Economía
Ver día anteriorMiércoles 11 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El espacio de los programas sociales es importante en el presupuesto, afirmó Meade

Se agota la posibilidad de usar el gasto público para el desarrollo

México regresa a generar un superávit primario estable y decreciente, dijo el secretario de Hacienda

En lo fiscal debemos tener reflejadas políticas que coadyuven a la inclusión, indicó

Foto
El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, durante la presentación de los Estudios económicos de la OCDE, México 2017Foto Yazmín Ortega Cortés
Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Miércoles 11 de enero de 2017, p. 16

La posibilidad de que México aproveche el gasto público como una palanca del desarrollo se empieza a agotar, reconoció este martes José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público, durante la presentación de un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En la composición del gasto público y en los grados de libertad que el país tiene en su presupuesto, el espacio que ocupan los programas sociales tiene un papel importante, respondió José Antonio Meade, luego de que –en el mismo encuentro– Gurría señaló que el gasto social para combatir la pobreza en México es bajo.

México enfrenta retos importantes; se tiene que ir ajustando a lo que ocurre con sus grandes variables, y está inmerso en un proceso de transformación en el sector energético que hoy se ha visto presionado por circunstancias que nada tienen que ver con la reforma y que se reflejan de manera natural en el precio de las gasolinas, sostuvo en la presentación del reporte Estudios económicos de la OCDE, México 2017, en una ceremonia en el Palacio Nacional en la que estuvo presente José Ángel Gurría, secretario general del organismo multilateral.

El titular de Hacienda sostuvo que México dispone de tres palancas para impulsar el crecimiento: la fiscal, la monetaria y las reformas estructurales. Cada una de ellas, apuntó, tiene sus límites y sus tiempos, dijo.

“México tuvo espacios fiscales –posibilidad de aumentar su gasto público– que aprovechó, que aprovechó bien, que fueron importantes, que lo hizo al tiempo que lo hacía el resto del mundo y buscó en lo fiscal que el gasto público apuntalara los espacios del crecimiento, en un contexto donde enfrentábamos una demanda agregada débil” a consecuencia de la crisis económica de 2008-2009.

Hoy, el ciclo y la posibilidad de aprovechar el gasto público como palanca de desarrollo se empiezan a agotar. México regresa a generar un superávit primario (diferencia entre ingreso y gasto público antes del pago de intereses de la deuda) y a mantener una deuda, como porcentaje del producto interno bruto, estable y decreciente. Y busca hacer de su palanca fiscal una palanca que ayude a lo que la OCDE hoy nos recomienda, que es justamente que en lo fiscal tengamos y encontremos reflejadas políticas que coadyuven en los espacios de inclusión, agregó.