Política
Ver día anteriorMartes 16 de agosto de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se les amenaza y hasta mata para que no ejerzan sus derechos

Violencia política pone a las mujeres en una terrible posición de vulnerabilidad
Foto
Sometidas a gritos y humillaciones, antes las mujeres no denunciaban, porque incluso lo consideraban normal, expuso la legisladora Yolanda de la TorreFoto Alfredo Domínguez
Enrique Méndez
 
Periódico La Jornada
Martes 16 de agosto de 2016, p. 12

En México persisten distintas formas de violencia hacia las mujeres, en especial de carácter político, para impedir que ejerzan sus derechos, expuso la senadora Yolanda de la Torre Valdez, del PRI.

Ayer, durante el foro Alianza para el gobierno abierto: equidad de género, la legisladora sostuvo que se han documentado más de 60 casos de violencia política, donde a las mujeres se les coloca en una terrible situación de vulnerabilidad.

Refirió que cuando alguien se pregunta si la violencia política es real, la respuesta es: sí, sí pasa. En Tabasco, Liliana Madrigal quiso ser alcaldesa de Centro, donde se encuentra Villahermosa, por el Partido Revolucionario Institucional, pero por su condición de mujer y su color de piel fue objeto de descalificaciones durante la campaña.

También, dijo, está el caso de la alcaldesa perredista de Temixco, Gisela Mora, asesinada en su domicilio, y las amenazas contra la panista Hilda Medina Macías, precandidata a la alcaldía de Aguascalientes, a quien le fue dejada una corona funeraria a la puerta de su casa.

Las hacen renunciar

A otras mujeres, alcaldesas, las han hecho renunciar para que llegue un varón; las amenazan, acosan, amedrentan e inclusive contra su vida y la seguridad personal de sus familias.

Otros casos, indicó, son de violencia obstétrica, que forma parte de la agenda del Senado para tipificarla en la ley. Va desde la atención con dignidad en el embarazo hasta el alumbramiento, donde se les somete a gritos, humillaciones terribles, y antes las mujeres no lo denunciaban, porque incluso lo consideraban normal.