Política
Ver día anteriorJueves 22 de diciembre de 2016Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se incrementa el número de hombres afectados: Unodc

Mujeres y niñas representan 75% del tráfico de personas

El problema es favorecido por guerras y regímenes terroristas

Foto
Performance con el título Rompiendo la impunidad, realizado en los límites del estado de México y la Ciudad de México, para exigir un alto a la violencia contra las mujeres y los feminicidiosFoto Jair Cabrera
Dpa
 
Periódico La Jornada
Jueves 22 de diciembre de 2016, p. 10

Nueva York.

Casi tres cuartos de las víctimas del tráfico de personas en todo el mundo son niñas y mujeres, de acuerdo con un nuevo informe de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) presentado ayer en Viena y Nueva York.

Del total de afectados, 51 por ciento son mujeres adultas y un 20 por ciento menores de edad. También aumentó el número de hombres adultos traficados: del 13 por ciento de 2004 se pasó al 21 por ciento 10 años después. Al igual que en un informe difundido hace dos años, casi un tercio de todas las víctimas son niños.

El tráfico para la explotación sexual y el trabajo forzado sigue siendo lo más frecuente, pero muchas personas también son obligadas a mendigar o a estafar, o son víctimas de casamientos forzados o de pornografía, explicó el director de la Unodc, Yuri Fedotov, en la presentación del informe. Fedotov indicó que el tráfico de personas se ve favorecido frecuentemente en conflictos y regímenes terroristas. La fuerte presencia militar suele demandar mucha fuerza de trabajo y trabajadores sexuales.

El informe abarca 63 mil 251 casos entre los años 2012 y 2014. En ese periodo fueron detenidos 14 mil 191 traficantes. El informe aún no incluye datos de traficantes de personas en relación con los movimientos migratorios de 2015 y 2016.

El martes, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por primera vez una resolución sobre la trata de personas en zonas de conflicto, en la que se anima a los países a definir esta práctica como delito, proteger a las víctimas y enjuiciar a los traficantes.