Directora General: Carmen Lira Saade
Director Fundador: Carlos Payán Velver
Director: Iván Restrepo
Editora: Laura Angulo
Número Especial diciembre enero 2017 No 209

Los peces del archipiélago de Revillagigedo

Manon Fourriére
International Studies in Aquatic Tropical Ecology (ISATEC)
University of Bremen, Bremen, Germany

Correo-e: manon.fourriere@gmail.com

Omar Domínguez Domínguez
Laboratorio de Biología Acuática, Facultad de Biología,
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Michoacán, México

Correo-e: goodeido@yahoo.com.mx

Arturo Ayala Bocos
Ecosistemas y Conservación: Proazul Terrestre AC,
La Paz, Baja California Sur, México

Correo-e: artboc@yahoo.com


Peces ángel Foto: Rodrigo Friscione Wyssmann

Debido a su localización en el Pacífico oriental tropical, el archipiélago de Revillagigedo tiene una gran conectividad con otras islas oceánicas y con el resto del Pacífico. La corriente de California proveniente del norte y la corriente norecuatorial del este, impulsan la presencia de diferentes especies marinas migratorias. En total, en las aguas azules que rodean las islas se pueden encontrar aproximadamente 389 especies de peces, entre ellas 28 de tiburones. Como los curiosos tiburones sedosos (Carcharhinus falciformis) y galápagos (Carcharhinus galapagensis), las majestuosas escuelas de tiburón martillo (Sphyrna lewini), el gran porte del tiburón puntas plateadas (Carcharhinus albimarginatus) y el pez más grande del mundo y visitante invernal a las islas: el pez ballena (Rhincodon typus), que puede alcanzar hasta 20 metros de largo.

Además se han encontrado al menos ocho especies de rayas y torpedos, de las cuales las mantas gigantes (Manta birostris) son por mucho las más carismáticas; hermosos animales que surcan las aguas como si volaran, transmitiendo una gran calma a todos los buzos que son atraídos cada año a estas islas para admirar estos mágicos animales.

Estos peces cartilaginosos comparten el escenario con aproximadamente 352 especies de peces óseos, entre ellas las rémoras, que aprovechan el viaje y van pegadas a las mantas en todo momento. Igualmente el ángel clarión (Holacanthus clarionensis) y la mariposa de nariz negra (Johnrandallia nigrirostris), los cuales forman agregaciones a manera de estaciones de limpieza, usadas por infinidad de especies para deshacerse de los molestos ectoparásitos (que se asientan en la piel o escamas) que los acosan.

La presencia de estos peces es de gran importancia en el archipiélago pues las mantas visitan los arrecifes exclusivamente para tomar su sesión de limpieza con el hermoso pez ángel de Clarión.

Los peces que habitan el archipiélago tienen su origen en diferentes regiones del mundo: algunas especies presentan amplia distribución a lo largo del Pacífico tropical de América, desde México hasta Perú. Otras son propias de aguas más frías, que gracias a la influencia de la corriente fría de California hace posible su presencia en éstas. Otro grupo son viajeros que provienen del otro lado del Pacífico. Por ejemplo Hawai e Indopacífico, algunas de las cuales solo han sido reportadas en este rincón del país. Es el caso del pez mariposa de Meyer (Chaetodon meyeri).


Morenas Foto: Rodrigo Friscione Wyssmann


Jureles Foto: Rodrigo Friscione Wyssmann

Otro grupo exclusivo del archipiélago son las aproximadamente 16 especies endémicas, que no habitan en ninguno otro lugar del mundo. Organismos de especial belleza y majestuosidad son los peces pelágicos, que viven en la columna de agua y se acercan a los arrecifes en busca de alimento, refugio o limpieza. Durante las inmersiones de buceo se pueden llegar a observar atunes más grandes que una persona, escuelas de miles de jureles plateados (Caranx sexfasciatus) que rodean a los observadores y jureles boca de algodón (Uraspis helvola). De igual forma existen peces arrecifales de gran colorido y belleza. Como las escuelas de cirujanos cola amarilla (Prionuris laticlavus) alimentándose de las algas adheridas a las rocas; los elegantes ídolos moros (Zanclus cornutus), las inmensas morenas verdes (Gymnothorax castaneus), los curiosos peces globo (Arothron meleagris), los agresivos peces damisela, quienes defienden sus nidos de los intrusos, y muchas otras especies. Dentro de las familias más importante del archipiélago destacan los jureles (23 especies), las cabrillas (21), los peces voladores (20), las morenas (19) y las señoritas (16).

La lejanía de las islas de la costa del Pacífico mexicano ha generado un proceso de aislamiento reproductivo entre especies de amplia distribución, lo cual potencia la importancia de las islas en el mantenimiento no solo de la riqueza y diversidad taxonómica de especies del archipiélago, sino de un acervo genético único de las especies que lo habitan, algunas de ellas incluso reconocidas ya como subespecies. Más aun: se demostró la existencia de especies que aún son desconocidas para la ciencia. Es decir que aún no han sido descritas. De lograr hacerlo, aumentarían de manera importante el número de especies endémicas del archipiélago.

Varios científicos de todo el mundo tienen hoy gran interés en estudiar la gran diversidad de peces, tiburones y mantas del archipiélago. Dentro de esto, un aspecto que se debe resaltar es el creciente interés de científicos mexicanos que realizan investigaciones en el archipiélago. En conjunto con organizaciones no gubernamentales, la Secretaría de Marina y la propia administración del parque generarán datos nuevos que sirvan de insumo para las estrategias futuras de conservación de este patrimonio mundial.

Es muy importante continuar con la búsqueda de soluciones sostenibles para poder seguir disfrutando de la gran diversidad y belleza de este archipiélago mexicano. A veces llamado las Galápagos mexicanas, y ahora Patrimonio Mundial Natural de la Humanidad.

Números anteriores

Correos electrónicos: