Política
Ver día anteriorViernes 31 de marzo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Agentes de la Gendarmería lo detuvieron en forma ilegal

La CNDH pide a la CNS reparar daño a joven torturado en Yucatán
José Antonio Román
 
Periódico La Jornada
Viernes 31 de marzo de 2017, p. 6

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales Heredia, por la detención arbitraria y tortura de un joven de 17 años de edad, en Conkal, Yucatán, cometidas por elementos de la Gendarmería de la Policía Federal (PF).

Los hechos ocurrieron el 6 de abril de 2016 y comenzaron cuando el vehículo en que viajaba el joven con dos amigos fue detenido en un retén por los agentes federales para una revisión de rutina.

En la recomendación, que consta de 64 cuartillas, se relata que las tres personas fueron bajadas del vehículo y revisadas. Los agentes se dirigieron al agraviado y le preguntaron: ¿Dónde venden la droga? El joven respondió que lo confundían, que venía de desayunar e iba a su trabajo.

Sin embargo, lo subieron a una camioneta con el logotipo de la Gendarmería y lo llevaron al monte. En el trayecto, que duró aproximadamente media hora, los agentes lo golpearon con los puños mientras lo amenazaban con que le iría peor si denunciaba la agresión.

En el monte, cinco policías rodearon al joven y lo interrogaron sobre la supuesta compra y venta de droga. Durante el interrogatorio le aplicaron de manera reiterada toques eléctricos en el cuello y el hombro derecho.

Posteriormente, sobre la carretera Conkal-Ixil, le advirtieron que lo soltarían, pero que si lo alcanzaban lo volverían a torturar, por lo que el joven corrió seguido por el vehículo como si quisieran atropellarlo, hasta que llegó a su centro de trabajo, señala la recomendación.

El personal de la CNDH acreditó que hubo violaciones de los derechos a la libertad, la seguridad jurídica y la integridad personal del menor por la detención arbitraria y actos de tortura, atribuibles al menos a ocho agentes de la División de Gendarmería de la PF.

Los policías provocaron y/o toleraron de manera intencional y voluntaria sufrimientos físicos y lesiones con la finalidad de obtener información del agraviado, lo cual permite determinar que fue objeto de tortura, concluye la investigación.

Entre las recomendaciones, la CNDH pide a la CNS que repare el daño y colabore en la presentación y seguimiento de la queja y denuncia de hechos que se presenten ante el Órgano Interno de Control de la PF y la Procuraduría General de la República contra los agentes involucrados y quien resulte responsable.