Mundo
Ver día anteriorJueves 9 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Antes se festejaba con actos de reconocimiento; ahora con protestas masivas por todo el país

Giro militante y político en EU al Día Internacional de la Mujer

El objetivo del 8 de marzo es hacer que el feminismo sea una amenaza al sistema: activistas

Foto
En Brasilia la celebración del Día Internacional de la Mujer se aprovechó para exigir Fuera Temer y el cese de la violencia; incluso la ex presidenta Dilma Rousseff condenó el retroceso de los derechos de la mujerFoto Ap
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 9 de marzo de 2017, p. 28

Nueva York.

Mujeres de Estados Unidos realizaron paros, manifestaciones y marchas dando un nuevo giro, más militante y político, a un Día Internacional de la Mujer que antes se festejaba con actos de reconocimiento y no con protestas masivas, algo en gran medida detonado por la presidencia de Donald Trump.

En esta ciudad el día arrancó con un mar rojo –color seleccionado para este día– de cientos de mujeres y solidarios rodeando uno de los hoteles de Trump en Columbus Circle que después marchó hacia la Torre Trump (se reportaron unos 10 arrestos por obstaculizar tráfico). Más tarde hubo otra concentración en Washington Square, donde mujeres refugiadas de Yemen se congregaron al lado de estudiantes, sindicalistas y activistas feministas.

Una agrupación de “bubbies (abuelas judías) por Palestina” cantó en el estilo de una canción folclórica judía que incluía en la letra: “Palestina será libre/Israel no habla por mí… O somos todos o ninguno… nosotros te trajimos a este mundo/también te podemos sacar. Ni una deportación más/ Ni una encarcelacion más/Musulmanes, negros, cafés y trans/Aquí estamos para quedarnos/Mano a mano… la resistencia es nuestra receta favorita”.

En Virginia y Carolina del Norte y Maryland, algunos distritos escolares cerraron porque cientos de maestras pidieron el día libre. El tribunal municipal de Providence, Rhode Island, cerró a causa de que no llegó suficiente personal. En Washington, mujeres realizaron una manifestación cerca de la Casa Blanca, mientras un grupo de más de 20 legisladoras federales demócratas abandonaron la sesión de la Cámara de Representantes en un acto simbólico con la acción del paro de mujeres

En Chicago, sindicatos, incluido el del magisterio, se aliaron con agrupaciones como Black Lives Matter y otras para organizar una manifestación conjunta.

En Cleveland, una librería marcó el día volteando todo libro que tuviera un hombre como autor. Se programaron acciones en decenas de ciudades, desde Los Ángeles y Denver hasta Filadelfia y Baltimore.

La iniciativa fue un esfuerzo descentralizado en el cual cada ciudad organizó sus propias acciones –a veces más de una– en respuesta al llamado, y fueron notables, una vez más, las nuevas alianzas entre diversas comunidades y organizaciones sociales y el mosaico diverso de los participantes. Aunque hubo menos participación en los cientos de actos públicos que en las marchas masivas después de la toma de posesión presidencial, activistas señalan que se han realizado miles de reuniones entre mujeres por todo el país en las últimas semanas, y que esto apenas es un inicio de un movimiento de largo plazo, con nuevos aliados.

Las promotoras del llamado a Un día sin una mujer subrayaron que el objetivo del 8 de marzo es hacer que el feminismo sea una amenaza al sistema y empezar a hablar del feminismo como parte del 99 por ciento en lugar del 1 por ciento, comentó Tithi Bhattacharya, profesora en la Universidad Purdue, quien fue la primera en proponer la huelga general de mujeres. Enfatizó que las acciones exigen no sólo el respeto y la defensa de derechos individuales de toda mujer, sino también el rechazo a la violencia sistemática del sistema económico.

Sarah Leonard, vocera del Paro Internacional de Mujeres, una de las iniciativas que impulsan las acciones en Estados Unidos, afirmó que el enfoque será en ampliar la definición de violencia contra las mujeres. (https://www.womenstrikeus.org/our-platform/).

No faltaron referencias al punto fundamental de la desigualdad económica entre hombres y mujeres. La brecha en salarios: por cada dólar pagado a un hombre blanco, se le pagan 81 centavos por el mismo trabajo a una mujer blanca, y eso baja a 65 centavos para una mujer afroestadunidense y sólo 58 centavos para una latina, según cálculos del Instituto de Política Económica.

La presidencia de Trump, aunque no fue el enfoque central de estas acciones, contribuyó a la urgencia y participación en la iniciativa, y con ello forma parte de la ola de protestas sin precedente contra el nuevo presidente a lo largo del último mes y medio desde que llegó a la Casa Blanca, incluyendo expresiones masivas contra sus medidas antimusulmanas y contra inmigrantes. Más aún, para muchos estas acciones son en parte la continuación de la masiva Marcha de Mujeres en Washington del 21 de enero, el día siguiente a la toma de posesión de Trump.

Por lo tanto, fue tomado como algo entre cómico y repugnante que el día oficial empezó como es de costumbre, con tuits de Trump poco después de las 6 esta mañana: Tengo un respeto tremendo por las mujeres y los muchos papeles que hacen que son vitales para el tejido de nuestra sociedad y nuestra economía, decía el primero. Esto fue seguido por: “En este Día Internacional de la Mujer, acompáñenme a honrar el papel crítico de las mujeres aquí en America & alrededor del mundo”.

Vale recordar que no es la primera vez que el mismo hombre que fue dueño de Miss Universo (donde ingresaba a los vestidores sin previo anuncio) ha asegurado esto. Poco después de que se reveló la grabación en que alardeaba de poder tocar a cualquier mujer en su pussy, declaró: tengo gran respeto por las mujeres, nadie tiene más respeto por las mujeres que yo. El Washington Post reporta que ha reiterado eso por lo menos 21 veces desde el inicio de su campaña.