Economía
Ver día anteriorViernes 20 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Seremos un país seguro que controla su propio destino, afirmó ayer en el Foro de Davos

En un ambiente hostil la ministra británica buscó calmar a la élite

Grandes bancos saldrían de Iglaterra ante el riesgo de perder autorización para operar en la UE

Foto
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ayer en el Foro Económico Mundial, en DavosFoto Xinhua
Afp, Xinhua, Pl y Dpa
 
Periódico La Jornada
Viernes 20 de enero de 2017, p. 20

Davos, Suiza.

La primera ministra británica, Theresa May, intentó el jueves sosegar a la élite económica mundial en Davos, al afirmar que su país defenderá el libre mercado, el libre comercio y la globalización, dos días después de anunciar una dura salida de Reino Unido de la Unión Europea, hecho conocido como Brexit.

En un mensaje especial pronunciado este jueves en la principal sala del Palacio de Congresos del Foro Económico Mundial en Davos, en un auditorio pletórico y ante una audiencia hostil, May afirmó a los líderes empresariales y políticos: Seremos un país seguro que controla su propio destino.

Las empresas, grandes o pequeñas, constituyen la espina dorsal de nuestras economías. Es por ello que el Reino Unido es y será siempre un país abierto a los negocios, abierto a las inversiones en nuestras empresas, infraestructuras, universidades. Abierto a los que quieren comprar nuestros bienes y nuestros servicios. Abierto al talento y las oportunidades, declaró May en el Foro.

Indicó que un nuevo Reino Unido más global luchará por un libre mercado, un libre comercio y por la globalización.

La jefa del gobierno conservador expuso hace dos días su estrategia para las negociaciones sobre la salida de la Unión Europea (UE), marcada por la opción de quitar el mercado único. El proyecto de 12 puntos fue descrito como un “Brexit duro”. En Davos, May insistió en que su país no da la espalda a sus amigos europeos, y que sólo escogió poder tomar sus propias decisiones y abrirse más al mundo.

May quiso tranquilizar al mundo de los negocios, afirmando que su país seguiría siendo la gran nación mercante mundial que es por instinto. El martes, en un discurso decisivo que traza el camino para la salida de la UE, prometió retirarse del mercado único europeo y negociar un tratado de libre comercio con el bloque. También prometió restringir el acceso de los ciudadanos europeos a Reino Unido y poner fin a la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE en Reino Unido.

En cuanto al ambicioso tratado de libre comercio con la UE en el núcleo del plan mencionado, May también defendió la necesidad de alcanzar nuevos acuerdos comerciales con otros países.

De momento se ignora qué tipo de acuerdo comercial quiere negociar May con la UE una vez que el país salga del bloque, pero el referente del Parlamento europeo para el Brexit, el eurodiputado Guy Verhofstadt, subrayó que los días en que Londres podía servirse a la carta terminaron.

Es una ilusión pensar que el Reino Unido podrá quitar la UE y luego escoger reintegrar los mejores aspectos del proyecto europeo sin aceptar las obligaciones que suponen, escribió el diputado en una tribuna publicada por el diario The Guardian.

La incertidumbre por el Brexit ha persistido desde que los ciudadanos británicos votaron en un referendo realizado en junio pasado a favor de dejar la UE. El mercado ha mantenido cautela y la libra esterlina llegó hasta 1.23 dólares tras el discurso, luego de llegar a un mínimo de 31 años con 1.2 dólares el lunes.

Como 44 por ciento de las exportaciones totales de Reino Unido en 2015 tuvieron por destino el mercado único europeo, el Brexit ha ensombrecido el panorama de la economía británica.

Algunos de los grandes bancos evocaron en los últimos días una deslocalización de una parte de sus actividades por el riesgo de perder las autorizaciones para operar en la UE si mantienen sus sedes bajo licencia únicamente británica.

El banco HSBC confirmó el miércoles que unos mil empleos de su actividad de banca de inversión en Londres podrían ser trasladados a París. JP Morgan evocó la mudanza de 4 mil puestos, y Goldman Sachs podría transferir 3 mil puestos hacia Europa o Nueva York, afirmó el periódico alemán Handelsblatt. En una entrevista con Afp en Davos, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, advirtió que los bancos dejarían la ciudad.

