Política
Ver día anteriorJueves 23 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Si llega López Obrador, iremos con él de la mano, afirma Robles Miaja

La banca, dispuesta a trabajar con quien gane la Presidencia en 2018

La única condición es que se instrumenten políticas macroeconómicas responsables, señala

Foto
Luis Robles Miaja, presidente del consejo de administración del Grupo Financiero BBVA Bancomer y de la Asociación de Bancos de México, señaló ayer en Acapulco, Guerrero, que en los últimos 25 años se han creado pesos y contrapesos en el país, con una Presidencia de la República totalmente acotada, por lo que los banqueros no temen que llegue PRI, PAN o MorenaFoto Cristina Rodríguez
Israel Rodríguez y Roberto González Amador
Enviados
Periódico La Jornada
Jueves 23 de marzo de 2017, p. 7

Acapulco, Gro.

La banca en México está dispuesta a trabajar de la mano con quien gane la Presidencia de la República en 2018, independientemente de que llegue un gobierno de izquierda, derecha o centro, siempre y cuando se instrumenten políticas macroeconómicas responsables, afirmó Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Aseguró: No tenemos miedo de que llegue el PRI, el PAN, Morena o un independiente al poder. Confiamos en las instituciones y en los pesos y contrapesos, y sobre la persona, el señor López Obrador, yo no estoy seguro que ya sea candidato, pero si llega trabajaremos con él de la mano, porque al final la banca es una institución.

Sin importar quién ocupe las instituciones, trabajaremos con ellas, aseveró.

En su última conferencia de prensa como líder de los banqueros en México, dijo que, sin ser triunfalista, la banca pasa por el mejor ciclo de su historia. Sin embargo, la estabilidad macroeconómica es condición indispensable para el crecimiento.

En conferencia de prensa matutina, Robles Miaja destacó que todos tenemos que cuidar y defender la estabilidad, debido a que se construye en mucho tiempo y se destruye muy rápido.

Esta estabilidad, agregó, nos ha permitido que la mayoría de los créditos otorgados a una persona física o a una familia sean prácticamente a tasa fija, 78 por ciento de esos créditos. Y reconoció la labor de las tres principales fuerzas políticas del país, que han aprobado presupuestos responsables en años recientes.

La estabilidad es una serie de políticas, instituciones y decisiones generalmente del Estado, y hoy no veo riesgo de inestabilidad financiera.

El banquero defendió el llamado gasolinazo y consideró que entre los riesgos está que se pudieran adoptar decisiones que afectaran esa estabilidad. Si no se hubiera tomado la decisión de eliminar el subsidio a los combustibles se podría haber afectado la estabilidad.

Destacó que en los últimos 25 años se han creado pesos y contrapesos con una Presidencia de la República totalmente acotada, por lo que no tememos que llegue PRI, PAN o Morena.

Afirmó que en caso de que Andrés Manuel López Obrador llegue a la Presidencia, o quien ocupe las instituciones, trabajaremos con ellos. El tema de izquierda, derecha o centro ya está superado. Las ideologías no tienen peso específico para definir las decisiones que adoptan los partidos. En consecuencia, no tengo ninguna preocupación de que llegue un gobierno de izquierda, derecha o centro, en la medida que sea responsable.

Más adelante, instó a cuidar la inflación, ya que llevamos 17 años con índices debajo de un dígito. Explicó que cuando hay baja inflación el crédito crece, pero cuando se va al alza hay caídas abruptas del crédito con tasas impagables para las personas.

Robles Miaja señaló que la banca se ha democratizado al otorgarlos a todos los segmentos de la población. En los 16 años recientes el crédito ha crecido 3.7 veces respecto del aumento del producto interno bruto. La banca nunca había alcanzado un nivel de profundidad con 34.2 por ciento de financiamiento al sector privado.

Entre los retos que enfrentará la banca, Robles Miaja destacó que debe mantener solidez y solvencia, y cuidar los riesgos. Seguir con el dinamismo del otorgamiento de crédito, pero con una demanda solvente.