15 de abril de 2017     Número 115

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Un buen destino para el
turismo de bienestar

Valentina Vega Vela Instructora certificada de yoga y coordinadora de programas para grupos en Rancho Los Amigos www.losamigos.com.mx


FOTOS: Holger Baschleben

La abundante biodiversidad de flora y fauna de Los Tuxtlas, junto con la belleza paisajística particular que nos ofrece su geografía de origen volcánico, brindan el escenario perfecto para las actividades relacionadas con el turismo de bienestar. Este concepto, que se está desarrollando en Los Tuxtlas, ya ha tenido experiencias de éxito en diferentes lugares del país y del mundo y básicamente consiste en brindarle al visitante la oportunidad de curar su cuerpo y su mente por medio de diferentes formas de terapia, nutrición, masaje, relajación, etcétera.

Hay varios lugares repartidos en el paisaje mítico de Los Tuxtlas donde ya puedes encontrar experiencias únicas. En la parte sur los pueblos indígenas aún conservan conocimientos sobre las propiedades medicinales de varias plantas nativas, pero en toda la región hay cascadas, ríos, lagunas, lagos y playas que brindan el paisaje perfecto para unas merecidas vacaciones dedicadas a tratar bien al cuerpo, calmar la mente y regenerar nuestras relaciones.

Catemaco tiene mucha fama, en gran parte debido a la amplia tradición de herbolaria y misticismo que se encuentra anidada allí desde tiempos prehispánicos y que actualmente tiene el referente coloquial del “brujo de Catemaco”. Sin embargo, las experiencias que hoy por hoy puedes encontrar son más diversas y superan la famosa “limpia”: desde despertar en medio de la selva con el sonido de las aves y los monos para participar en una clase de yoga restaurativo y meditación, dormir bien y comer bien alimentos producidos localmente y sin agroquímicos, hasta hacer un temazcal que permita conectar a profundidad tu cuerpo, mente y espíritu con estos paisajes míticos.

El potencial es amplísimo. Gracias a su la ubicación, a tres horas del aeropuerto internacional de Veracruz y todavía fuera de la ruta del turismo masivo convencional, se podría desarrollar el nicho de turismo de salud internacional para aquellas personas que buscan una recuperación y rehabilitación post-operatoria.

La hospitalidad de la gente local, siempre con una amplia sonrisa y dispuesta a ayudar, ha permitido que se consoliden proyectos de ecoturismo que ya ofrecen servicios de gastronomía especializada, masajes, temazcal y otros tratamientos herbolarios.

La biodiversidad de plantas medicinales nativas y endémicas ofrece una fuente todavía poco explorada de medicinas y tratamientos para curar padecimientos del cuerpo, la mente y también el espíritu. Cultivos como el cacao, la vainilla, diferentes variedades de jitomates, maíces, frijoles y calabazas, así como la disponibilidad de proteína animal de calidad, permiten contar con una lista de ingredientes megadiversa que hacen una experiencia gastronómica inolvidable para el visitante.

Esas son las condiciones especiales que existen en Los Tuxtlas. Representan una posibilidad casi ilimitada para satisfacer múltiples necesidades del individuo y su comunidad para experimentar una calidad de vida de cuerpo, mente y espíritu, pero también un altísimo riesgo de perder para siempre esa valiosa base de recursos. El crecimiento y desarrollo no planeado de la región ha llegado a poner en alto riesgo el patrimonio biológico y cultural de los catemaqueños en específico y de los humanos en general. Por esas razones necesitamos curarnos a nosotros en lo individual y en lo colectivo-social. La tribu global se cura y se atiende a sí misma para curarse y curar a la Madre Tierra. Necesitamos realizar procesos de curación de nuestra relación con nosotros mismos, entre nosotros y con la Naturaleza. Los Tuxtlas ofrece unas condiciones únicas para realizar miles de experiencias creativas y transformadoras en un sentido muy positivo.

Catemaco en tiempos prehispánicos era un importante centro ceremonial y de peregrinación, inclusive desde tiempos Olmecas, desde el periodo preclásico Mesoamericano. Actualmente existen muchos sitios arqueológicos por descubrir donde se podrían establecer centros medicinales-hospitalarios-educativos para poder contar con la capacidad necesaria para recibir a mercados específicos de turismo de bienestar y salud.

Las condiciones actuales de madurez de las organizaciones civiles presentes en la región, las instituciones de gobierno, así como de los prestadores de servicios turísticos, permiten exigir a los gobiernos actuales y emergentes tener una agenda de políticas públicas para el sector turístico en Los Tuxtlas que atienda verdaderamente el contexto y el potencial de cada uno de los lugares que existen.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com