Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 10 de junio de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Apenas 20% de las rutas del Edomex, con un esquema estructurado: Centro Mario Molina

Transporte público deficiente eleva la contaminación en el valle de México

Peseros y microbuses aumentaron de manera desordenada y las unidades tienen más de dos décadas, señala

Disponibilidad de gasolina diésel baja en azufre, uno de los rezagos, indica

Foto
El Centro Mario Molina destaca la necesidad de estructurar el transporte masivo. La imagen, en la Ciudad de MéxicoFoto Yazmín Ortega Cortés
Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Viernes 10 de junio de 2016, p. 32

Entre los factores que explican los elevados niveles de contaminación en el valle de México está el deficiente transporte público, en particular del estado de México, pues apenas 20 por ciento de sus rutas responden a un esquema estructurado, mientras en la Ciudad de México la oferta de servicio eficiente es de 80 por ciento, afirma un análisis del Centro Mario Molina.

A pesar de esa disponibilidad, más de la mitad de los viajes se realizan en peseros y microbuses operados por particulares, cuyo crecimiento ha sido desordenado. Además, las unidades tienen una antigüedad de más de 20 años, son altamente contaminantes y tienen poca capacidad de traslado, señaló el organismo que ha colaborado con la Comisión Ambiental de la Megalópolis y varias de sus propuestas fueron retomadas en el diseño de la norma emergente anunciada al pasado lunes.

Sin embargo, advierte el centro que dirige el premio Nobel Mario Molina, la estrategia para mejorar la calidad del aire en el valle de México requiere medidas drásticas, algunas impopulares pero necesarias.

Como han señalado especialistas y académicos, la política debe abordar todas las fuentes de contaminación y resolver los rezagos, como la disponibilidad de gasolina diésel baja en azufre (DUBA), pendiente desde hace 10 años, porque Petróleos Mexicano (Pemex) incumplió los compromisos que le fijó la Norma Oficial Mexicana (NOM) en la materia y de ahí ha seguido una cadena de asuntos que no se han realizado por esta causa, como la actualización de la NOM sobre los límites de contaminantes para vehículos pesados nuevos.

El incumplimiento de Pemex también ha sido excusa para que fabricantes de motores retrasen la entrada de nuevas tecnologías de control de contaminación y emisiones de gases de efecto invernadero, porque requieren DUBA. Este combustible empezó a estar disponible en 2008, pero sólo en la frontera norte y las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey.

El posicionamiento del Centro Mario Molina también se refiere al impacto que ha tenido en la contaminación el crecimiento desordenado de la mancha urbana, con zonas donde las personas no tienen acceso cercano al transporte público, por lo que se han visto obligadas a comprar autos, generalmente viejos.

Nuevamente resalta la situación del estado de México, porque menos de 15 por ciento de la población tiene cerca de su vivienda el transporte público, mientras en la Ciudad de México el porcentaje es de 40.

El Centro Mario Molina resalta que para resolver el rezago en transporte público se requiere que en la siguiente década se invierta lo suficiente para lograr un aumento anual de los sistemas de transporte masivo de por lo menos 40 kilómetros, con mecanismos para la integración entre las rutas de la Ciudad de México y el estado de México y un modo de pago único, entre otros.