Tuve una muy buena discusión con bancos, positiva, sobre las ventajas ofrecidas por Londres, lo que la ciudad les aportó en el pasado, cómo podemos seguir construyéndolo en el futuro, declaró May a la BBC.

Foto
Roberto Azevedo, director general de la OMC, ayer en DavosFoto Ap

Según una fuente cercana, May se reunió en Davos con los presidentes de Goldman Sachs (Lloyd Blankfein), JP Morgan (Jamie Dimon), Morgan Stanley (James Gorman), BlackRock (Larry Fink) y de otras dos instituciones de Wall Street.

Proteccionismo de EU podría desatar guerra comercial: OMC

El proteccionismo defendido por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, podría desatar una guerra comercial entre esa potencia y China, alertó el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo.

A juicio del funcionario, las medidas anunciadas por el magnate estadunidense en el ámbito del comercio exterior representan un potencial desastre de dimensiones desconocidas.

Todos tenemos la responsabilidad de que eso no ocurra, manifestó Azevedo al intervenir en una mesa redonda del Foro Económico Mundial.

Entre los expositores estuvieron también la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström y el presidente del Instituto Nacional de Finanzas de China, Min Zhu, entre otros. En opinión de Min Zhu, si Estados Unidos fija un arancel de 45 por ciento a las importaciones de productos chinos, el producto interno bruto (PIB) de esa nación asiática podría decrecer en aproximadamente un tercio, pero el PIB estadunidense se reduciría a la mitad. Una decisión por Wa- shington de imponer mayores aranceles provocaría un efecto dominó en todo el mundo, lo que de manera inmediata incidiría en una subida generalizada de los precios, opinó Malmström.

Gates y gobiernos invierten en vacunas

Un grupo de gobiernos y donantes, entre ellos el fundador de Microsoft, Bill Gates, reunieron 460 millones de dólares para financiar vacunas para combatir nuevas epidemias, anunciaron en Davos.

Con ello, se pretende reducir el tiempo que lleva desarrollar nuevas vacunas para frenar brotes de enfermedades que puedan convertirse en emergencias sanitarias globales, como ocurrió con el zika el año pasado.

La financiación inicial procede de Alemania, Japón y Noruega, la Fundación Bill y Melinda Gates y el Eellcome Trust, una organización benéfica británica.

La iniciativa se produce después de la epidemia de ébola que dejó más de 11 mil muertos en 2014 y 2015. La epidemia puso al descubierto las serias deficiencias de la preparación del mundo ante epidemias y pandemias.

El ébola y el zika demostraron que el mundo está trágicamente mal preparado para identificar brotes locales y para responder con suficiente rapidez con el fin de evitar que se conviertan en pandemias, dijo Gates.

AELC y Mercosur acuerdan negociar tratado comercial

Representantes de países de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) y del Mercosur acordaron este jueves en Davos empezar a negociar un acuerdo de libre comercio, tras un periodo de encuentros exploratorios desde 2015.

Firmamos un auspicioso acuerdo Mercosur-AELC con representantes de ambos bloques, destacó en Twitter la canciller argentina, Susana Malcorra, junto a una foto del encuentro celebrado en Davos, donde tiene lugar el Foro Económico Mundial.

El convenio entre este grupo de países europeos, por un lado, y Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay por el otro, abre las negociaciones oficiales para alcanzar un acuerdo completo de libre comercio, dijo en un comunicado la AELC, que agrupa a Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

En 2015 el comercio entre ambos bloques superó 8 mil 700 millones de dólares, según datos de la AELC. El bloque europeo exportó, entre otros, productos farmacéuticos (mil 400 millones de dólares), químicos orgánicos (764 millones) y material para maquinaria (462 millones).

Por su parte importó de los países del Mercosur piedras preciosas y metales (mil 900 millones de dólares), químicos inorgánicos (859 millones de dólares), alimentos (357 millones) así como café, té y especias (259 millones).