Cultura
Ver día anteriorSábado 19 de marzo de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Presentan Los mitos y sus tiempos, libro coescrito con su colega Luis Millones

El historiador Alfredo López Austin recibe homenaje por sus 80 años de vida

Me he dedicado a luchar entre lo que es mitofilia y no caer en la mitomanía, con todo el goce de mi vida; es un trabajo que sí doy gracias a los dioses por habérmelo dado, afirma el investigador

Foto
La presentación del libro Los mitos y sus tiempos: creencias y narraciones de Mesoamérica y los Andes, de Alfredo López Austin (Ciudad Juárez, 1936, en la imagen) y Luis Millones, publicado por Ediciones Era, sirvió de pretexto para que en el auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología, López Austin fuera ovacionado con motivo del cumpleaños 80 del investigador emérito de la UNAMFoto Héctor Montaño/ INAH
Ángel Vargas
 
Periódico La Jornada
Sábado 19 de marzo de 2016, p. 3

El historiador y antropólogo Alfredo López Austin (Ciudad Juárez, 1936) recibió la noche del jueves un homenaje por sus 80 años de vida.

Cuando terminó la presentación del libro Los mitos y sus tiempos: creencias y narraciones de Mesoamérica y los Andes, del que es coautor con su colega peruano Luis Millones, López Austin fue ovacionado en el auditorio Jaime Torres Bodet del Museo Nacional de Antropología.

El cumpleaños de López Austin, quien dijo que lo importante es continuar siendo feliz y gozar con su trabajo académico, fue el 12 de marzo.

Fue así como el investigador emérito del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) concluyó la noche del jueves su breve intervención durante la presentación del libro del cual es coautor, con el peruano Luis Millones, publicado por Ediciones Era.

A ese acto asistieron la familia, amigos, colaboradores y alumnos del maestro, quien es uno de los más eminentes estudiosos del pasado precolombino, experto en la cosmovisión mesoamericana y culturas indígenas de México.

Las autoridades de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encabezadas por su titular, Teresa Franco, aprovecharon la ocasión para celebrar a López Austin al final de la velada, con las tradicionales Mañanitas y un pastel, entre ovaciones del público para el homenajeado.

Emocionado, Alfredo López Austin agradeció a su esposa, Martha Luján, y a los presentes por compartir con él hombro con hombro este largo tiempo en su vida.

Quiero decir que son los que han contribuido a que yo pueda hacer feliz mi vida dedicándome, tras la abogacía, a lo que me da la gana. Y aunque ya con esto debería sentirme muy satisfecho, quiero pedir a todos estos colegas amigos que me han permitido seguir adelante, que continúen a mi lado.

En particular, dedicó palabras de agradecimiento y afecto a los investigadores Elisa Ramírez Castañeda y Leopoldo Trejo Barrientos, no sólo por haber accedido a presentar el libro, sino por ser alumnos, colaboradores y amigos ejemplares.

También externó gratitud y cariño a Luis Millones, por tantos años de colaboración y trabajos conjuntos, y en broma, le hizo un reproche calificando de totalmente falso lo que éste aseguró en su participación acerca de que los dioses mesoamericanos le habían impuesto, a López Austin, un sacrificio con su vocación.

Me he dedicado a esto luchando entre lo que es mitofilia y no caer en la mitomanía, no sé hasta qué punto, con todo el goce de mi vida. Es un trabajo que sí le doy gracias a los dioses por habérmelo dado; a veces, tal vez, los sacrificados son ellos cuando pasan por la pluma, pero no se puede negar que mi agradecimiento para todos es grande. Y así seguiré adelante, afirmó el investigador.

Huir de las luces y el escenario

Antes, Luis Millones inquirió a su colega mexicano los motivos para elegir su profesión. ¿No hubiera sido mejor proseguir como licenciado en derecho? Hay quienes han llegado a presidentes con ese título. Sucede que no podías hacerlo, porque tú no elegiste tu camino. La antropología y la historia te eligieron a ti.

Entre otras virtudes, el historiador peruano reconoció la paciencia con que López Austin atiende a sus alumnos, lo cual equiparó con la capacidad que tiene para abordar diversos temas y hacerlos simples para el auditorio.

Expresó también que Alfredo López Austin seguirá desplegando su trabajo por largo tiempo más.

No hay dioses más ansiosos de sangre que los mexicanos y aunque no quieras escribir o asistir a más actos académicos y sociales, yo sé que no es porque te sientas agotado, asentó.

Simplemente, huyes de las luces y el escenario, como todo gran actor veterano, que deja las tablas a los novatos y sigue detrás de las bambalinas dirigiendo las obras.