Espectáculos
Ver día anteriorSábado 19 de marzo de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Godot o ahora no hay de dónde asirse
Arturo Cruz Bárcenas
 
Periódico La Jornada
Sábado 19 de marzo de 2016, p. 5

Como los personajes de Samuel Beckett, los mexicanos esperan a Godot, obra en cuyos personajes insistentemente buscan un espacio para su encuentro fortuito con Godot, mientras el azar los lleva a encontrarse en el vértice del abismo, en un espacio poético temporal llamado teatro, con otros personajes que representan la decadencia y la maldad con que el ser humano trata a sus semejantes, expresó en entrevista José Luis Cruz, director de teatro.

Sólo durante dos días se podrá ver Esperando a Godot. Ayer fue la primera y hoy sábado se escenificará, a las 19 horas en el Multiforo Tlalpan.

Así, en esta creación aparecen dos de los personajes más emblemáticos del teatro contemporáneo: Estragón y Vladimir, dos marginales que inventan una serie de juegos para transitar por la vida y hacerla lo menos aburrida posible. Ellos esperan a Godot, que es la significación del tiempo, símbolo creado por el hombre para distraer su angustia provocada ante el abismo de encontrarse solo. Esa soledad es planteada por Samuel Becket en una de las obras más radicales jamás escrita en la historia del teatro.

Foto
El director teatral José Luis CruzFoto Carlos Cisneros

Parteaguas teatral

Esperando a Godot se escribió en los años 50 del siglo XX. Es teatro de posguerra, existencialista. La propuesta de José Luis Cruz es recrear el contexto que vivimos, el de la violencia, donde no hay de dónde asirse. La obra es un parteaguas de la dramaturgia y cima de la corriente del teatro del absurdo. Sus personajes encuentran una fuerza motriz que los mueve al conflicto, que no es convencional y canalizan la energía por medio de elementos cercanos al clown y la farsa.

La última función será hoy sábado, a las 19 horas en el Multiforo Tlalpan, ubicado en la esquina de San Fernando y calle Juárez, en el Centro de Tlalpan. La entrada es gratuita.