Cultura
Ver día anteriorViernes 10 de junio de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Inauguró exposición con nueve cuadros sobre un tema que cultiva desde hace 25 años

Las ciudades circulares de Emilio Payán habitan el Centro de Cultura Casa Lamm

Mi pintura es emocional, de lo que siento, de cómo veo los colores y la urbe, expresa

Foto
El pintor y director de Tiempo Extra Editores Emilio Payán Stoupignan (primero de la izquierda) en la apertura al público de su muestra Ciudades circulares, en el espacio cultural de Álvaro Obregón 99, colonia Roma. La exhibición concluirá el 8 de julioFoto Roberto García Ortiz
Merry MacMasters
 
Periódico La Jornada
Viernes 10 de junio de 2016, p. 4

Un pintor de emociones, impulsivo y metódico, así define Emilio Payán Stoupignan (CDMX, 1964) su quehacer estético.

Mi pintura es emocional, de lo que siento, de cómo veo los colores y la urbe, expresa el artista cuya exposición Ciudades circulares, de nueve cuadros, se abrió al público el pasado miércoles en el Centro de Cultura Casa Lamm.

“Primero –explica Emilio Payán en entrevista con La Jornada–, me enfrento sin miedo a la tela en blanco. Luego, aterra mucho tener un lienzo sin nada, digo, qué hago con esto. Sí tengo un boceto en mi cabeza, a veces de una fotografía de la ciudad o de una imagen de un periódico. En ocasiones empiezo con una mancha o a manera de collage al pegar papeles sin saber hacia dónde voy. Pego mucho papel, todos los cuadros tienen collage, es papel nepalés, de colores.

“Me gusta mucho usar collage, es una salida pintar con la materia prima, ponerle colores con ésta. El collage me entretiene y me relaja mucho. A veces empiezo pegando el puro papel y luego pinto. Para mí, el trabajo verdadero es la constancia. No se vale pintar un cuadro en un día, hay que darle, trabajarlo, depurar, volverlo a borrar y volverlo a pintar. Depurar, depurar y depurar hasta que te gusta, porque así salen los valores.

“Empiezo a veces con mucha mancha, ensuciando la tela nada más, a veces con collage y a veces dibujando, depende de mi humor y del estado de ánimo que tenga.”

La metrópoli ha sido el tema principal de Emilio Payán, director de Tiempo Extra Ediciones, desde hace 25 años. Sus ciudades, sin embargo, no son como las que habitamos hoy, que se caracterizan por ser grises, oscuras y contaminadas. Son urbes del pasado o del futuro.

Viraje hacia la abstracción

Con la muestra de Casa Lamm, Emilio Payán hace un viraje inesperado hacia la abstracción, de modo que sus torres con miles de ventanas ya no son tan evidentes en el último cuadro de la serie: Movimiento.

Al respecto, explica: “Fue el resultado de trabajar los cuadros, las formas, las ciudades, que se convirtieron en algo completamente abstracto. Estoy de acuerdo con el pintor Morandi, quien dijo: ‘no hay cosa más abstracta que la realidad’. Me encantan los pintores abstractos, entonces, al trabajar mis edificios, mis ciudades, mi búsqueda ha consistido en perder la forma para llegar a la abstracción completa”.

El estilo de Payán consiste en pintar cuadritos a colores, a partir de los cuales crea formas y arma todo el lienzo.

Para el pintor los cuadritos significan ventanas de miles de edificios que hay en la ciudad. En cada cuadrito viven personas, pero no se ven. Es un estilo propio que he encontrado y desarrollado con base en la educación visual que tengo. Al ver arte he creado mi propio estilo de pintura.

En el texto que Francisco Reyes Palma escribió para la exposición, se indica: Lo peculiar en el desarrollo de la pintura de Payán, sin embargo, no es sólo cómo de forma espontánea se relacionó con la historia del arte sino cómo se distanció de la educación formal del artista.

–¿Seguirá por un camino más abstracto?

–No lo sé con exactitud. Trabajar la pintura me llevará solito hacia un lugar que ignoro, pero el chiste es tener la constancia de pintar todos los días para que salga la creatividad en cualquier momento.

La exposición Ciudades circulares concluirá el 8 de julio en el Centro de Cultura Casa Lamm (Álvaro Obregón 99, colonia Roma).