Política
Ver día anteriorJueves 11 de mayo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Aunque no son discriminados en las aulas, la escuela incumple su función mediadora

El sistema educativo, sin preparación para apoyar a niños que retornan al país: Colmex

Son bilingües, biculturales y binacionales, pero no se reconocen sus saberes, señalan expertos

Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Jueves 11 de mayo de 2017, p. 15

El sistema educativo en México no está preparado ni está consciente de su papel como mediador para apoyar la mejor adaptación de los menores migrantes que han cursado algún grado de escolaridad en Estados Unidos, señalaron especialistas de El Colegio de México (Colmex).

Durante los trabajos del Seminario permanente de desigualdad socioeconómica, en el que se abordó el tema de migración y desigualdad de oportunidades educativas, destacaron que los menores que retornan al país o que nacieron en Estados Unidos y llegan a México por primera vez enfrentan no sólo los desafíos de la integración y del dominio de la lengua, sino un sistema de enseñanza que los invisibiliza sin reconocer sus saberes y experiencias adquiridas fuera de nuestras fronteras.

Víctor Zúñiga, especialista en sociología de la educación e investigador del Tecnológico de Monterrey, destacó que si bien los niños migrantes no enfrentan discriminación en el aula, la escuela para ellos no está cumpliendo su función mediadora. Muchas veces, dijo, son expuestos a la humillación de alumnos y docentes por su escaso dominio de lectoescritura del español, pese a que son bilingües, pues dominan la oralidad de dos idiomas, biculturales y binacionales.

Los desafíos para el sistema educativo nacional, admitió, son múltiples, pues se cuenta con maestros y directivos que no han tenido capacitación ni formación en las escuelas normales para atender a este sector de la población en edad de acudir a las aulas y que está retornando a México desde 2005.

Silvia Giorguli, presidenta del Colmex y especialista en migración, destacó que en la primera década del siglo XXI la tasa de retorno de connacionales a México casi se triplicó, a la par de que hay una caída de emigración hacia Estados Unidos.

Señaló que de 2000 a 2010, la población que regresa al país pasó de 267 mil 150 a 824 mil 436, y que para 2014 se estimó que fueron 590 mil 570. En cinco años recientes, dijo, la entrada al país de población inmigrante ha sido sostenida, y de ellos, 75 por ciento son menores en edad escolar.

Dijo que estudios recientes revelan que la trayectoria académica de niños y adolescentes se puede ver afectada por la migración, ya sea porque ellos mismos deben viajar hacia Estados Unidos, permanecer un tiempo y luego retornar a México, lo que implica un impacto en su escolaridad, o porque viven en hogares donde algún adulto ha migrado, e incluso porque se ven obligados a separarse de sus padres.

Destacó que la construcción de políticas públicas que puedan atender este fenómeno demanda respuestas también complejas, porque se ha detectado que las desventajas que enfrentan los menores migrantes internacionales tienen que ver con un sistema educativo altamente estratificado que no está listo para recibirlos, y que no cumple su función de mediación para los retornados.

Zúñiga enfatizó que la escuela debe ser mediadora para los cientos de miles de niños y adolescentes bilingües que han retornado al país en años recientes, a fin de que logren tener competencias lingüísticas en español, que puedan hablar, leer y escribir como nativos, al tiempo que se les reconoce sus saberes adquiridos.

Si se genera un protocolo de bienvenida y luego de este proceso de asimilación en la escuela no se niega la biografía previa de los menores migrantes internacionales ni se rechaza ni borra lo que han adquirido en Estados Unidos, se podría propiciar una mejor transición y asimilación en el sistema educativo.