Cultura
Ver día anteriorMartes 29 de noviembre de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
FIL 30

Ocho ganadores del Alfaguara de novela responden a la pregunta, ¿existe AL?

Latinoamérica es un subcontinente de soledad, considera Elena Poniatowska

Salvo Cuba, el analfabetismo aísla a millones de personas de los libros y el conocimiento escrito, señala

Repercuten la elección de Trump y la muerte de Fidel, opina Laura Restrepo

Foto
La escritora colombiana Laura Restrepo, flanqueada por sus colegas Elena Poniatowska (México) y Santiago Roncagliolo (Perú), durante la reunión que sostuvieron ocho galardonados con el Premio Alfaguara de NovelaFoto Arturo Campos Cedillo
Juan Carlos G. Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 29 de noviembre de 2016, p. 5

Guadalajara, Jal.

La voz de Elena Poniatowska fue firme al responder la interrogante que reunió a ocho galardonados con el premio Alfaguara de novela, convocados para que contestaran en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara si América Latina existe: Es un continente de soledad, dijo la periodista y escritora.

Señaló que, salvo Cuba, esa soledad se manifiesta, por ejemplo, en un porcentaje muy alto de analfabetismo, lo que aísla a millones de personas no sólo de los libros y el conocimiento escrito, sino hasta de las nuevas tecnologías de la información.

En una encuesta de hogares de 2013, más de 40 millones de personas adultas declararon no saber leer ni escribir. La inmensa deuda social y educativa de América Latina aún no se salda ni tiene para cuándo, deploró la ganadora del Premio Cervantes en 2014.

De alguna manera los ocho galardonados con el Premio Alfaguara de Novela representaron la variopinta región de soledad descrita por Poniatowska, en una edición de la FIL en la cual América Latina es invitada de honor.

Memoria contra el olvido

Laura Restrepo, de Colombia, al hablar de la existencia de América Latina, dijo que dos acontecimientos recientes repercuten de manera muy directa: la elección de Donald Trump y la muerte de Fidel Castro.

El primero, un circense jinete del Apocalipsis que si lo dejan hacer lo que quiere traerá consigo un viento final, que todo lo arrasa. El segundo, Fidel, la encarnación gloriosa y a la vez dolorosa de la limitación en los intentos por remplazar el viento final por sombra de esperanza, señaló.

Xavier Velasco, ganador en 2003, en ese tenor habló de Trump desde una perspectiva en favor de los inmigrantes.

Creo en esos hombres y esas mujeres que se han saltado el muro como han podido y han ido a colonizar Estados Unidos, un país con el que más tarde o más temprano nos vamos a quedar, dijo.

Juan Gabriel Vásquez, ganador en 2011 del premio Alfaguara, describió a la región como viva dentro de los libros, en sus novelas, en sus mejores crónicas.

La literatura dio al continente latinoamericano una memoria y una historia en países como los nuestros, que son curiosamente dedicados al olvido, a la desmemoria y a la distorsión de la historia.

En esa charla también participaron el argentino Eduardo Sacheri, ganador en 2016; el nicaragüense Sergio Ramírez, galardonado en 1998, y el peruano Santiago Roncagliolo, reconocido en 2006.

México adoptaba todo; aquí estábamos todos, creo que adquirieron esa idea de América Latina en México y es aquí donde dejaron de ser chilenos, dejaron de ser argentinos, nicaragüenses o cubanos y se convirtieron en latinoamericanos y en gente que tenía un plan común, dijo Santiago Rocangliolo.

Sobre el mismo tema del exilio y el encuentro con la identidad latinoamericana, el ganador de 2009, Andrés Neuman, dijo que en el subcontinente sus indígenas ha sido dos veces expoliados, sus periodistas acribillados a micrófono abierto y sus estudiantes desaparecidos en la noche de la impunidad.