Mundo
Ver día anteriorJueves 9 de junio de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La CUP rechaza apoyar los proyectos de presupuesto del presidente Puigdemont

Se rompe alianza independentista en Cataluña

El Ejecutivo anuncia que en septiembre se someterá a una moción de confianza en el Parlamento

Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 9 de junio de 2016, p. 24

Madrid.

La alianza independentista de Cataluña se rompió este miércoles tras el rechazo de la izquierda radical a apoyar los presupuestos del gobierno, lo que provocó la primera crisis del actual Ejecutivo presidido por Carles Puigdemont, quien anunció que en septiembre entrante se someterá a una votación de confianza en el Parlamento.

La coalición de Junts pel Sí (integrada por la desaparecida Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Republicana de Cataluña) tuvo que retirar los presupuestos de gobierno tras el voto en contra de su hasta ahora aliado en el gobierno, la Candidatura de Unidad Popular, CUP.

Junts pel Sí y la CUP alcanzaron un acuerdo en septiembre pasado, después de varios meses de negociaciones en las que finalmente el partido popular y asambleario –CUP– decidió apoyar la formación de un nuevo gobierno, que tenía como objetivo primario convertir a esa región en una república independiente.

El pacto consistía en dos grandes rubros: el mapa de ruta para alcanzar la independencia, en el que se contemplaba una desconexión paulatina de las instituciones españolas para declarar la independencia unilateral de Cataluña; y otro con cariz social, sobre todo para fortalecer los servicios públicos y las políticas sociales con los más desfavorecidos.

El pacto se rompió precisamente en una de las sesiones más importantes del Parlamento catalán, cuando el gobierno pretendía aprobar sus primeros presupuestos en los que además de incluir novedades en cuestiones sociales y de servicios públicos, como concesión a la CUP, también se anunciaban algunos pasos importantes de cara al proceso de secesión.

A juicio de los dirigentes de la CUP esos pasos fueron insuficientes y aseguraron que en los presupuestos se sigue manteniendo una postura autonomista en lugar de apostar decididamente por la independencia. De esta manera, decidieron unirse a la oposición no independentista para rechazar los presupuestos con 72 votos en contra y 62 a favor.

En este escenario, Puigdemont anunció la cuestión de confianza para septiembre, en una sesión en la que se someterá a votación su propia investidura como presidente del gobierno catalán y de su programa. En caso de no superar la votación, el mandatario tendría que dimitir y se convocará a nuevas elecciones, que serían las terceras en cuatro años.

En su discurso, el presidente catalán acusó a los dirigentes de la CUP de ser desleales. Constatamos con tristeza y decepción que un grupo que gana las elecciones con 62 escaños puede retirar su candidato a la presidencia en aras del cumplimiento de un mandato, y un grupo con diez diputados no puede retirar una enmienda, a la totalidad a los presupuestos. No hay proporcionalidad, ni lógica, ni lealtad.