15 de abril de 2017     Número 115

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Reintroducción de fauna
en peligro de extinción

Edith Carrera Sánchez* y Francisco José Gómez Marín** *Maestra en Ciencias; Reserva Ecológica La Otra Opción, AC edithcarrera2014@gmail.com **Biólogo. Selva del Toztlan, AC fjgmedith@hotmail.com


FOTOS: Diana Caballero Alvarado

La región de Los Tuxtlas está considerada la zona más al norte de selva alta perennifolia del continente americano. Sin embargo, también es posible encontrar una gran variedad de ecosistemas como bosque mesófilo, manglares y comunidades de pino-encino. A pesar de los varios esfuerzos de distintas instituciones y asociaciones para la conservación de los recursos naturales de la región, sólo queda diez por ciento de la vegetación original y su fauna requiere atención urgente.

En un intento por revertir la pérdida de biodiversidad, se han implementado distintas estrategias conservacionistas en favor de las especies amenazadas o extirpadas de Los Tuxtlas. En el caso de los primates, académicos de la Universidad Veracruzana, a partir de 1980, se dieron a la tarea de realizar estudios sobre los monos y su hábitat. Esta acción originó que los monos, en riesgo de morir, fueran puestos a salvo mediante la estrategia de la translocación.

En junio de 2014, la doctora Patricia Escalante Pliego, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM, y el Parque Xcaret llevaron a cabo la primera liberación de guacamaya roja (Ara macao), acción emanada de su Proyecto de Reintroducción de Guacamaya Roja en Los Tuxtlas, en la Reserva Ecológica La Otra Opción. En los años siguientes, en la Reserva Ecológica Nanciyaga se han efectuado otras liberaciones más.

Este artículo está enfocado a la participación del equipo de La Otra Opción, es decir, en el recibimiento y evento de liberación de las guacamayas en sus instalaciones. Por tanto, no desarrolla los aspectos ejecutados por la doctora Escalante, los cuales son la preparación del grupo que fue liberado, evaluación de hábitat y seguimiento. Ni se refiere a los trabajos realizados por Xcaret, la reproducción de los ejemplares y su donación al proyecto.

La llegada de las guacamayas ocurrió la madrugada del 21 de marzo de 2014. Su población incluía 29 guacamayas (17 machos, 11 hembras y un joven sin sexar). El autobús de Xcaret que las trasladaba arribó a la comunidad de Tebanca (a 18 kilómetros de la ciudad de Catemaco, Veracruz). Los niños de esta comunidad, aún en piyama, observaban con sorpresa cómo salían del autobús las cajas que contenían las aves.

Esas cajas fueron colocadas cuidadosamente en camionetas con ayuda de la Red de Monitoreo de aves Huilotl Toxtlan, de personal de la Dirección de la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas e incluso de policías municipales, para, posteriormente, trasladarlas al ejido Miguel Hidalgo “El Apompal”. Aquí ya estaban esperando grupos de vecinos organizados para transportarlas al aviario situado en La Otra Opción. La expectación causada en este ejido fue tal que los maestros interrumpieron sus clases para acompañar a los alumnos a recibir estas aves. Una vez repartidas las cajas, los voluntarios se encargaron de llevarlas sobre sus espaldas en un trayecto de poco más de dos kilómetros.

A las majestuosas aves se les dispuso de un tiempo para que se adaptaran al lugar. El equipo de la UNAM se encargó de su cuidado y preparación para su posterior liberación, así como de promover la sensibilización ambiental, invitando a estudiantes y vecinos de la zona a conocerlas. A unos días de la fecha marcada para su liberación, el personal de La Otra Opción, motivado por fomentar la apropiación del proyecto, se reunió con las señoras del Programa Oportunidades del ejido Miguel Hidalgo “El Apompal”, quienes adornaron la calle principal del poblado con banderas de los colores del plumaje de las guacamayas, expresando así alegría y agradecimiento, pues después de más de 30 años de su desaparición, las guacamayas regresaban a Los Tuxtlas.

La actividad buscaba despertar en la gente sentimientos de orgullo por las guacamayas, motivándola a protegerlas y cuidarlas.

Como estaba planeado, el día 14 de junio de 2014, se liberaron las 27 guacamayas. Asistieron a las instalaciones unas 300 personas: personal de Xcaret, el equipo de la doctora Escalante, los pobladores de comunidades vecinas, los representantes de los tres niveles de gobierno y miembros de la sociedad civil organizada. Los ingenieros Antonio González Azuara, delegado estatal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y Víctor Alvarado Martínez, titular de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) del estado de Veracruz, se hallaban entre las autoridades que encabezaron el evento. Igualmente, se contó con la presencia del director de la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas, personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) región Golfo-Planicie Costera y personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

A casi tres años de su liberación, algunas de las guacamayas liberadas en La Otra Opción regresan frecuentemente, mostrando fidelidad al sitio, lo cual permite monitorearlas. Hasta el momento no se han tenido registros de nacimientos, pero se les ha visto alimentarse de frutos, flores y semillas silvestres.

La Otra Opción agradece el apoyo de los vecinos por su colaboración en el trabajo compartido en este proyecto, así como a las instituciones mencionadas y estudiantes involucrados en el trabajo de difusión y monitoreo de las guacamayas liberadas. Mientras tanto, se sigue trabajando en las instalaciones con otra especie extirpada en Los Tuxtlas: el pecarí de labios blancos (senso o marín) Tayassu pecari, para que un nuevo programa de reintroducción pueda ser ejecutado con esta especie de mamífero, el cual se encuentra en peligro de extinción en nuestro país y, de igual modo, podamos compartir una nueva experiencia con ustedes.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com