concordia y especialmente la fórmula secreta que permitió a nuestros ancestros del paleolítico y del neolítico sobrevivir y avanzar: cooperación, altruismo y comunalidad a todas las escalas. No hay, pues, salida a la crisis ecológica mediante los simples mecanismos del mercado o de la tecnología, que es lo que hoy domina en la COP21. Esa es una falsa ilusión. La gravedad de la crisis requiere de un cambio civilizatorio. El Homo sapiens debe vencer al Homo demens.

A la memoria de Juan María Alponte, sabio y maestro.

Email: vtoledo@cieco.unam.mx