Espectáculos
Ver día anteriorViernes 19 de mayo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Abren Loveless y Wonderstruck, fuertes candidatas a la Palma de Oro

Da inicio contienda en Cannes
Afp
 
Periódico La Jornada
Viernes 19 de mayo de 2017, p. a10

Cannes.

Loveless, del ruso Andrei Zvyagintsev, un drama que denuncia una Rusia deshumanizada, y la fábula Wonderstruck, de Todd Haynes, abrieron ayer la competencia en el Festival de Cannes.

El director ruso vuelve a la Croisette con Loveless (Nelyubov), su quinto largometraje, donde describe a su país hundido en el individualismo y la hipocresía, sin valores ni sentimientos: No me puedo imaginar hacer algo que no me conmueva. Lo que quiero tratar son los problemas, creo que son importantes, declaró en rueda de prensa Zvyagintsev, y dijo que se inspiró en una historia real para escribir el guión.

Para plasmar esta Rusia deshumanizada, el cineasta utilizó esta vez un desgarrador retrato de una familia rota. Boris y Zhenya son una pareja de clase media moscovita que, tras años de matrimonio, no se soportan más y deciden separarse. Cada uno tiene ya un nuevo proyecto vital, él con una joven embarazada y ella con un hombre acomodado. Todavía viven, sin embargo, bajo el mismo techo y, lo más importante, tienen que ver qué hacen con su hijo Aliocha, de 12 años, que ven como un lastre para su futuro. En un ambiente demoledor, el niño es testigo de todas las discusiones y, al final, tras un violento enfrentamiento, acaba fugándose. Los padres se ven entonces confrontados a su búsqueda. La policía, sin suficientes medios, poco puede hacer y es una asociación de voluntarios dedicada a buscar personas desaparecidas la que toma el relevo.

Otra de las películas en liza por el máximo galardón es Wonderstruck, del estadunidense Todd Haynes. Basada en el libro infantil homónimo de Brian Selznick, narra de forma intercalada la historia de dos niños sordos que parten solos a Nueva York en busca de uno de sus progenitores, en dos momentos distintos, 1927 y 1977.

Haynes expone la complejidad de la niñez, con toda su vulnerabilidad y su fuerza, en este drama con aires de fábula que cuenta en el reparto con Julianne Moore y Michelle Williams.

El cineasta estadunidense asumió un sinfín de desafíos técnicos: trabajar con niños, filmar dos épocas –una en blanco y negro y la otra en color–, y hacer una película con silencios para reflejar la sordera de sus protagonistas.