Ciencias
Ver día anteriorMartes 10 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Consideran a esos campos elementos de progreso para el siglo XXI a escala internacional

Buscan colocar a México como líder de AL en óptica y fotónica

Presentan mapa de ruta para desarrollar una nueva línea de producción que impacte la economía, asegura Luis Orozco, investigador de la Universidad de Maryland y miembro de la AMC

Foto
Las naciones con habilidades en la óptica y la fotónica estarán mejor posicionadas para el futuro cada vez más tecnológico, afirma The International Society for Optics and Photonics. La imagen, tomada de Hacia un México más brillante: mapa de ruta de la óptica y fotónica/ CIO
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de enero de 2017, p. 2

Hacia un México más brillante: mapa de ruta de la óptica y fotónica es una iniciativa que busca impulsar estas dos disciplinas y colocar a México como líder latinoamericano de la industria en esas áreas.

Se trata de un plan para desarrollar una nueva línea de producción y de comercio que impacte en la economía y vida del país, resaltó Luis Orozco, investigador del Departamento de Física de la Universidad de Maryland y miembro correspondiente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), quien participó en la elaboración de esa iniciativa.

El ejemplo que nos dijeron en ProMéxico cuando empezamos a colaborar fueron los planes nacionales que dieron origen en el país a la industria aeronáutica (Plan de Vuelo Nacional) y la aeroespacial (Plan de Órbita), las cuales comienzan a tener un desarrollo exitoso en Querétaro con impactos en otros sitios, como el desarrollo del mayor centro de mantenimiento del mundo para aviones en Chihuahua (Plan de Vuelo Chihuahua). En este caso identificaron a la óptica y fotónica como sectores de grandes oportunidades, añadió el científico, quien enfoca su trabajo a la óptica cuántica y a la espectroscopia láser.

Oportuno aprovechar las capacidades en este campo

Sostuvo que aun cuando la industria mexicana en general es amplia y diversa y de muy alta calidad, la de la fotónica no existe en México, por lo que consideró oportuno y necesario aprovechar las capacidades que tiene el país para avanzar en este sector, considerado a escala internacional elemento de desarrollo para el siglo XXI y de importancia para la competitividad futura.

El mapa de ruta es el primer producto de la Iniciativa Mexicana de Fotónica (IMF), plan que contempla la creación del clúster mexicano de esa área, que a su vez busca integrar un instituto orientado a resolver problemas de la industria con contratación directa; el primer láser de ultra-alta potencia del país y diversos centros de certificación para las tecnologías fotónicas.

La iniciativa mexicana ha sido muy bien recibida por organizaciones como la International Commission for Optics (ICO), The Optical Society, The International Society for Optics and Photonics, y la Red Iberoamericana de Óptica (RIAO), que esperan pueda servir de referencia a futuras acciones similares que emprendan otros países de la región latinoamericana y observen la manera de cómo se integran las tendencias mundiales en estas áreas.

Eric Rosas, investigador del Centro de Investigación en Óptica, actual vicepresidente designado de la RIAO se integró el grupo que realizó el mapa de ruta y afirmó que la idea de elaborar el proyecto, presentado en noviembre pasado, nació después de conocerse que en otras regiones del mundo han llevado a cabo ejercicios pioneros en este sector.

En el mapa de ruta se citan dos experiencias anteriores: la de Estados Unidos, por medio de la National Fotonic Iniciative, y la de la Unión Europea, mediante la European Technological Plattform Photonics21. En ambos casos se estudió cuál era la repercusión de la óptica y la fotónica en sus respectivas economías y hallaron que eran clave en la integración de muchos productos en otros sectores, como el de telecomunicaciones, aeronáutico, alimentario, automotriz, electrónica y salud. Estas dos grandes economías se dieron cuenta que era tan importante el desarrollo de estas dos disciplinas que de no impulsarlas podía desplazarlas del liderazgo económico del mundo.

Rosas admitió que era fundamental saber qué pasaba con nuestro sector. Tras los análisis se conoció el alto potencial que presentaba desarrollar la óptica y la fotónica, y fue por ello que se creó el mapa de ruta. El trabajo comenzó en 2014 con la participación de ProMéxico, agencia de promoción de comercio exterior y atracción de inversión extranjera directa (fideicomiso de la Secretaría de Economía) y el ICO, por medio de su Comité Territorial de Óptica de México, representado por la Academia Mexicana de Óptica.

Entre las consideraciones que expuso Eric Rosas sobre el valor de esta industria están una importante cantidad de cadenas de valor productivo que pasan por muchos países, entre ellos México, y varios de esos sectores están atravesados por la óptica y la fotónica.

Trasnacionales como Daewoo, Samsung, Sony, todas las armadoras de vehículos, General Electric, Philips, en sus diversos sectores, tienen proveedores mexicanos o asentados en México, y aunque sus productos a veces terminen de ensamblarse en otros lados, pasan por nuestro territorio.

Se ve como una oportunidad, pero realmente existe una necesidad de impulsar la fotónica con el fin de que crezca de manera ordenada, tenga un ecosistema favorable y, sobre todo, para que el modelo que se ha ensayado con éxito, el de la manufactura avanzada, el de la mano de obra calificada, pueda transitar a un mejor escenario, el del diseño y la creatividad para la generación de innovaciones, entendida como productos en el mercado.

Agregó que la fotónica no sólo es nueva para México, sino para todo el mundo, y ambos campos han encontrado diversas aplicaciones que están sustituyendo a tecnologías anteriores, como las mecánicas, electrónicas, híbridas, y esto se observa en todos los aparatos: teléfonos inteligentes, cámaras de video, fotografía, sensores de imagen, de detección, etcétera.

De no aprovechar la oportunidad México perdería muchos de los eslabones de las cadenas productivas mundiales. En otras palabras, quedaría fuera de este mercado enorme que crece a un ritmo vertiginoso y sostenido, concluyó.