Directora General: Carmen Lira Saade
Director Fundador: Carlos Payán Velver
Director: Iván Restrepo
Editora: Laura Angulo
Número Especial diciembre enero 2017 No 209

Los mamíferos marinos del
archipiélago de Revillagigedo

Ximena Trejo Albarrán y Luis Medrano González
Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Autónoma de México
Correos-e: mema260891@hotmail.com y medranol@ciencias.unam.mx

Jorge Urbán Ramírez
Departamento de Ciencias Marinas y Costeras,
Universidad Autónoma de Baja California Sur

Correo-e: jurban@uabcs.mx

Lisa Ballance
Southwest Fisheries Science Center,
National Oceanic and Atmospheric Administration

Correo-e: lisa.ballance@noaa.gov


Cría de ballena jorobada en los alrededores de la isla Socorro Foto: Jorge Urbán

Los mamíferos marinos son animales con poblaciones relativamente pequeñas, tasas de reproducción lentas, hábitos moldeables por el aprendizaje y la memoria y que migran a través de amplias regiones. Estas razones las hace vulnerables ante actividades humanas en el mar. En el archipiélago de Revillagigedo pueden encontrarse 26 o 27 especies de mamíferos marinos: seis ballenas, tres cachalotes, cinco zífidos, 12 delfines y un lobo marino.

Los mamíferos más abundantes y comunes son la tonina (Tursiops truncatus), el delfín listado (Stenella coeruleoalba), el delfín moteado (Stenella attenuata) y la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae). Esta última es una especie migratoria y arriba alrededor de las islas durante el invierno en su fase de reproducción: parto y crianza de los recién nacidos, seguidas del apareamiento.

Alrededor de la isla Socorro se han observado ocho especies de mamíferos marinos incluyendo a la ballena gris (Eschrichtius robustus), la orca (Orcinus orca) y el lobo marino de California (Zalophus californianus). Los mapas de distribución global no predicen la ocurrencia de esta especie. La diversidad de los animales en esta isla ha variado a través de los años; posiblemente esté asociada a cambios ambientales de largo plazo, como la oscilación decadal del Pacífico, un evento de variaciones de la temperatura superficial del mar.

A diferencia del patrón de toda la región, alrededor de la isla Socorro las especies más abundantes y comunes son la tonina, la ballena jorobada y el zifio de Cuvier (Ziphius cavirostris), una especie en general poco abundante y rara, desconocida en México.


Ballenas jorobadas madre y cría Foto: Jorge Urbán

La presencia común del zifio de Cuvier sugiere que las cercanías de las islas pueden ser un hábitat importante para esta especie. La ocurrencia de algunas especies alrededor de las Revillagigedo parece asociarse a la crianza y eso se ha registrado para la ballena jorobada, la tonina, la orca y la orca falsa (Pseudorca crassidens). La tonina es una especie abundante y común en toda la región de Revillagigedo, especialmente en los alrededores de las islas, probablemente el único en verdad residente de la región. En el caso de la isla Socorro se trata de una población de poco menos de 400 individuos.

Las Revillagigedo son el destino de reproducción de una población de ballenas jorobadas distinta a las ballenas que se reproducen en las costas de México y América Central. De acuerdo con estudios de fotomarcaje y radiomarcaje, las zonas de alimentación de estas ballenas en el Pacífico norte se encuentran entre las costas del Golfo de Alaska centro-occidental y las islas Aleutianas. Cada invierno, estas ballenas arriban a los alrededores de las islas de Revillagigedo durante diciembre y enero, y regresan a sus zonas de alimentación en mayo.

Las Revillagigedo se encuentran en una franja de latitud similar a las islas Hawai y la costa pacífica de México en donde la temperatura del agua es adecuada para las ballenas jorobadas recién nacidas (±25 °C), y en donde las aguas aledañas a las islas proveen refugio contra depredadores y oleajes severos. Típicamente, una hembra adulta que se aparea y queda preñada en el invierno alrededor de las Revillagigedo, viaja a sus zonas de alimentación de verano entre Alaska y las islas Aleutianas para parir a su cría de regreso en las Revillagigedo luego de 10-11 meses de preñez. Los recién nacidos nacen hacia el final del invierno y son criados hasta abril o mayo para luego ser llevados de regreso a las zonas de alimentación en donde son destetados a los 6-10 meses de edad.


Zifio de Cuvier Foto: E. R. Arroyo

Estudios de genética indican que la población de ballenas jorobadas de las islas Revillagigedo se originó durante el último periodo de deglaciación (entre 10 mil y 6 mil años), cuando el incremento de la temperatura abrió sus actuales zonas de alimentación entre Alaska y las islas Aleutianas. La abundancia de esta población se ha estimado en poco más de tres mil individuos y aparenta tener una tasa de nacimiento relativamente alta que se debe, al menos en parte, al estado casi prístino de las zonas de reproducción en las Revillagigedo.

Debe tenerse cuidado de que la industria turística alrededor de las Revillagigedo no convierta esta zona en uno de los tantos sitios en México y el mundo donde las ballenas jorobadas son acosadas y tienen afectaciones como el ruido o heridas causadas por embarcaciones e infecciones de la piel. La región tiene una alta prioridad de conservación. Por eso debe dársele más atención y vigilancia, especialmente ante la creciente actividad turística. Hoy celebramos que el archipiélago de Revillagigedo sea Patrimonio Mundial Natural. Pero nos queda todavía mucho por conocer de su riqueza biológica y asegurar que siga siendo tal, sin menoscabo de un disfrute humano de la naturaleza legítimo y respetuoso.

Números anteriores

Correos electrónicos: