Opinión
Ver día anteriorLunes 20 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Reforma desastrosa
Arturo Balderas Rodríguez
P

or lo visto, para Donald Trump lo prometido no necesariamente es deuda, es lo que se antoja pensar sobre las promesas de lo que haría en cuanto llegara a la presidencia. Una de ellas, y tal vez en la que hizo mayor énfasis, era derogar la reforma de salud de Barack Obama. Han pasado dos meses desde que tomó posesión y hasta ahora no parece cumplirles a quienes votaron por él y creyeron en su populismo de ultraderecha. Por su parte, los legisladores del Partido Republicano aseguraron desde hace más de año y medio ya tener listo el proyecto de la reforma de salud que sustituiría a la conocida como Obamacare. El que presentaron el martes pasado más bien parece un anteproyecto mal concebido con el que nadie está de acuerdo.

En la Cámara de Representantes, donde se elaboró la supuesta reforma, hay una rebelión encabezada por los conservadores más radicales y los libertarios contra el liderazgo republicano. Ambos consideran que la reforma es demasiado generosa en términos de subsidios y, además, deja demasiado espacio al Estado para intervenir en su regulación y administración. En el Senado hay cautela entre los republicanos, porque se castiga a los sectores más necesitados, lo que pudiera serles desfavorable en las urnas. Para los legisladores demócratas de ambas cámaras, la reforma es un atentado contra quienes más necesitan de un plan de salud accesible. Subrayaron lo absurdo de que quienes tienen mayores recursos sean los más beneficiados en términos económicos.

Después de analizar la propuesta republicana de reforma, la oficina que analiza el presupuesto del Congreso (Congressional Budget Office), un organismo apartidista, consideró que de entrada dejaría sin servicio de salud a 14 millones de estadunidenses, y en otros 10 años a 24 millones. El desacuerdo es también grande fuera del ámbito gubernamental. Asociaciones de médicos, enfermeras, hospitales, adultos mayores y miles de personas que padecen cáncer, diabetes u otros males han criticado la propuesta debido a su evidente desprecio por los que tienen menos recursos, pues son quienes más requieren los servicios de salud y deberán pagarán más, e incluso podrían perderlos. Concluyen que es absurdo que se canalicen importantes montos, por la vía de subsidios e impuestos, a las clases más adineradas.

Diversos medios de opinión han sido mucho más severos en su crítica a la reforma. Apuntan que quienes la escribieron pretendieron invalidar todos los preceptos de Obamacare. Consideran que los legisladores crearon un galimatías que no deja contento a casi nadie, salvo a quienes tienen mayores recursos.

En el Partido Republicano son conscientes del grave problema que ellos mismos crearon al anunciar que remplazarían la reforma de Obama con una mucho más efectiva, que beneficiaría a un número mayor de personas. Trump volvió a asegurar en su discurso ante el Congreso que la reforma incluiría a todos los estadunidenses. La equivocación puede resultarles muy costosa. Hay gran descontento entre millones de ciudadanos ante la posibilidad de perder los servicios de salud que habían ganado con la reforma de Obama. Ese descontento podría manifestarse en las urnas en las elecciones intermedias de 2018, cuando buen número de legisladores republicanos podrían quedar fuera del Senado y la Cámara de Representantes. Hay, además, quienes aseguran que sería un factor que impediría a Trump relegirse. Tal vez sea un buen anhelo, pero es muy pronto para hablar de ello.