Ciencias
Ver día anteriorJueves 11 de agosto de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Investigación pone de relieve un nexo con los contaminantes ambientales

Descubren en perros posible pista sobre infertilidad en humanos

Detectan en alimentos comerciales para mascotas sustancias químicas con efecto dañino en la función del esperma

Cachorros machos de sementales afectados, propensos a criptoquidia

Foto
El perro puede ser de hecho un centinela para los humanos: comparte el ambiente, exhibe la misma gama de enfermedades, muchas con la misma frecuencia, y responde en forma similar a las terapias, señalan los investigadores. En la imagen, durante la reunión de san bernardos de la Fundación Barry en la montaña Stanserhorn, cerca de Stans, Suiza CentralFoto Ap
Harriet Line
The Independent
Periódico La Jornada
Jueves 11 de agosto de 2016, p. 8

La calidad del esperma en los perros ha decaído con rapidez en las tres décadas pasadas, descubrieron investigadores en un estudio que podría explicar el presunto declive en la fertilidad humana.

Los hallazgos han puesto de relieve un nexo potencial entre los contaminantes ambientales y la fertilidad, luego que científicos descubrieron en alimentos comerciales para mascotas sustancias químicas que tienen un efecto dañino en la función del esperma.

Investigadores de la Universidad de Nottingham creen que el estudio podría ayudar a explicar un descenso significativo que se ha reportado en la calidad del semen humano.

El doctor Richard Lea, conferenciante en biología reproductiva en la Escuela de Medicina y Ciencia Veterinaria de esa universidad y director de la investigación, señaló: “Es la primera vez que se ha reportado ese descenso en la fertilidad en perros machos, y creemos que se debe a contaminantes ambientales, de los cuales hemos detectado algunos en alimentos para canes y en el esperma y los testículos de los propios animales.

Si bien se requiere mayor investigación para demostrar un vínculo en forma concluyente, el perro puede ser de hecho un centinela para los humanos: comparte el mismo ambiente, exhibe la misma gama de enfermedades, muchas con la misma frecuencia, y responde en forma similar a las terapias.

El doctor Lea y su equipo recolectaron anualmente semen de entre 42 y 97 sementales caninos durante 26 años en un centro asistencial de crianza canina. Las muestras de semen se analizaron para evaluar el porcentaje de esperma que parecía normal y tenía la esperada pauta de motilidad (locomoción).

La motilidad del esperma decayó 2.5 por ciento anual entre 1988 y 1998, y luego a una tasa de 1.2 anual de 2002 a 2014.

La investigación, publicada en la revista Scientific Reports, también encontró que los cachorros machos engendrados por los sementales cuyo semen presentó deficiencia eran más propensos a la criptoquidia, condición en la que los testículos no descienden apropiadamente hacia el escroto.

El doctor Lea indicó que las condiciones genéticas no eran la causa, porque la investigación se realizó durante un periodo relativamente breve. Expresó que el estudio deja abierta la pregunta de si un efecto similar se podría observar en la fertilidad masculina humana.

El presunto descenso en la fertilidad masculina es un tema controvertido en la ciencia; muchos critican la variabilidad de datos en los estudios.

Sin embargo, el doctor Lea aseguró que el estudio de Nottingham aporta un conjunto único de datos confiables de una población controlada, que no fue afectado por factores como métodos de laboratorio, capacitación del personal técnico o mejoramiento del control de calidad en el curso de los años, los cuales podría haber causado variaciones en los resultados.

Allan Pacey, vocero de la Sociedad Británica de Fertilidad, comentó que los resultados reflejan lo que otros han dicho que podría haber ocurrido en el macho humano en el reciente siglo.

Añadió: “Aunque cierta evidencia en disputa sugiere que la calidad del esperma humano ha mermado en forma significativa, este estudio reviste interés particular en cuanto los resultados sugieren un aumento en los problemas de los testículos en los perros y un descenso en el número de hembras caninas nacidas en el periodo de estudio. Además, también se detectaron concentraciones de algunas sustancias químicas del ambiente en los testículos del perro, así como en alimentos comerciales caninos.

“Como los perros comparten el hogar humano, esto podría indicar que pudieran ser un modelo útil para detectar posibles amenazas a la salud reproductiva humana.

A partir únicamente de estos resultados, no podemos determinar el impacto que pudieran tener en la salud pública humana. Por tanto, estos datos deben ser interpretados con cautela y utilizados para guiar estudios posteriores.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya