Opinión
Ver día anteriorLunes 8 de mayo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Implosión y desesperación priísta
John M. Ackerman
E

n lugar de esperar hasta después de las elecciones del próximo 4 de junio para el reparto del botín, al parecer algunos de los grupos aliados con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el estado de México han decidido cobrarle al partido durante el mismo proceso electoral. La muy probable derrota de Alfredo del Mazo en las elecciones para gobernador ha restado la credibilidad a sus promesas de recompensas futuras. Es ahora o nunca, pareciera ser el cálculo de algunos de los grupos que operan en esta entidad federativa.

Ello podría ser la explicación por el violento asalto a las oficinas del PRI en Nezahualcóyotl este viernes pasado. El PRI siempre ha manejado enormes cantidades de dinero en efectivo durante los procesos electorales. Así evita el ojo fiscalizador de las autoridades y se facilita tanto la compra del voto como la recepción de dinero de las fuentes más oscuras e inconfesables.

Históricamente los operadores del PRI han podido manejar sus enormes fajos de billetes con total indiscreción. Con la victoria segura en las elecciones venideras, nadie se atrevía a meterse con los hombres y mujeres fuertes del próximo gobernador.

Pero todo cambia cuando la derrota del PRI se vuelve una posibilidad real, como es el caso hoy en el estado de México. En lugar de un futuro seguro como hombres y mujeres poderosos e impunes, quienes hoy dirigen y manejan la campaña electoral de Del Mazo podrían terminar como simples desempleados después del 4 de junio. Algunos incluso podrían terminar tras las rejas por la comisión de graves delitos electorales o por manejar recursos con procedencia ilícita.

En este contexto, el cálculo racional necesariamente se transforma. En lugar de utilizar el dinero de la corrupción electoral para comprar votos en espera de una futura recompensa gubernamental, para los mandos medios de la estructura priísta es más lógico quedarse con, o simplemente robar, el recurso para pagar de una vez los gastos médicos de algún familiar o invertir en un negocio propio. Mejor tomar lo que le corresponde de una vez en lugar de confiar en la promesa fantasiosa de grandes premios futuros de parte de una banda de políticos en vía de extinción.

Alguien con información privilegiada sobre las acciones del PRI les tendría que haber avisado a los asaltantes que el pasado viernes, 5 de mayo precisamente, a las 10:30 AM habría un botín importante para recoger en la oficina de Nezahualcóyotl. De otra forma no se explica porqué los delincuentes hubieran decidido asaltar con lujo de violencia la oficina a plena luz del día y no ir mejor, por ejemplo, a alguna sucursal bancaria o empresa de valores.

Nunca sabremos los verdaderos motivos del asalto. La Fiscalía General del estado de México responde a las órdenes de Eruviel Ávila y el PRI, y no podemos confiar en sus investigaciones. Pero con la información que ya tenemos, el asalto sugiere la posible comisión de una traición interna entre los mismos grupos del PRI. Si es el caso, el incidente sería un indicador de una descomposición generalizada de las redes de apoyo de este partido, lo cual auguraría una contundente derrota para Del Mazo.

En general, la mafia del estado de México está muy nerviosa. Supuestos narcos han mandado amenazas de muerte en contra de Andrés Manuel López Obrador, funcionarios gubernamentales presionan a transportistas para obligarlos a llevar propaganda en favor del PRI y los medios reportan que se está reclutando un ejército de promotores del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) para comprar cientos de miles de votos el día de la elección.

De acuerdo con el reportaje de Proceso sobre los promotores del Conafe (véase), el denunciante anónimo señala que a los ciudadanos les entregan la boleta ya tachada por el PRI, y a cambio exigen la boleta vacía para pagarles. Para la entrega de las boletas tachadas se programarían reuniones nocturnas a las dos o tres de la madrugada.

En respuesta a esta y otras denuncias, el Instituto Nacional Electoral (INE), el Instituto Electoral del Estado de México y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales se hacen de la vista gorda. No han hecho nada relevante para obstaculizar, inhibir o castigar la compra del voto.

Pero simultáneamente las instituciones electorales han aplicado todo el rigor de la ley para bajar del aire los promocionales de Morena donde aparece el presidente del partido. Primero censuraron al mensajeToma tu voto en el estado de México (véase) que precisamente buscaba combatir la compra-venta del voto. Y ahora las consejeras electorales Adriana Favela y Claudia Zavala, actuando por consigna dentro de la Comisión de Quejas y Denuncias del INE, han cancelado la difusión de tres promocionales más de Morena, en Veracruz y Oaxaca, por la centralidad y la presencia protagónica de López Obrador en los anuncios.

La buena noticia, sin embargo, es que cada vez menos personas ven la televisión o creen en la palabra de las instituciones electorales. El pueblo mexicano se está despertando y unido tendrá suficiente fuerza para derrotar no solamente al PRIANRD sino también a la censura y al fraude, tanto este próximo 4 de junio como en las elecciones presidenciales de 2018.

www.johnackerman.blogspot.com

Twitter: @JohnMAckerman