Mundo
Ver día anteriorJueves 16 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El país vive en el caos desde septiembre de 2014; riesgo de hambruna en dos ciudades

En crisis alimentaria, más de 17 millones de personas en Yemen, reporta la FAO
Notimex
 
Periódico La Jornada
Jueves 16 de marzo de 2017, p. 26

Roma.

La inseguridad alimentaria amenaza a más de 17 millones de personas en Yemen, país asolado por un conflicto armado, según el más reciente análisis de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (CIF), publicado este miércoles por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y sus socios humanitarios.

Al menos 20 de las 22 entidades de ese país están en fases de emergencia o crisis de inseguridad alimentaria, y casi dos tercios de la población enfrentan hambre y necesitan con urgencia ayuda para salvaguardar sus vidas y medios de subsistencia, advirtió la FAO.

Yemen vive un caos desde septiembre de 2014, cuando tropas rebeldes tomaron el control de la sede del gobierno, el aeropuerto, escuelas y varios edificios públicos de la capital, Saná, obligando a huir al presidente Abd Rabbah Mansur Hadi.

Desde marzo de 2015, una coalición de nueve países árabes, liderada por Arabia Saudita, impulsa una ofensiva militar contra la milicia rebelde huti, en busca de restablecer al presidente Hadi en el poder.

La FAO dijo que sin más ayuda humanitaria y para la subsistencia, Taiz y Al Hudaydah –dos estados que comprenden casi una cuarta parte de la población de Yemen– corren el riesgo de caer en situación de hambruna.

Con unos 17 millones de personas en niveles de emergencia o crisis de inseguridad alimentaria, Yemen sufre una de las peores crisis de falta de alimentos en el mundo.

Esta cifra representa un aumento de 21 por ciento desde junio de 2016 y subraya las conclusiones de la Evaluación de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en Emergencias (ESANE) de febrero de 2017.

La reducción de la producción interna, la interrupción de las importaciones comerciales, el alza de precios en alimentos y combustibles, el creciente desempleo y la pérdida de ingresos son factores que contribuyen en conjunto al deterioro de la situación de seguridad alimentaria.