20 de mayo de 2017     Número 116

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Tlalcuapan lucha por la preservación
de su patrimonio cultural y natural

Ismael Bello Cervantes Grupo Biocultural Yoloaltepetl/COLTLAX


FOTOS: Ismael Bello Cervantes

En San Pedro Tlalcuapan, comunidad ubicada a las faldas de la Matlalcueyetl y perteneciente al municipio de Chiautempan, existe un grupo comunitario que trabaja para preservar y conservar el patrimonio natural y cultural que da sentido de pertenencia e identidad.

El grupo/proyecto denominado Yoloaltepetl (Corazón del pueblo) tiene como objetivo central “La conservación de la herencia biocultural de la comunidad a través de la revalorización y fortalecimiento de la identidad local y la actividad turística, generando un desarrollo sustentable (ambiental, social, económico) directo para los habitantes”.

La iniciativa surgió en 2010, cuando la bióloga Eribel Bello, habitante de la comunidad, generó un proyecto para el rescate de tres cuerpos de agua (jagüeyes y ameyales) con orientación a prácticas ecoturísticas, por medio de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), lo cual benefició a más de 40 familias con empleo temporal. El resultado fue la rehabilitación del paraje Cuetlachac, donde se liberó al jagüey de basura y desechos en su totalidad, y se creó un estanque de crianza de carpas, palapas con asaderos, área de juegos, baños secos y área de campamento para uso de la comunidad y turístico. Se generaron beneficios como la recolección de basura, captación de agua, producción de oxígeno al reforestar el paraje y retención del suelo gracias a la siembra de magueyes que son usados como barda natural, además de que se espera en un futuro aprovechar esos magueyes para la producción de pulque.

El proyecto fue entregado a las autoridades en turno y en 2014 la presidencia de comunidad solicitó que fuera retomado. En esta segunda etapa se formalizó un comité comunitario integrado por campesinos, ex presidentes de comunidad, personas de la tercera edad, jóvenes, profesionales, ejidatarios y presidencia comunal. Con este equipo se realizó el análisis sobre el tipo de proyecto más benéfico. Con el uso de un árbol de problemas, se observó que la comunidad no sólo perdía sus recursos naturales sino también su patrimonio cultural, principalmente el intangible, lo que a su vez ocasionaba una pérdida de identidad en las personas adultas y en los jóvenes. Esta preocupación originó el desarrollo de un proyecto biocultural que busca la conservación del vínculo entre la naturaleza y la cultura local. Fue presentado y aprobado en distintas asambleas comunitarias.

Algunos de los objetivos del proyecto son restaurar y fomentar la conservación de sitios naturales (bosques y cuerpos de agua) y evitar su deterioro y extinción.

Ha habido logros, como el resguardo de siete mil plántulas de árboles nativos de la zona, y la posterior reforestación de áreas naturales, con la participación de bastantes miembros de la comunidad. Asimismo, con el trabajo de instituciones educativas locales y foráneas, el mantenimiento del paraje Cuetlachac con técnicas tradicionales como la barda de chinamites, y por parte de la Estación Científica La Malinche, una feria sobre la biodiversidad de la zona. Con lo anterior se está generando una conciencia en chicos y grandes sobre la importancia del patrimonio natural.

Otro objetivo es fortalecer nuestra identidad y las expresiones culturales características de la comunidad y la región, como la lengua materna (náhuatl), los bailes tradicionales, gastronomía, artesanía y vestimenta tradicional, fomentando el conocimiento de su historia (orígenes) y reforzando el concepto de comunidad y comunalidad.

Al respecto, se han generado talleres temporales de lengua materna (náhuatl) y poesía, posadas en náhuatl, y talleres de totomoxtle, de pintura y bordado, donde los instructores son señoras y señores de la comunidad, con lo que se fortalece el intercambio de saberes comunitarios y generacionales. Se han logrado presentar las artesanías en ferias nacionales e internacionales (Colombia).

Yoloaltepetl busca también fomentar y aumentar la dinámica turística comunitaria de una manera controlada (sin sobrepasar capacidad de carga), evitando y minimizando impactos negativos socioculturales y naturales, además de generar ingresos complementarios a los pobladores. Por medio de la dinámica de turismo rural comunitario y biocultural, se han creado recorridos basados en la agricultura y la cocina tradicionales, y se revalorizan la cosmovisión y la cultura campesinas y oficios tales como el de tlachiquero y artesano, además de hacer muestras artesanales y poesías en náhuatl.

Actualmente se han gestionado y puesto en marcha dos micro proyectos para el rescate de la lengua materna y el fortalecimiento de la cocina tradicional, y uno más para la creación de senderos educativos e interpretativos en el área boscosa. Todos los proyectos han surgido de la comunidad.

Nuestro proyecto Yoloaltepetl es permanente y aún tiene muchas metas que cumplir, pero hoy sentimos satisfacción porque se observa un mayor interés por conservar el patrimonio biocultural de nuestra comunidad y por la suma de cada vez más personas con voluntad y amor por la tierra que nos han dejado y prestado nuestros abuelos.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com