Opinión
Ver día anteriorSábado 21 de enero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Los de abajo

¡Aquí estamos y no nos vamos!

Gloria Muñoz Ramírez
D

el llanto pasaron a la movilización. Del miedo a la toma de las calles y, sobre todo, de conciencia. El primer día del gobierno fascista de Donald Trump sin duda estuvo marcado por movilización que vino de abajo. Latinos, afroamericanos, musulmanes, mujeres, estudiantes de todos los colores, trabajadores sindicalizados y ambientalistas, entre otros sectores, se movilizaron en más de 50 ciudades de Estados Unidos. ¡Aquí estamos y no nos vamos!, fue uno de los gritos que inundaron las calles de un país que no piensa quedarse callado. La incertidumbre camina junto a la indignación. Las señales y pronunciamientos de la nueva administración son ominosos. Se equivocaron quienes esperaban que Trump se moderara una vez en la presidencia. Y se equivocan quienes afirman que será más de lo mismo. La gente latina en Estados Unidos no piensa lo mismo y, como advirtió el Movimiento Migrante Mesoamericano, se prevé una crisis humana sin precedente por el éxodo de migrantes mexicanos y centroamericanos que pueden ser deportados de manera masiva.

Organizaciones de apoyo a migrantes han dado cuenta de las familias latinas que no quisieron esperar la salida forzada y ya han cruzado la frontera sur para regresar a sus países natales con todo las pertenencias que pueden cargar. Pero hay miles de personas que no piensan moverse. Ahí está su familia, su trabajo, sus estudios. Y en sus países hay otra parte de su familia que mes con mes espera una parte de su sueldo. Hay muchos, además, que no sólo llegaron a Estados Unidos en busca de trabajo, sino huyendo de la violencia y en busca de un refugio que los aleje de una muerte segura. Así que no tienen de otra más que resistir.

Es visible la batalla que están dando desde Hollywood artistas como Meryl Streep y Robert de Niro. Menos reflectores tiene la que se da en los suburbios latinos y afroestadunidenses, donde se están formando comités de resistencia para enfrentar a la nueva administración. La gente en Estados Unidos se siente comprometida para, por lo menos, defender lo que cada sector ha logrado, dice desde Washington Laura Carlsen, experta en relaciones México-Estados Unidos. Se refiere, por ejemplo, a las 19 universidades que se han declarado santuarios, es decir, entidades en que defenderán a los migrantes y lucharán contra la deportación.

Por lo pronto este 20 de enero se proclamó el Día Sin Migrantes. Hoy, sábado 21, se esperan por lo menos 170 manifestaciones en Estados Unidos. Esto, sin duda, apenas empieza.

www.desinformemonos.org