18 de marzo de 2017     Número 114

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Feria y Diálogo para celebrar
la Diversidad Biocultural

Dorian Freani y Catherine Marielle Grupo de Estudios Ambientales

Del 30 de noviembre al uno de diciembre de 2016, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, en la Ciudad de México, ocurrió un evento inédito: la primera Feria de la Diversidad Biocultural.Su carácter innovador y su pertinencia radicaron en primer lugar en la muy amplia y diversificada colaboración de personas, comunidades indígenas y campesinas, organizaciones de la sociedad civil y académicos que la co-organizaron, junto con el Museo, y que conforman la Caravana de la Diversidad Biocultural.

Esta Caravana emprendió su recorrido colectivo hace más de un año con el propósito de fortalecer otro modelo y otra visión de la diversidad biológica y cultural, que sea incluyente y que valore y visibilice las prácticas agroecológicas de las comunidades y los pueblos indígenas, la protección de los centros de origen y diversidad, el manejo de la tierra, los conocimientos tradicionales y por ende la riqueza biocultural.

En firme oposición a la mercantilización de la naturaleza y despojo de los bienes comunes, la Feria se celebró en la víspera de las negociaciones intergubernamentales de la Décimo Tercera Reunión de la Conferencia de las Partes (COP 13) del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) –que tuvo lugar en diciembre de 2016 en Cancún– y nos invita a tejer otro camino junt@s.

Otro aspecto novedoso de la Feria residió en que se divulgó no sólo vía los métodos clásicos de información, sino también por medio de las artes, con la mezcla de arte popular y contemporáneo. La celebración de la Diversidad Biocultural entre los bellos muros del patio del Museo, ornado por una ofrenda colorida, fue el escenario de una convergencia entre militancia, academia y expresión artística.

En una primera ronda, l@s participantes compartieron, en una frase, sus expectativas sobre este encuentro: “amistad, compartir, intercambiar, redes, acompañamiento, aprender más, establecer una ruta para caminar juntos, defensa del territorio, fortalecimiento, comunicación, seguir tejiendo entre pueblos que están resistiendo”, como reafirmación de la voluntad de construir colectivamente.

Los conversatorios se animaron con la participación de académic@s especialistas en “Patrimonio biocultural de nuestro país”, “Amenazas y experiencias sobre diversidad biocultural” y “La economía verde por dentro: promesas y trampas”. Las artes se expresaron con la exposición “¡Cultivamos un mundo diverso!”, que evidencia los ocho centros de origen y diversidad de las principales plantas alimenticias del mundo, junto con sus peculiaridades culturales; una ofrenda resplandeciente; el ritual de danza In Cuicatl InXochitl; la obra de teatro Ofrenda 4; el performance Tiempo sin rostro, y un concierto de son y zapateado a modo de cierre.

El Diálogo Indígena y Campesino sobre la Diversidad Biocultural constituyó el núcleo y la razón de ser del evento. El compromiso colectivo logró reunir a un centenar de compañer@s de pueblos originarios y comunidades campesinas, procedentes de los estados de Sonora, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Ciudad de México, Tlaxcala, Puebla, Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Chiapas, así como de Guatemala, Ecuador, Perú, Chile y Estados Unidos. La meta anunciada al abrirse el Diálogo fue: “coincidir en una posición nacional, un pronunciamiento, para dar a conocer esa palabra en el espacio de Cancún y, más allá de eso, definir las siguientes etapas de lucha de nuestro frente común”.Para ello, se destacaron tres momentos claves en la dinámica, marcados por preguntas generadoras:

  • Reflexionar en torno a la importancia de la biodiversidad: ¿Cuáles son los elementos fundamentales de la biodiversidad en la comunidad o región y por qué?

  • Identificar las amenazas: ¿Qué problemas o riesgos hay para la biodiversidad en tus comunidades y regiones?

  • Definir estrategias: ¿Qué estrategias y alternativas consideran se deben impulsar para fortalecer y defender el patrimonio biocultural de las comunidades y regiones?

Interrogantes y análisis detallados de los problemas identificados en las comunidades o regiones: “¿Cómo hacer un frente común para defender la biodiversidad? Necesitamos construir otro tipo de relaciones, más horizontales y más amplias, junto con la academia, para defender la biodiversidad. Las amenazas externas son numerosas – países ricos, empresas extranjeras, gobierno federal, etcétera–, pero todas tienen un punto en común que es nuestro verdadero enemigo: la apropiación privada de los recursos colectivos”.

“Así denunciamos los efectos adversos del cambio climático, la tala clandestina e inmoderada de árboles, la disminución de los mantos acuíferos y de recursos y especies animales originarias, la deforestación provocada por la ganadería extensiva y la sobreexplotación de los productos silvestres, la desaparición de cerros y bosques, la pérdida de cultivos y especies nativas, la contaminación ambiental por agro-tóxicos y desechos industriales, el aumento de enfermedades y plagas, la introducción de semillas híbridas y transgénicas, el contrabando de semillas y la privatización de los recursos biológicos y conocimiento tradicional particularmente a través de las patentes”.

Los grupos de reflexión compartieron sucesivamente el fruto de su trabajo frente a la atenta audiencia. Podemos apreciar la riqueza de los análisis y la amplitud de las problemáticas señaladas en el Pronunciamiento del Diálogo Indígena y Campesino. Las propuestas y compromisos definidos, de gran pertinencia, fueron agrupados en cinco grandes ejes: “Fortalecimiento de la identidad, Consolidación de la organización y la autonomía, En lo político, Para el manejo comunitario de los territorios y Para compartir la información”, con una decena de acciones concretas cada uno.

La riqueza producida en esa jornada dio lugar al Pronunciamiento que se revisó y aprobó en plenaria al otro día, y se presentó en una conferencia de prensa. Este encuentro marcó una gran etapa en el recorrido de la Caravana, fue un éxito, con gran satisfacción para tod@s, público incluido… ¡el Museo registró una afluencia récord en años!

El mensaje político, con respaldo de la academia, trascendido por la estética del arte y de la artesanía, dio luz a un contenido rico y diverso, mucho más real y palpable, vivo y vívido, que el público supo apreciar. Esta experiencia abrió nuevas etapas en la lucha contra la hegemonía ideológica neoliberal y sus efectos nefastos y servirá de motor para enfrentar los retos pendientes. ¡Seguiremos defendiendo nuestro patrimonio biocultural!

Dos de las múltiples definiciones de biodiversidad de l@s participantes resaltaron:

1.- “Palabra que nos sirve para recordar que somos de muchos colores, sabores y saberes diferentes”.

2.- “Resiliencia”.

 
opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com