Política
Ver día anteriorViernes 10 de junio de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Nadie puede ganar o gobernar solo ahora, señala Basave

Considera el PRD alianza con AN en 2018, o con Morena
Alma E. Muñoz
 
Periódico La Jornada
Viernes 10 de junio de 2016, p. 10

Engolosinados con el triunfo de las alianzas PAN-PRD en Veracruz, Durango y Quintana Roo, perredistas vislumbran la posibilidad de amarrar este tipo de acuerdos para los comicios de 2017 en Coahuila, Nayarit y principalmente estado de México. Incluso para 2018.

Y ante el empuje que Agustín Basave, presidente del partido del sol azteca, dio a estos acuerdos, dirigentes de corrientes empiezan a desestimar la posibilidad de que renuncie al cargo, aunque él aún valora si se mantiene. No obstante, hay coincidencia en que se requiere adelantar la renovación de la dirigencia nacional.

Entrevistado al término de una reunión con los distintos grupos del partido para empezar el balance de los recientes comicios, Basave se definió como aliancista, y aunque aseguró que es prematuro adelantar algo, señaló que en el PRD hay tres escenarios que plantean distintos grupos rumbo a 2018:

Una alianza de amplio espectro con el PAN, con un candidato externo, no aceptaríamos ir con un panista; un candidato propio que crezca o una alianza con la izquierda, con Morena, señaló.

Reiteró que nadie puede ganar ni gobernar solo ahora. “Estar en contra de las alianzas es estar en favor del PRI (…) En realidad, en el PRD casi no hay antialiancistas, la diferencia es alianzas con quién. Si la oposición va sola, el PRI gana caminando (…) Ellos quieren que en 2017 y 2018 la oposición se divida y se fragmente el voto”, afirmó.

–¿Se puede desdibujar el PRD sin alianzas?

–Se puede desdibujar si vamos solos. Es un análisis multifactorial.

En la reunión que tuvo lugar en la sede nacional del PRD, expresiones como Nueva Izquierda y Galileos consideraron que fue un error no haber hecho más acuerdos electorales con el PAN, como había propuesto Basave.

En Chihuahua y Tamaulipas, por ejemplo, donde los candidatos del blanquiazul triunfaron, los del PRD tuvieron resultados bajos. Al menos en el segundo estado no alcanzaron ni 3 por ciento de la votación.

A pesar de ello, la secretaria general del partido, Beatriz Mojica, al presentar un análisis preliminar de resultados, señaló que en estas elecciones se estabilizaron, en comparación con los resultados que tuvieron en 2015.

Expuso que en la Ciudad de México recuperaron más de 7 puntos; en Tlaxcala pasaron de 9 a 29 por ciento, en Durango subieron de 4 a 9 puntos, en Aguascalientes obtuvieron 12 mil votos más, en Hidalgo más de 20 mil y en Oaxaca aumentaron su votación en 30 mil sufragios, aunque en Puebla disminuyeron 15 mil.

En el encuentro, algunos perredistas deslizaron sus críticas a Morena y sus candidatos en Oaxaca y Tlaxcala por no haber declinado en favor de sus abanderados en esos estados, con lo cual, aseguraron, habrían obtenido el triunfo y no tendrían que luchar en tribunales por esas gubernaturas.