15 de abril de 2017     Número 115

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Primates ayudando a primates:
el centro mexicano de
rehabilitación de primates

Alejandra Márquez-Arias Área de Investigación y Educación Ambiental. Centro Mexicano de Rehabilitación de Primates, AC


Monos araña en proceso de rehabilitación

La región de Los Tuxtlas forma parte de la selva mexicana, que es el hábitat con mayor diversidad biológica y gran cantidad de endemismos del país. Entre las funciones de la selva está moderar el clima local y mundial, favorecer la infiltración de agua a los mantos acuíferos y mantener la pureza del aire. Actividades humanas, como la deforestación, han provocado la desaparición casi total en Los Tuxtlas de los animales que viven ahí como el mono aullador (Alouatta sp) y el mono araña (Ateles geoffroyi). El problema para los primates mexicanos se incrementa con el tráfico de vida silvestre que los ha colocado en peligro de extinción debido a que la gente los busca para tenerlos como mascotas.

A pesar de las buenas intenciones y esfuerzos de las personas para cubrir las necesidades de los monos que adquieren, éstos sufren. Pensemos: los monos son extraídos de Los Tuxtlas cuando son bebés, justo cuando más necesitan a su madre; en las casas no tienen contacto con otros monos y no conocen los códigos sociales específicos de su especie; además, el aislamiento les provoca graves estados de depresión. La condición física de los monos se daña terriblemente por la falta de espacio y de movimiento. Lo que los monos necesitan comer es la vegetación de la selva, no las sobras de la comida de humanos ni productos industrializados. Y lo más importante, los monos no pueden ser domesticados, son muy inteligentes y muy sociables con otros monos, no con los humanos. En conclusión: no deben estar con las personas; ¡los monos mexicanos deben vivir libres!

Primates ayudando a primates. La urgencia de realizar acciones que permitan a los primates mexicanos sobrevivir llevó a un grupo de profesionistas (biólogos, médicos veterinarios, ingenieros, contadores, licenciados en comunicación) a formar el Centro Mexicano de Rehabilitación de Primates, AC (CMRP), con el objetivo de recibir, proteger y rehabilitar a primates traficados y rescatados de vivir como mascotas, y mantenerlos saludables para, de ser posible, reintroducirlos a su hábitat natural, o conservarlos a salvo, tratando de contribuir, junto con las comunidades locales y la sociedad en general, al mantenimiento estable y saludable de las poblaciones de primates en estado natural.

La labor del CMRP se basa en el derecho que tienen los monos a vivir en libertad. Además es la intención del Centro conservar la función ecológica que tienen los monos en su hábitat ya que no la puede realizar ninguna otra especie; son los jardineros de la selva y su presencia garantiza la continuidad del hábitat.

De regreso a Los Tuxtlas. Sólo mediante una denuncia ciudadana las autoridades ambientales (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) pueden recuperar a los monos para ponerlo en custodia del CMRP, donde son evaluados. Allí se diseña un programa especial para cada mono, posteriormente se traslada a Los Tuxtlas donde comienza un largo camino de trabajo para que sea autosuficiente en su hábitat.

La existencia del ecosistema de Los Tuxtlas es un engranaje de varias piezas; una de éstas son los monos y su función de dispersar semillas que permite que la vegetación continúe y siga siendo hogar de otros organismos. Para recuperar el equilibrio ecológico de Los Tuxtlas es necesario actuar desde muchos frentes; el CMRP se ocupa de conservar a los monos, sin embargo no cuenta con apoyo económico de ninguna institución gubernamental ni empresa privada para la realización de sus actividades. Recurre a la sociedad civil para conseguir comida adecuada para los monos, mantener las instalaciones donde se encuentran en buenas condiciones, darles medicamentos y atención veterinaria. Por fortuna, constantemente se rescatan monos de vivir como mascotas, pero la necesidad de ayuda económica crece. Para continuar ayudando a los primates mexicanos, el Centro ha diseñado programas para que la sociedad civil pueda colaborar y en los que invitamos al lector a participar:

Donaciones directas. Las personas interesadas en ayudar al CMRP realizan una donación en efectivo directamente a la cuenta de banco de la asociación.

Apadrina un mono. La persona que apoya se convierte en padrino de un mono, dona una cantidad mensual que se destina a su manutención (alimentación, cuidados médicos, alojamiento y rehabilitación).

Tours ecológicos. Se realizan visitas en grupo a las instalaciones del CMRP en Los Tuxtlas donde se encuentran los monos en proceso rehabilitación. Se realizan talleres que permiten concientizar, valorar y replantear la función de los monos y la importancia de que permanezcan en la selva mexicana.

Denuncia. Si sabes de algún mono o de cualquier otro animal silvestre que esté viviendo como mascota, da aviso a las autoridades. Las denuncias pueden ser anónimas: Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa): 55-89-64-99. Juntos podemos recuperar nuestra biodiversidad.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com