Política
Ver día anteriorDomingo 17 de enero de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Siguen negociaciones en Puebla y Tlaxcala pese a reticencias

Aún posibles, alianzas electorales entre PAN y PRD en dos estados
Alma E. Muñoz y Georgina Saldierna
 
Periódico La Jornada
Domingo 17 de enero de 2016, p. 9

Tras haber logrado alianzas electorales en cuatro estados, en el PRD y el PAN continúa abierta la posibilidad de alcanzar además acuerdos en Puebla y Tlaxcala, si bien las negociaciones se han complicado por la reticencia de militantes de ambos partidos para compartir candidaturas.

Agustín Basave ha asumido como una de sus banderas las alianzas con el blanquiazul desde antes de tomar posesión de la presidencia nacional del PRD, en sintonía con la política de Nueva Izquierda y sus allegados desde 2010.

El académico, quien se inició en las filas del PRI gracias a su cercanía con el extinto candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, se abrió paso en el sol azteca con la diputación federal plurinominal que le otorgaron las corrientes perredistas.

Hace unos días, el priísta Erasmo Garza Elizondo resaltó, a propósito del amago de Basave de renunciar a la dirigencia del PRD si desautorizaban su política de negociación con el PAN, que estará ahí hasta que le hagan algo que no le guste.

Recordó que cuando fue candidato a diputado federal en 1991, Basave aprovechó su relación con Colosio y con el ex gobernador Sócrates Rizzo para convertirse en su suplente, y una vez ganada la elección, le arrebató el escaño.

Contó que al llegar a la Cámara de Diputados, su curul estaba ocupada por Basave, a quien “al solicitar que me cediera el lugar, se negó a hacerlo. Yo le explicaba que no podía estar ahí y él, con soberbia descarada, le decía a los compañeros diputados que estaban a un lado que él iba a ser, que no se iba a mover… al ver ese acto tan bochornoso, decidí tomar protesta y pedir licencia de inmediato”.

Planteó el ex edil de Guadalupe que ese hecho lo convirtió en el primer Juanito de la historia política de Nuevo León.

Por otra parte, en el contexto de las negociaciones con el PAN, el PRD busca en Tlaxcala que la senadora Lorena Cuéllar sea la candidata a la gubernatura, por encima de la panista Adriana Dávila, quien sostiene que encabeza las encuestas de intención de voto y el blanquiazul puede ganar solo. La perredista también argumenta que lleva la delantera.

Mientras tanto, en Puebla, el gobernador Rafael Moreno Valle insiste en una coalición con el perredismo, pese a que la mayoría de las corrientes –con excepción de Nueva Izquierda, Galileos y Basave– se oponen por la política autoritaria del mandatario.

Entre ellas se encuentra Alternativa Democrática Nacional (ADN), una de las expresiones más fuertes, la cual ha enfatizado su rechazo a aliarse con grupos políticos locales que se caracterizan por ser represores de los derechos humanos y que en la mayoría de los casos se niegan a respetar las libertades políticas de los mexicanos.

Anoche, el Comité Ejecutivo Nacional del PRD retomó la discusión para tratar de alcanzar otros acuerdos, que incluyan Hidalgo y Tamaulipas o Tlaxcala y Puebla. Nueva Izquierda insiste en mantener en la mesa de negociación a la última entidad. De fructificar el diálogo se podrían alcanzar las seis alianzas previstas con el PAN. Ya fueron aprobadas las de Durango, Zacatecas, Veracruz y Oaxaca.

En cuanto a Tlaxcala, expresiones como ADN e Izquierda Democrática Nacional han insistido en que el escenario es complicado, debido a que el plazo legal para registrar una coalición venció el primero de enero, además de que la panista Adriana Dávila podría impugnar una candidatura común, en caso de no ser favorecida, porque ya se registró como precandidata del PAN.

En entrevista, Dávila insistió en que carece de lógica la intención de asociarse con el PRD en su estado. Recordó que la negociación de las alianzas ya pactadas se llevó a cabo por pares. Cuando se discutieron los casos de Durango y Zacatecas se decidió que el blanquiazul encabezara la del primer estado y que el PRD lo hiciera en el segundo.

En Veracruz y Oaxaca se tuvo un convenio similar. Acción Nacional abanderará en el primero y el perredismo en el segundo. En estas cuatro entidades el pacto fue posible porque los partidos tiene un peso electoral parecido. Pero no es lo mismo en Tlaxcala y Puebla.

Resaltó que lleva la delantera en los sondeos y si Moreno Valle está muy interesado en una alianza, que la haga en su estado, no a costa de Tlaxcala.

La senadora estimó que no prosperará ninguna negociación con el PRD en este caso. Si la dirigencia nacional panista estuviera de acuerdo en asociarse ya me hubieran entregado, puntualizó.

Por último, destacó que Acción Nacional definirá su candidatura a la gubernatura entre el 23 y el 25 de enero.