Espectáculos
Ver día anteriorJueves 19 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Antonio Ortega es el único diseñador latinoamericano en la Semana de la Alta Costura

Ya no hay dictadores en la moda; ahora cada uno busca su identidad, dice mexicano en París
Foto
Parte de la colección Híbrido, el martirio de la belleza, que presentará Antonio Ortega. La imagen, tomada del Instagram del diseñador
Afp
 
Periódico La Jornada
Jueves 19 de enero de 2017, p. 4

París.

Antonio Ortega es el único diseñador latinoamericano presente en la Semana de la Alta Costura en París. Ambicioso en su trabajo, muestra con orgullo y suma delicadeza las creaciones de su próximo desfile y afirma: Ya no hay dictadores en la moda.

Siempre quise estar en lo más alto y ser la fuente de inspiración, señaló en entrevista este mexicano que vive en Montreal para explicar cómo ha logrado estar presente seis veces consecutivas en la cita más prestigiosa de la moda, al margen del programa oficial. La perseverancia es la clave, precisa.

Sus raíces mexicanas son palpables en su nueva colección, Híbrido, el martirio de la belleza, inspirada en los años 30 y la religión, que busca extraer del sufrimiento la belleza, como en el caso del ícono que es Jesús.

Agresividad

Sus creaciones reflejan la agresividad, destacando un aspecto mórbido mediante cortes realizados con navajas que en ocasiones dejan entrever la piel, a modo de latigazos.

Aunque el tema es el dolor y la tristeza, Ortega juega con los colores vivos para imprimir optimismo y vitalidad, como un vestido de noche, azul eléctrico, ornamentado con unas láminas coloridas cortadas con láser, inspiradas en los vitrales de las iglesias.

Una de mis fuerzas (...) es que viví tres culturas: la mexicana, la francesa y la canadiense, cuyas riquezas reivindica, afirma.

En América Latina los diseñadores podrían hacerse un hueco en las pasarelas internacionales si exhibieran el orgullo cultural, en vez de buscar parecerse a lo que viene de fuera, opinó. Tienen que ser conscientes de que hay talento y capacidad, como sucede en el cine y la música.

De padres mexicano-españoles, Ortega nació en Morelia y es el benjamín de 15 hermanos. Se formó en México y fue responsable de estilismo de la cadena Televisa. Cautivado por la alta costura, partió en 2001 a París, donde estudió en la escuela de diseño Chardon Savard y trabajó junto al creador Dominique Sirop, antes de fundar su propia marca.

Entiende la moda como un reflejo del movimiento social y su diagnóstico del mundo actual es que se ha vuelto tan cosmopolita, que las influencias de las pasarelas ya no son tan marcadas. Ya no hay dictadores que imponen hoy el rojo y mañana el amarillo, aseguró. Ahora cada uno busca su identidad, permitiéndose combinar estilos, calidades y lo que le venga en gana. Por eso mi colección se llama híbridos.

Asegura que siempre está buscando lo que no existe y admite que le hubiera gustado inventar el traje –es un gran admirador de la técnica artesanal del basteado que ya casi no se utiliza–, o el uniforme militar, por su estructura y su fuerza.

Ferviente defensor de la diversidad cultural, no duda en arremeter contra el próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que promete levantar un muro en la frontera con México y una férrea política contra los migrantes.

El querer imponer el regreso a un tiempo que ya no existe y que jamás va a existir; se me hace una dictadura, aseguró.

La diversidad cultural no tiene que dar miedo, al contrario, es una fuerza.

El desfile de Ortega en la Semana de la Alta Costura tendrá lugar el 25 de enero.