Política
Ver día anteriorDomingo 26 de febrero de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Superficie desfasada en la frontera, dice el senador Patricio Martínez

México debe exigir a EU la devolución de 400 km, plantea senador del PRI
Andrea Becerril
 
Periódico La Jornada
Domingo 26 de febrero de 2017, p. 4

En la coyuntura actual, en que se multiplican las agresiones de Donald Trump a México y ante su insistencia en construir el muro, “es momento de que el gobierno federal exija al de Estados Unidos que se cumplan al pie de la letra los tratados de Guadalupe Hidalgo y La Mesilla, que establecen los límites entre ambos países, ya que hay más de 400 kilómetros desfasados en la frontera común”.

Es decir, recalcó el senador del PRI Patricio Martínez, una extensión territorial que Estados Unidos debe devolver a México, que el presidente Porfirio Díaz ya reclamó en 1890, a través de su entonces embajador en Washington, Matías Romero.

Díaz no tuvo éxito, pero México debe volver sobre ello, enviar una nueva nota diplomática a Washington, para que se corrijan los límites, de acuerdo con lo que marcan los tratados y si Trump se niega, debe pedir la intervención de la Corte Internacional de La Haya.

El senador Martínez resaltó que México ya acudió antes a ese tribunal, cuando reclamó a Estados Unidos El Chamizal y logró que le diera la razón y obligara al vecino del norte a devolver parte del territorio que había quedado del lado estadunidense por el desvío del cauce del Río Bravo.

Conocedor a fondo del tema, el ex gobernador de Chihuahua solicitó al nuevo embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez –cuando compareció en el Senado–, que se ocupe de ese asunto y, en entrevista recalcó que seguirá insistiendo.

Deploró que en el Senado se actúe con indolencia y no se haya tomado en serio la propuesta que formuló hace dos meses para integrar una comisión de esa cámara que, junto con especialistas, llevara a cabo un peritaje de los límites entre México y Estados Unidos.

Como no se hizo nada en un asunto que es de primordial importancia debido a la crisis por la que atraviesa nuestra relación con Estados Unidos, decidí mandar hacer los estudios topográficos y técnicos requeridos, contraté a personal internacional altamente calificado, con los equipos más modernos y pronto estará el peritaje.

La intención –precisó– es documentar lo que se sabía desde la época de Díaz, que los tratados de Guadalupe Hidalgo y La Mesilla, que son los que fijan los límites fronterizos ente los dos países no se aplican, y hay diferencias y errores en favor de Estados Unidos que se deben corregir.

Ante la decisión de Trump de construir ese muro que nos ofende a todos, la postura del gobierno mexicano debe ser firme y exigir esa revisión de los límites. Que lo ponga, pero no dentro de territorio nacional y que sepa que todas las vallas, cercos y obstáculos que han edificado en la franja fronteriza, los tendrán que mover, porque los construyeron en la línea equivocada.

Los tratados –recalcó– señalan de manera textual que debe cumplirse religiosamente con lo que estipulan y el gobierno mexicano debe esgrimir ello ante Estados Unidos y tribunales internacionales.

No se puede pasar por alto –expresó– que somos nación acosada, agraviada, ofendida con millones de ciudadanos que tienen el derecho de vivir, a trabajar en Estados Unidos y a los que sistemáticamente se les han violado sus derechos humanos.